Descripción general

La cirugía de prolapso rectal es un procedimiento para reparar el prolapso rectal, que ocurre cuando la última parte del intestino grueso (el recto) sufre un estiramiento y sobresale del ano. La cirugía vuelve a colocar el recto en su lugar.

Existen varias formas de realizar una cirugía de prolapso rectal. El cirujano te recomendará el método adecuado para ti, en función de la afección y tu estado general de salud.

Por qué se realiza

La cirugía del prolapso rectal se realiza en personas que padecen dolor y malestar causados por el prolapso rectal, así como los síntomas crónicos que pueden acompañarlo, como la pérdida de heces, la incapacidad para controlar las deposiciones (incontinencia fecal) o la obstrucción intestinal. El problema es más común en las mujeres mayores, aunque también le puede ocurrir a hombres.

Riesgos

La cirugía de prolapso rectal conlleva riesgos graves. Estos riesgos varían, según la técnica de cirugía que se use. Sin embargo, en general, los riesgos de la cirugía de prolapso rectal incluyen los siguientes:

  • Sangrado
  • Obstrucción intestinal
  • Daño a estructuras cercanas, como nervios y órganos
  • Infección
  • Fístula (una conexión anormal entre dos partes del cuerpo, como el recto y la vagina)
  • Reaparición del prolapso rectal
  • Disfunción sexual
  • Desarrollo de estreñimiento nuevo o empeorado

Cómo te preparas

Para prepararte para la cirugía de prolapso rectal, el médico puede pedirte que hagas lo siguiente:

  • Lávate con un jabón especial. Antes de la cirugía, se te pedirá que te duches con un jabón antiséptico a fin de evitar que los gérmenes de la piel causen una infección después de la cirugía.
  • Deja de tomar determinados medicamentos. Según el procedimiento, te pueden pedir que suspendas algunos medicamentos.

Pasarás un día o más en el hospital después de una cirugía de prolapso rectal. Para estar lo más cómodo posible durante tu estancia hospitalaria, considera traer:

  • Elementos de cuidado personal, como cepillo de dientes, cepillo de pelo o artículos para afeitarte
  • Ropa cómoda, como una bata y pantuflas
  • Entretenimiento, como libros y juegos

Lo que puedes esperar

Durante el procedimiento

Tipos de cirugía de prolapso rectal:

  • Reparación del prolapso rectal a través del abdomen. Mediante una incisión en el abdomen, el cirujano tira del recto hasta colocarlo en su lugar. Usando suturas o un cabestrillo de malla, ancla el recto a la pared posterior de la pelvis (sacro). En algunos casos, como pacientes con antecedentes de estreñimiento a largo plazo, el cirujano puede extraer una parte del colon.
  • Cirugía laparoscópica de prolapso rectal. Este procedimiento también se realiza a través del abdomen mediante varias incisiones más pequeñas. El cirujano inserta instrumentos quirúrgicos especiales y una cámara diminuta a través de las incisiones abdominales para reparar el prolapso rectal.
  • Cirugía robótica. Este tipo de cirugía es similar al enfoque laparoscópico, pero usa la asistencia de un robot quirúrgico.
  • Reparación de prolapso rectal a través del área que rodea al ano (rectosigmoidoscopia perineal). Durante la forma más común de este procedimiento (procedimiento de Altemeier), el cirujano tira del recto a través del ano, extrae una porción del recto y del sigmoide y une la parte restante del recto al intestino grueso (colon). Esta reparación se reserva típicamente para aquellos que no son candidatos para una reparación abierta o laparoscópica.

    Hay otro método para reparar un prolapso rectal a través del perineo (procedimiento de Delorme) que se usa más comúnmente para los prolapsos cortos. Se extrae el recubrimiento del recto y se dobla la capa muscular para acortar el recto.

Si tienes prolapso rectal y ciertas otras afecciones, como prolapso vaginal o prolapso de órganos pélvicos, es posible que ambas reparaciones se realicen en una sola cirugía.

Después del procedimiento

Deberás permanecer un período breve en el hospital para recuperarte y recobrar tus funciones intestinales. Puedes comenzar bebiendo líquidos claros y pasar a consumir alimentos sólidos. La cantidad de tiempo que pases en el hospital, posiblemente solo durante la noche, dependerá del procedimiento que se te realice.

Es probable que tu médico te recomiende beber mucho líquido, consumir ablandadores de heces y una dieta rica en fibra durante las semanas posteriores a la cirugía para evitar el estreñimiento y la tensión excesiva, que podría derivar en una reaparición del prolapso rectal. La mayoría de las personas pueden volver a sus actividades habituales en un plazo de cuatro a seis semanas después de la cirugía.

Algunas personas requieren fisioterapia para volver a aprender a utilizar los músculos del piso pélvico.

Resultados

Para la mayoría de las personas, la cirugía de prolapso rectal alivia los síntomas y mejora la incontinencia fecal y el estreñimiento. Sin embargo, en algunos casos, el estreñimiento puede empeorar o convertirse en un problema cuando no lo era antes de la cirugía. Si sufres de estreñimiento antes de la cirugía, conversa con tu médico sobre las formas de aliviarlo.

La reaparición del prolapso rectal después de la cirugía ocurre en cerca del 2 % al 5 % de las personas. Al parecer, es un poco más frecuente en personas que se sometieron a una cirugía perineal que en aquellas que se sometieron a una cirugía abdominal.

April 22, 2022
  1. Rectal prolapse. American Society of Colon & Rectal Surgeons. https://fascrs.org/patients/diseases-and-conditions/a-z/rectal-prolapse-expanded-version. Accessed March 22, 2021.
  2. Varma MG, et al. Surgical approach to rectal procidentia (rectal prolapse). https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed March 22, 2021.
  3. Chua HK (expert opinion). Mayo Clinic. April 8, 2021.

Cirugía de prolapso rectal