Descripción general

El procedimiento de Whipple, también conocido como pancreaticoduodenectomía, es una operación compleja para extirpar la cabeza del páncreas, la primera parte del intestino delgado (duodeno), la vesícula biliar y el conducto biliar.

El procedimiento de Whipple se utiliza para tratar tumores y otros trastornos del páncreas, el intestino y el conducto biliar. Es la cirugía más utilizada para tratar el cáncer de páncreas que se reduce a la cabeza del páncreas. Luego del procedimiento de Whipple, el cirujano reconecta los órganos restantes para que puedas digerir los alimentos normalmente después de la cirugía.

El procedimiento de Whipple es una operación difícil y exigente y puede tener riesgos graves. Sin embargo, esta cirugía suele ser de vital importancia, especialmente para las personas con cáncer.

Procedimientos relacionados

Según tu situación, es posible que el médico hable contigo sobre otras operaciones pancreáticas. Si es necesario, pide una segunda opinión a un cirujano especializado. Estas son algunas opciones:

  • Cirugía de tumores o trastornos en el cuerpo y la cola del páncreas. La cirugía para extirpar el lado izquierdo (cuerpo y cola) del páncreas se denomina pancreatectomía distal. Con este procedimiento, es posible que el cirujano también necesite extirpar el bazo.
  • Cirugía para extirpar todo el páncreas. Esto se denomina pancreatectomía total. Puedes llevar una vida relativamente normal sin páncreas, pero necesitarás insulina y reemplazo de enzimas de por vida.
  • Cirugía para tumores que afectan los vasos sanguíneos cercanos. Muchas personas no se consideran elegibles para el procedimiento de Whipple u otras cirugías pancreáticas si sus tumores afectan los vasos sanguíneos cercanos. En muy pocos centros en los Estados Unidos, hay cirujanos altamente especializados y experimentados que realizan estas operaciones en pacientes selectos de manera segura. Los procedimientos implican también la extirpación y reconstrucción de partes de los vasos sanguíneos.

Por qué se realiza

El procedimiento de Whipple podría ser una opción de tratamiento para las personas cuyo páncreas, duodeno o conductos biliares están afectados por el cáncer u otro trastorno. El páncreas es un órgano vital que se ubica en la parte superior del abdomen, detrás del estómago. Trabaja estrechamente con el hígado y los conductos que transportan la bilis. El páncreas libera (segrega) enzimas que ayudan a digerir los alimentos, especialmente las grasas y las proteínas. El páncreas también secreta hormonas que ayudan a controlar la glucosa en la sangre.

Tu médico podría recomendarte que te sometas a un procedimiento de Whipple para tratar lo siguiente:

  • Cáncer de páncreas
  • Quistes pancreáticos
  • Tumores de páncreas
  • Pancreatitis
  • Cáncer ampular
  • Cáncer de los conductos biliares
  • Tumores neuroendocrinos
  • Cáncer del intestino delgado
  • Traumatismo de páncreas o de intestino delgado
  • Otros tumores o trastornos que afectan el páncreas, el duodeno o los conductos biliares

El objetivo de realizar un procedimiento de Whipple para el cáncer es extirpar el tumor y evitar que crezca y se extienda a otros órganos. Este es el único tratamiento que puede llevar a una supervivencia prolongada y a la cura de la mayoría de estos tumores.

Riesgos

El procedimiento de Whipple es una operación técnicamente difícil, que a menudo implica una cirugía abierta. Conlleva riesgos tanto durante como después de la cirugía. Estos pueden incluir:

  • Sangrado en las áreas quirúrgicas
  • Infección del área de la incisión o dentro del abdomen
  • Retraso en el vaciado del estómago, lo que puede dificultar el comer o mantener la comida temporalmente
  • Fuga del páncreas o de la conexión de los conductos biliares
  • Diabetes, temporal o permanente

Amplias investigaciones muestran que las cirugías resultan en menos complicaciones cuando son realizadas por cirujanos altamente experimentados en centros que realizan muchas de estas operaciones. No dudes en preguntar sobre la experiencia de tu cirujano y del hospital con los procedimientos de Whipple y otras operaciones pancreáticas. Si tienes alguna duda, obtén una segunda opinión.

Cómo prepararse

El cirujano revisará varios factores para evaluar cuál es el mejor enfoque para tu cirugía en tu situación. También evaluará tu estado y se asegurará de que estés lo suficientemente sano para someterte a una operación compleja. Es posible que requieras algunas pruebas médicas adicionales y la optimización de algunas de tus afecciones médicas antes de proceder con la cirugía.

El procedimiento de Whipple se puede efectuar de varias maneras:

  • Cirugía abierta. Durante un procedimiento abierto, el cirujano realiza una incisión en tu abdomen para tener acceso al páncreas. Este es el enfoque más común y el más estudiado.
  • Cirugía laparoscópica. Durante una cirugía laparoscópica, el cirujano realiza varias incisiones más pequeñas en tu abdomen e inserta instrumentos especiales, como una cámara que transmite un video al monitor del quirófano. El cirujano mira el monitor para guiar las herramientas quirúrgicas al realizar el procedimiento de Whipple. La cirugía laparoscópica es un tipo de cirugía de invasión mínima.
  • Cirugía robótica. La cirugía robótica es un tipo de cirugía de invasión mínima en la que las herramientas quirúrgicas se conectan a un dispositivo mecánico (robot). El cirujano se sienta frente a una consola cercana y usa los controles manuales para dirigir al robot. Un robot quirúrgico puede usar las herramientas en lugares muy pequeños y en las esquinas, donde las manos humanas resultarían demasiado grandes para trabajar con eficacia.

La cirugía de invasión mínima brinda algunos beneficios, como una pérdida de sangre leve y una recuperación más rápida en aquellos que no tienen complicaciones. Pero también toma más tiempo, lo que puede ser muy duro para el cuerpo del paciente. A veces un procedimiento puede comenzar con una cirugía de invasión mínima, pero las complicaciones o dificultades técnicas requieren que el cirujano realice una incisión abierta para terminar la operación.

Antes de la operación de Whipple, el cirujano te explicará qué puedes esperar antes, durante y después de la cirugía, incluidos los riesgos posibles. El equipo de tratamiento hablará contigo y con tu familia sobre cómo la cirugía afectará tu calidad de vida. A veces, el procedimiento de Whipple u otras operaciones de páncreas que se realizan para el cáncer son precedidas o seguidas por quimioterapia, radioterapia o ambas. Habla con el médico sobre las inquietudes que puedas tener con respecto a la cirugía y a las diversas opciones de tratamiento antes o después de la operación.

Antes de ingresar al hospital, habla con un familiar o con un amigo sobre la hospitalización y sobre la ayuda que podrías necesitar al volver a casa. Necesitará la ayuda de alguien durante las dos primeras semanas después del alta del hospital. El médico y el equipo de tratamiento podrían darte instrucciones que deberás seguir durante la recuperación, al volver a casa.

Alimentos y medicamentos

Habla con el médico sobre lo siguiente:

  • Cuándo puedes tomar tus medicamentos regulares y si puedes tomarlos la noche anterior o la mañana de la cirugía
  • En qué momento debes dejar de comer o beber la noche antes de la cirugía
  • Las alergias o reacciones a medicamentos que hayas tenido
  • Cualquier antecedente de dificultad o náuseas intensas con la anestesia

Lo que puedes esperar

Antes del procedimiento

La mañana de la cirugía, te presentarás en la mesa de entrada y te registrarás. El personal de enfermería y los miembros del hospital confirmarán tu nombre, tu fecha de nacimiento, el procedimiento y el cirujano. Luego tendrás que ponerte una bata quirúrgica para prepararte para la cirugía.

Antes de la cirugía, se coloca una vía intravenosa en una vena, generalmente en el brazo. Se utiliza para inyectar líquido y medicamentos en las venas según sea necesario. También puedes recibir algunos medicamentos que te ayuden a relajarte si estás nervioso.

Quizás te coloquen un catéter epidural o una inyección en la columna vertebral, además de bloqueos nerviosos locales en la pared abdominal. Estos procedimientos te permiten recuperarte con un mínimo de dolor y molestias después de la cirugía y ayudan a disminuir la cantidad de analgésicos narcóticos que necesitarás.

Durante el procedimiento

Un equipo quirúrgico trabaja en conjunto para permitirte tener una cirugía segura y eficaz. El equipo está formado por cirujanos de páncreas, enfermeros cirujanos especializados, anestesiólogos y anestesistas (médicos y enfermeros capacitados en administrar medicamentos para que estés dormido durante la cirugía) y otros.

Luego de que te duermas, te podrían colocar vías intravenosas adicionales con otros dispositivos de control, según la complejidad de la operación y de tu estado general de salud. Otro tubo, llamado catéter urinario, se insertará en la vejiga. Esto drena la orina durante y después de la cirugía. Normalmente se retira uno o dos días después de la cirugía.

La cirugía puede demorar entre cuatro y doce horas, según el enfoque que se utilice y la complejidad de la operación. La cirugía de Whipple se realiza con anestesia general, por lo que estarás dormido e inconsciente durante la operación.

El cirujano hace una incisión en el abdomen para acceder a los órganos internos. La ubicación y tamaño de la incisión varía conforme al criterio del cirujano y de tu situación particular. En un procedimiento de Whipple, se extrae la cabeza del páncreas, la primera parte del intestino delgado (duodeno), la vesícula biliar y el conducto biliar.

En determinadas situaciones, el procedimiento de Whipple también puede implicar la extracción de una parte del estómago o de los ganglios linfáticos que se encuentran cerca. También se pueden realizar otros tipos de operaciones pancreáticas, según tu situación.

El cirujano luego vuelve a conectar las partes restantes del páncreas, el estómago y los intestinos para permitirte digerir los alimentos normalmente.

Después del procedimiento

Después de tu procedimiento de Whipple, puedes esperar lo siguiente:

  • Quedarte en la unidad de cirugía general. La mayoría de la gente irá directamente a un piso de enfermería de cirugía general después de la operación para recuperarse. El personal de enfermería y todo el equipo quirúrgico controlará tu progreso varias veces al día y estará atento a cualquier signo de infección o complicaciones. Se avanzará con tu alimentación lentamente a medida que la toleres. La mayoría de la gente caminará inmediatamente después de la operación. Espera pasar al menos una semana en el hospital, dependiendo de tu recuperación general.
  • Permanecer algunos días en la unidad de cuidados intensivos (UCI). Si tienes ciertas enfermedades o un caso complejo, podrían ingresarte en la unidad de cuidados intensivos después de la cirugía. Los médicos y enfermeros de la unidad de cuidados intensivos controlarán tu afección continuamente para detectar signos de complicaciones. Te suministrarán líquidos, alimentos y medicamentos por sondas intravenosas. Con otras sondas, drenarán la orina de la vejiga y líquidos y sangre del área quirúrgica.

Después del alta del hospital, la mayoría de las personas pueden regresar directamente a casa para continuar su recuperación. A algunas personas se les pide que permanezcan cerca durante varios días para las visitas de control y seguimiento. Los adultos mayores y las personas con problemas de salud importantes podrían necesitar una estadía temporal en un centro de rehabilitación especializado. Consulta a tu cirujano y equipo si te preocupa su recuperación en el hogar.

La mayoría de las personas pueden volver a sus actividades habituales de cuatro a seis semanas después de la cirugía. El tiempo de recuperación dependerá de tu estado físico antes de la cirugía y de la complejidad de la operación.

Resultados

Tus posibilidades de supervivencia a largo plazo después de un procedimiento de Whipple dependen de tu situación específica. Para la mayoría de los tumores y cánceres del páncreas, el procedimiento de Whipple es la única cura conocida.

Habla con tu equipo de tratamiento, tu familia y amigos si te sientes estresado, preocupado o deprimido. Hablar sobre cómo te sientes puede ayudarte. Puedes considerar unirte a un grupo de apoyo de personas que se han sometido a un procedimiento de Whipple o de hablar con un consejero profesional.