Descripción general

La resección transuretral de la próstata es una cirugía usada para tratar problemas urinarios debido a una próstata agrandada.

Se inserta un instrumento combinado que es visual y quirúrgico (resectoscopio) a través de la punta del pene y hacia el conducto que transporta la orina desde la vejiga (uretra). La próstata rodea la uretra. Usando el resectoscopio, el médico recorta el exceso de tejido prostático que bloquea el flujo de orina.

En general, la resección transuretral de la próstata se considera como una opción para hombres con problemas urinarios de moderados a graves que no responden a la medicación. Tradicionalmente, se considera que la resección transuretral de la próstata es el tratamiento más eficaz para el agrandamiento de la próstata.

Sin embargo, gracias a técnicas e instrumentos quirúrgicos mejorados, muchos otros procedimientos mínimamente invasivos se vuelven cada vez más eficaces. Por lo general, estos procedimientos mínimamente invasivos provocan menos complicaciones y tienen un período de recuperación más veloz que la resección transuretral de la próstata. El riesgo de sangrado es, generalmente, mayor en la resección transuretral de la próstata, por lo que podría no ser la mejor opción para hombres que toman medicamentos anticoagulantes.

Por qué se realiza

La resección transuretral de la próstata ayuda a reducir los síntomas urinarios que provoca la hiperplasia prostática benigna, entre ellos:

  • Necesidad frecuente y urgente de orinar
  • Dificultad para comenzar a orinar
  • Orina lenta (prolongada)
  • Orinar con más frecuencia durante la noche
  • Detenerse y comenzar a orinar nuevamente
  • Sensación de no poder vaciar la vejiga por completo
  • Infecciones urinarias

La resección transuretral de la próstata también puede realizarse para tratar o prevenir complicaciones debido al flujo bloqueado de orina, tales como:

  • Infecciones urinarias recurrentes
  • Lesión en riñones o vejiga
  • Incapacidad para controlar las micciones o incapacidad total para orinar
  • Cálculos en la vejiga
  • Sangre en la orina

Riesgos

Los riesgos de la resección transuretral de la próstata pueden comprender:

  • Dificultad para orinar temporal. Podrías tener problemas para orinar durante algunos días después del procedimiento. Hasta que puedas orinar por tu cuenta, necesitarás tener una sonda (catéter) insertada en el pene para expulsar la orina de la vejiga.
  • Infección urinaria. Este tipo de infección es una complicación posible después de cualquier procedimiento de próstata. Cuanto más tiempo tengas colocado el catéter, mayores serán las probabilidades de que se produzca una infección. Algunos hombres que se someten a una resección transuretral de la próstata tienen infecciones urinarias recurrentes.
  • Orgasmo seco. Un efecto frecuente y a largo plazo de cualquier tipo de cirugía de la próstata es la liberación de semen dentro la vejiga, en lugar de a través del pene, durante la eyaculación. El orgasmo seco, también conocido como «eyaculación retrógrada», no es doloroso y, generalmente, no afecta el placer sexual. Sin embargo, puede interferir con tu capacidad de engendrar un hijo.
  • Disfunción eréctil. Aunque el riesgo es muy bajo, puede ocurrir una disfunción eréctil después de los tratamientos de próstata.
  • Sangrado intenso. En casos excepcionales, los hombres pierden tanta sangre durante la resección transuretral de la próstata que necesitan una transfusión de sangre. Los hombres que tienen próstatas de mayor tamaño parecen ser más propensos a una pérdida de sangre importante.
  • Dificultad para contener la orina. La pérdida del control de la vejiga (incontinencia) es una complicación a largo plazo poco frecuente de la resección transuretral de la próstata.
  • Bajo nivel de sodio en sangre. En raras ocasiones, el cuerpo absorbe demasiada cantidad del líquido que se usa para lavar la zona de la cirugía durante la resección transuretral de la próstata. Este trastorno, conocido como «síndrome de resección transuretral de la próstata» o «síndrome de resección transuretral», es potencialmente mortal si no se trata. Una técnica llamada «resección transuretral bipolar de la próstata» elimina el riesgo de padecer el síndrome de la resección transuretral de la próstata.
  • Necesidad de volver a realizar el tratamiento. Algunos hombres pueden necesitar un tratamiento de seguimiento después de la resección transuretral de la próstata debido a que los síntomas reaparecen con el tiempo o nunca mejoran adecuadamente. A veces, es necesario repetir el tratamiento porque la resección transuretral de la próstata provoca un estrechamiento (constricción) de la uretra o del cuello de la vejiga.

Cómo te preparas

Alimentos y medicamentos

Varios días antes de la cirugía, el médico podría recomendarte que suspendas aquellos medicamentos que aumentan el riesgo de sangrado, entre ellos:

  • Anticoagulantes tales como warfarina (Coumadin) o clopidogrel (Plavix)
  • Analgésicos de venta libre, tales como aspirina, ibuprofeno (Advil, Motrin IB y otros) o naproxeno sódico (Aleve y otros)

Es probable que te receten un antibiótico para prevenir infecciones en las vías urinarias.

Otras precauciones

Organiza el transporte, porque ese día no podrás conducir de regreso a casa después del procedimiento o, por lo general, lo mismo ocurre si tienes un catéter en la vejiga.

Es posible que no puedas trabajar ni realizar actividades extenuantes por hasta seis semanas después de la cirugía. Pregúntale al médico cuánto tiempo de recuperación podrías necesitar.

Lo que puedes esperar

La resección transuretral de la próstata suele durar de 60 a 90 minutos. Antes de la cirugía te administrarán anestesia general, lo que significa que estarás inconsciente durante el procedimiento, o anestesia intradural, lo que significa que permanecerás consciente. También podrías recibir una dosis de antibióticos para prevenir infecciones.

Durante el procedimiento

El resectoscopio se inserta en la punta del pene y se pasa a través de la uretra hasta la próstata. El médico no tendrá que hacer ningún corte (incisión) en la parte externa del cuerpo.

El médico usará el resectoscopio para cortar el tejido del interior de la próstata de a una pequeña sección a la vez. A medida que se cortan las pequeñas secciones de tejido del interior de la próstata, el líquido irrigado las lleva hacia la vejiga. Estas se eliminan al final de la operación.

Después del procedimiento

Es probable que permanezcas en el hospital durante uno o dos días.

Vas a tener colocado un catéter urinario, ya que el paso de la orina está bloqueado por la hinchazón. Generalmente, el catéter se deja durante al menos 24 a 48 horas, hasta que la hinchazón disminuya y puedas orinar por tu cuenta.

También podrías notar:

  • Sangre en la orina. Es normal ver sangre inmediatamente después de la cirugía. Pero si la sangre en la orina es espesa como kétchup, el sangrado parece empeorar o el flujo de orina se bloquea, comunícate con el médico. Los coágulos de sangre pueden bloquear el flujo de orina.
  • Síntomas urinarios irritantes. Puedes sentir dolor al orinar o tener una sensación de urgencia o necesidad frecuente de orinar. Generalmente, el dolor al orinar se alivia entre seis y ocho semanas.

Es probable que el médico te recomiende que:

  • Bebas mucha agua para limpiar la vejiga.
  • Comas alimentos ricos en fibra, para evitar el estreñimiento y el esfuerzo durante un movimiento intestinal. El médico también podría recomendarte un ablandador de heces.
  • Esperes para volver a tomar cualquier medicamento anticoagulante hasta que el médico te lo permita.
  • Evites actividades extenuantes, como levantar cargas pesadas, durante cuatro a seis semanas o hasta que el médico te lo permita.
  • Te abstengas de tener relaciones sexuales durante cuatro a seis semanas.
  • Evites conducir hasta que te quiten el catéter y ya no tomes los analgésicos recetados.

Comunícate con el médico si:

  • No puedes orinar
  • Observas sangre roja brillante o un aumento de coágulos en la orina que no desaparecen después de beber más líquido y descansar durante 24 horas
  • Tener más de 100,4 °F (38 °C) de fiebre

Resultados

Por lo general, la resección transuretral de la próstata alivia rápidamente los síntomas. La mayoría de los hombres experimentan un flujo de orina significativamente mayor en pocos días. En ocasiones, es necesario un tratamiento de seguimiento para aliviar los síntomas, particularmente después de varios años.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

Aug. 09, 2017
References
  1. Cunningham GR, et al. Transurethral procedures for treating benign prostatic hyperplasia (Procedimientos transuretrales para tratar la hiperplasia prostática benigna). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 11 de mayo de 2016.
  2. Wein AJ, et al., eds. Minimally invasive and endoscopic management of benign prostatic hyperplasia (Manejo mínimamente invasivo y endoscópico de la hiperplasia prostática benigna). En: Campbell-Walsh Urology (Urología Campbell-Walsh). 11.ª ed. Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 11 de mayo de 2016.
  3. Benign prostatic hyperplasia (Agrandamiento de la próstata: hiperplasia prostática benigna). Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research (Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica); 2016.
  4. Abdul-Muhsin H, et al. Analysis of benign prostatic hyperplasia patients’ perspective through a third-party administered survey (Análisis de la perspectiva de pacientes con hiperplasia prostática benigna mediante una encuesta administrada por terceros). Urology (Urología). 2016;88:155.
  5. Care following transurethral resection of the prostate (TURP) (Cuidados después de la resección transuretral de la próstata). Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2012.
  6. Strope SA, et al. Use of medical therapy and success of laser surgery and transurethral resection of the prostate for benign prostatic hyperplasia (Uso de tratamientos médicos y éxito de la cirugía láser y la resección transuretral de la próstata en la hiperplasia prostática benigna). Urology (Urología). 2015;86:1115.
  7. Mamoulakis C, et al. Prostatic diseases and male voiding function (Enfermedades prostáticas y micción masculina). Urology (Urología). 2015;85:1143.

Resección transuretral de la próstata