Descripción general

Una ooforectomía es un procedimiento quirúrgico para extirpar un ovario o ambos. Los ovarios son órganos con forma de almendra que se ubican a ambos lados del útero en la pelvis. Los ovarios contienen óvulos y producen hormonas que controlan el ciclo menstrual.

Cuando una ooforectomía incluye la extirpación de ambos ovarios, se denomina ooforectomía bilateral. Cuando la cirugía incluye la extirpación de un solo ovario, se denomina ooforectomía unilateral.

También se puede realizar una ooforectomía como parte de una operación para extirpar el útero (histerectomía).

Por qué se realiza

La ooforectomía puede hacerse para:

  • Absceso de las trompas o los ovarios: una bolsa llena de pus que involucra a una trompa de Falopio y un ovario
  • Cáncer de ovario
  • Endometriosis
  • Tumores o quistes ováricos no cancerosos (benignos)
  • Reducir el riesgo del cáncer de ovario o el cáncer mamario en aquellas personas con mayor riesgo
  • Torsión ovárica: el retorcimiento de un ovario

Riesgos

La ooforectomía es un procedimiento relativamente seguro. Sin embargo, al igual que todas las cirugías, tiene sus riesgos.

Entre los riesgos de la ooforectomía se pueden mencionar los siguientes:

  • Sangrado
  • Infección
  • Daño a órganos cercanos
  • Ruptura de un tumor, lo que puede diseminar células potencialmente cancerosas
  • Retención de células ováricas que continúan ocasionando signos y síntomas, como dolor en la pelvis en mujeres premenopáusicas (síndrome del ovario remanente)
  • Incapacidad de quedar embarazada naturalmente, si se han extirpado ambos ovarios

La menopausia después de la ooforectomía

Si no has pasado por la menopausia, experimentarás la menopausia si se te extirpan ambos ovarios. Esto priva al cuerpo de las hormonas, como el estrógeno y la progesterona, que se producen en los ovarios, lo que genera complicaciones como las siguientes:

  • Signos y síntomas de la menopausia, como sofocos y sequedad vaginal
  • Depresión o ansiedad
  • Enfermedad cardíaca
  • Problemas de memoria
  • Disminución del deseo sexual
  • Osteoporosis

Someterse a una ooforectomía a una edad más temprana, como antes de los 45, puede aumentar los riesgos relacionados con la menopausia temprana. Habla con el médico acerca de los riesgos específicos de tu situación.

Tomar medicamentos de reemplazo hormonal en dosis bajas después de la cirugía y hasta aproximadamente los 50 años puede reducir el riesgo de presentar estas complicaciones. Sin embargo, la terapia de reemplazo hormonal tiene sus propios riesgos. Analiza las opciones con tu médico.

Cómo prepararse

Para prepararte para una ooforectomía, tu médico puede pedirte que:

  • dejes de comer una determinada cantidad de horas antes de la cirugía y limites la ingesta de líquidos;
  • dejes de tomar determinados medicamentos;
  • te sometas a pruebas por imágenes, como ecografías y análisis de sangre, para ayudar a los cirujanos a planificar el procedimiento.

Ten en cuenta la posibilidad de dejar de ser fértil

Si quieres tener hijos, habla con el médico acerca de tus opciones. Puede haber formas de preservar tu capacidad de quedar embarazada, según la situación particular. Pídele a tu médico que te derive a un especialista en fertilidad que pueda revisar contigo las opciones que tienes.

Lo que puedes esperar

Durante la ooforectomía

Durante la ooforectomía, te administrarán anestésicos para provocarte un estado de somnolencia. No estarás consciente durante el procedimiento.

La ooforectomía puede realizarse de dos maneras:

  • Laparotomía. Cuando realiza este tipo de cirugía, el cirujano realiza una incisión larga en la parte inferior del abdomen para llegar a los ovarios. El cirujano separa cada ovario del suministro de sangre y del tejido que lo rodea, y lo extirpa.
  • Cirugía laparoscópica mínimamente invasiva. Cuando realiza este tipo de cirugía, el cirujano realiza un par de incisiones muy pequeñas en el abdomen.

    El cirujano introduce un tubo con una cámara diminuta a través de una incisión e instrumentos quirúrgicos especiales a través de las restantes. La cámara transmite video a un monitor ubicado en el quirófano, que el cirujano utiliza para guiar los instrumentos quirúrgicos.

    Se separa cada ovario del suministro de sangre y del tejido que lo rodea, y se coloca en una bolsa. La bolsa se saca del abdomen a través de una de las pequeñas incisiones.

    La ooforectomía laparoscópica también se puede realizar con la asistencia de un robot quirúrgico. Durante la cirugía robótica, el cirujano mira un monitor tridimensional y utiliza controles manuales que permiten mover los instrumentos quirúrgicos.

Tu situación determinará si te realizarán una ooforectomía abierta, laparoscópica o robótica. La ooforectomía laparoscópica o robótica a menudo permite que la paciente se recupere más rápido, sienta menos dolor y tenga una hospitalización más breve. Sin embargo, estos procedimientos no son adecuados para todos y, en algunos casos, una cirugía que comienza como laparoscópica, durante su transcurso debe convertirse en un procedimiento abierto.

Después de la ooforectomía

Después de la ooforectomía, puedes esperar que ocurra lo siguiente:

  • Pasar tiempo en una sala de recuperación mientras desaparece el efecto de la anestesia
  • Pasar a una habitación del hospital en la que estarás de unas horas a algunos días, según el procedimiento al que te hayas sometido
  • Levantarte y caminar apenas puedas para ayudar a la recuperación

La mayoría de las personas pueden regresar a su hogar luego de la cirugía de ooforectomía y no tendrán que pasar la noche en el hospital.

Resultados

El tiempo que tardes en volver a tus actividades normales después de una ooforectomía dependerá de tu situación, incluido el motivo de la cirugía y cómo se realizó.

La mayoría de las personas pueden reanudar sus actividades entre dos y cuatro semanas después de la cirugía.

Habla con el cirujano sobre hacer ejercicio, conducir, restricciones sexuales y el nivel general de actividad.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de pruebas y procedimientos para ayudar a prevenir, detectar, tratar o controlar las afecciones.

Aug. 28, 2020
  1. Hoffman BL, et al. Surgeries for benign gynecologic disorders. In: Williams Gynecology. 4th ed. The McGraw-Hill Companies; 2016. https://accessmedicine.com. Accessed Aug. 6, 2020.
  2. Valea FA, et al. Oophorectomy and ovarian cystectomy. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Aug. 6, 2020.
  3. Faubion SS, et al. Long-term health consequences of premature or early menopause and considerations for management. Climacteric. 2015; doi:10.3109/13697137.2015.1020484.
  4. Lentz GM, et al. Preoperative counseling and management. In: Comprehensive Gynecology. 7th ed. Mosby Elsevier; 2017. https://www.clinicalkey.com. Accessed Aug. 6, 2020.
  5. Hoffman BL, et al. Minimally invasive surgery. In: Williams Gynecology. 4th ed. The McGraw-Hill Companies; 2016. http://accessmedicine.com. Accessed Aug. 6, 2020.

Ooforectomía (extirpación quirúrgica de los ovarios)