Descripción general

Un trasplante de páncreas es un procedimiento quirúrgico que consiste en colocar un páncreas sano de un donante fallecido en una persona cuyo páncreas ya no funciona correctamente.

El páncreas es un órgano que se encuentra detrás de la parte baja del estómago. Una de sus principales funciones es producir insulina, una hormona que regula la absorción de azúcar (glucosa) hacia el interior de las células.

Si el páncreas no produce suficiente insulina, los niveles de azúcar en sangre pueden elevarse a niveles poco saludables, lo que produce diabetes tipo 1.

La mayoría de los trasplantes de páncreas se hace para tratar la diabetes tipo 1. Un trasplante de páncreas ofrece una posible cura para este trastorno. No obstante, por lo general se reserva para quienes tienen complicaciones graves de la diabetes, ya que los efectos secundarios de un trasplante de páncreas son significativos.

En algunos casos, los trasplantes de páncreas también pueden tratar la diabetes tipo 2. En muy pocos casos, los trasplantes de páncreas pueden usarse para tratar el cáncer pancreático, el cáncer de las vías biliares u otros tipos de cáncer.

Con frecuencia, el trasplante de páncreas se realiza junto con un trasplante de riñón en las personas cuyos riñones se han visto afectados por la diabetes.

Enfoque de Mayo Clinic