Descripción general

Los implantes penianos son dispositivos que se colocan dentro del pene para permitir que los hombres con disfunción eréctil logren una erección. Los implantes penianos generalmente se recomiendan después de que otros tratamientos para la disfunción eréctil han fracasado.

Hay dos tipos principales de implantes penianos, semirrígidos e inflables. Cada tipo de implante peniano funciona de manera diferente y tiene diversas ventajas y desventajas.

La colocación de los implantes penianos requiere cirugía. Antes de elegir implantes penianos, asegúrate de comprender en qué consiste la cirugía, los posibles riesgos, las complicaciones y la atención de seguimiento.

Por qué se realiza

Para la mayoría de los hombres, la disfunción eréctil se puede tratar satisfactoriamente con medicamentos o el uso de una bomba peniana (dispositivo de constricción por vacío). Podrías considerar la posibilidad de un implante peniano si no eres un candidato para otros tratamientos, o si no puedes obtener una erección adecuada para la actividad sexual con los otros métodos.

Los implantes penianos también se pueden utilizar para el tratamiento de casos graves de un trastorno que produce cicatrices en el interior del pene y provoca erecciones dolorosas y una curvatura del pene (enfermedad de De la Peyronie).

Los implantes penianos no son para cualquiera. Tu médico podría tratar de disuadirte sobre los implantes penianos si tienes:

  • Disfunción eréctil transitoria, el resultado de un conflicto de pareja o potencialmente reversible
  • Una infección, por ejemplo infección pulmonar o una infección urinaria
  • Diabetes que no está bien controlada

Ten presente que si bien los implantes penianos le permiten al paciente obtener una erección, no aumentan el deseo sexual ni la sensibilidad. La mayoría de los implantes penianos tampoco harán que el pene sea más grande que su tamaño natural en el momento de la cirugía. En realidad, el pene erecto podría ser levemente más corto que lo que solía ser.

Riesgos

Algunos de los riesgos de la cirugía de implante peniano son:

  • Infección. Al igual que con cualquier otra cirugía, es posible que ocurra una infección. Puedes tener más riesgo de sufrir una infección si tienes una lesión en la médula espinal o diabetes.
  • Problemas con el implante. Los diseños de implantes penianos nuevos son confiables, pero, en casos excepcionales, pueden no funcionar correctamente. Para retirar, reparar o reemplazar un implante roto se necesita una cirugía.
  • Erosión o adhesión interna. En algunos casos, el implante se puede adherir a la piel dentro del pene o desgastar la piel interna de este. En muy pocas ocasiones, el implante atraviesa la piel. Estos problemas, a veces, están relacionados con una infección.

Cómo tratar una infección

Las infecciones después de una cirugía de implante peniano se producen, por lo general, en las primeras semanas o posiblemente años después. Las infecciones tempranas pueden provocar hinchazón del escroto, acumulación de pus y fiebre. Las infecciones tardías pueden suponer dolor persistente o recurrente a largo plazo.

Es probable que sea necesario realizar una cirugía para extraer el implante a fin de tratar la infección. Reemplazar un implante peniano puede ser complicado y puede provocar acumulación de tejido cicatricial, así como una disminución en el largo del pene.

Cómo prepararse

Al principio, hablarás con un médico o con un urólogo acerca de los implantes penianos. Durante la visita, el médico probablemente haga lo siguiente:

  • Revise tu historia clínica. Prepárate para responder preguntas sobre enfermedades actuales y pasadas, en especial sobre tu experiencia con la disfunción eréctil. Habla acerca de cualquier medicamento que estés tomando o hayas tomado recientemente, así como también cualquier cirugía a la que te hayas sometido.
  • Realice una exploración física. Para asegurarte de que los implantes penianos sean la mejor opción para ti, el médico realizará una exploración física que consta de un examen urológico completo. El médico confirmará la presencia y la naturaleza de la disfunción eréctil, y se asegurará de que tu disfunción eréctil no se pueda tratar de ninguna otra manera.

    El médico también tratará de determinar si existe algún motivo por el que el implante peniano pueda provocar complicaciones. Tu médico también examinará tu capacidad para utilizar las manos, ya que algunos implantes penianos requieren una mayor destreza manual que otros.

  • Converse sobre tus expectativas. Asegúrate de comprender en qué consiste el procedimiento y el tipo de implante peniano más adecuado para ti. También es importante que sepas que se considera que el procedimiento es permanente e irreversible.

    El médico también explicará los riesgos y beneficios, además de las posibles complicaciones. En el caso ideal, le darás participación a tu pareja en la discusión con el médico.

Tipos de implantes penianos

Hay dos tipos principales de implantes penianos:

  • Implantes inflables. Los dispositivos inflables, el tipo de implante peniano más frecuentemente utilizado, se puede inflar para crear una erección y desinflar en otros momentos. Los implantes inflables de tres piezas utilizan un reservorio lleno de líquido implantado debajo de la pared abdominal, una bomba y una válvula de liberación colocadas dentro del escroto, y dos cilindros inflables dentro del pene.

    Para lograr una erección, debes bombear el líquido desde el reservorio hacia los cilindros. Después, libera la válvula que se encuentra en el escroto para drenar el líquido de nuevo hacia el reservorio. El modelo de dos piezas funciona de manera similar, pero el líquido del reservorio es parte de la bomba implantada en el escroto.

  • Barras semirrígidas. Los dispositivos semirrígidos están siempre firmes. El pene se puede doblar alejándolo del cuerpo para mantener relaciones sexuales; o hacia el cuerpo, para ocultarlo.

    Un implante peniano de posicionamiento es un dispositivo semirrígido con una serie de segmentos centrales que se mantienen juntos con un resorte en cada extremo. La capacidad de mantener las posiciones hacia arriba y hacia abajo es mejor que otras barras semirrígidas.

Otros diseños especiales pueden adaptarse a un pene acortado o a uno que tenga un tamaño superior al promedio. Algunos implantes penianos inflables también están disponibles con cubierta de antibiótico, que podría ayudar a reducir el riesgo de infección.

Comparación de los tipos de implantes

A la hora de elegir qué tipo de implante peniano es adecuado para ti, ten en cuenta tu preferencia personal y tu historia clínica. El médico podría sugerir un tipo de diseño y no otro, según la edad, el riesgo de infección y otros trastornos, lesiones o tratamientos médicos a los que te hayas sometido en el pasado.

Tipo de implante peniano Ventajas Desventajas

Inflable de tres piezas

  • Genera una erección rígida y más natural
  • Proporciona flacidez cuando se desinfla
  • Posee más partes que pueden funcionar mal que cualquier otro implante
  • Requiere un reservorio dentro del abdomen

Inflable de dos piezas

  • Proporciona flacidez cuando se desinfla
  • Es más complicado desde el punto de vista mecánico que un implante semirrígido
  • Proporciona erecciones menos firmes que un implante de tres piezas

Barra semirrígida

  • Tiene pocas posibilidades de mal funcionamiento debido a la pequeña cantidad de partes
  • Es fácil de utilizar para quienes tienen una destreza mental o manual limitadas
  • Como resultado, el pene está siempre levemente rígido
  • Ejerce una presión constante en el interior del pene, que puede provocar una lesión
  • Puede ser difícil ocultarlo debajo de la ropa

Antes de una cirugía de implante peniano, podría ser necesario lo siguiente:

  • Evita ciertos medicamentos. El médico podría recomendarte que suspendas temporalmente las aspirinas y los medicamentos antiinflamatorios, ya que pueden aumentar el riesgo de padecer un sangrado.
  • Organizar para que alguien te lleve a tu casa. Pregúntale al médico cuándo podrás volver a casa después de la cirugía. La cirugía de implante peniano habitualmente requiere que pases una noche internado.
  • Limita los alimentos y los líquidos. No comas ni bebas nada después de la medianoche anterior a la cirugía o sigue las instrucciones específicas del médico.

Lo que puedes esperar

Antes del procedimiento

La cirugía de implante peniano, generalmente, se lleva a cabo en un hospital o en un centro quirúrgico. El médico puede darte un medicamento para que permanezcas inconsciente durante la cirugía (anestesia general) o un medicamento que bloquee el dolor en la parte inferior de tu cuerpo (anestesia intradural).

El médico te administrará antibióticos por vía intravenosa para evitar que se produzca una infección. Además, te rasurarán la zona de la cirugía inmediatamente antes del procedimiento para reducir el riesgo de que se produzca una infección.

Durante la cirugía

Es posible que se te inserte un tubo (sonda) en la vejiga a través del pene para recolectar la orina en algún momento durante la cirugía. El cirujano realizará una incisión por debajo del glande, en la base del pene o en la parte baja del abdomen.

A continuación, el cirujano estirará el tejido esponjoso del pene, que normalmente se llena de sangre durante una erección. Este tejido se encuentra dentro de cada una de las dos cavidades huecas llamadas «cuerpos cavernosos».

El cirujano elegirá el tamaño correcto del implante y colocará los cilindros del implante dentro del pene. Todos los tamaños se personalizan de acuerdo con las medidas exactas de tu cuerpo.

Si el implante consiste en un dispositivo inflable de dos piezas, el médico colocará una bomba y una válvula dentro del escroto. Si se trata de un dispositivo de tres piezas, el médico también implantará un reservorio de líquido debajo de la pared abdominal a través de una incisión interna.

Una vez que se haya colocado el dispositivo, el cirujano coserá las incisiones para cerrarlas. La cirugía de implante peniano suele tardar entre 45 minutos y 1 hora.

Después de la cirugía

Después de una cirugía de implante peniano, probablemente debas tomar medicamentos para aliviar el dolor. Es posible que el dolor leve persista durante varias semanas. También es posible que tengas que tomar antibióticos durante una semana para evitar que se produzca una infección.

El médico puede recomendarte que mantengas el pene apoyado sobre la parte baja del abdomen y apuntando hacia tu ombligo durante el proceso de cicatrización para evitar que se curve hacia abajo.

El médico te dará instrucciones específicas sobre cuándo podrás reanudar tu actividad normal. La mayoría de los hombres puede retomar las actividades extenuantes y la actividad sexual aproximadamente entre cuatro y seis semanas después de la cirugía. Probablemente debas regresar al médico para que te saque los puntos en, aproximadamente, dos semanas.

En ese momento, el médico puede recomendarte que infles y desinfles por completo el implante peniano dos veces por día para que practiques su uso y estires la zona que rodea a los cilindros.

Resultados

Si bien los implantes penianos son el tratamiento más invasivo y menos elegido para la disfunción eréctil, la mayoría de los hombres y sus parejas informan que estos dispositivos les han resultado satisfactorios. La vida útil de 10 años del dispositivo es de entre el 60 y el 80 por ciento.