Descripción general

El aborto realizado con métodos no quirúrgicos es un procedimiento en el que se utiliza un medicamento para interrumpir un embarazo. El aborto con medicamentos no requiere cirugía ni anestesia y se puede iniciar en un consultorio médico o en casa, con consultas de seguimiento con el médico. Es más seguro y efectivo realizarlo durante el primer trimestre de embarazo.

Someterse a un aborto con métodos no quirúrgicos es una decisión muy importante que tiene consecuencias emocionales y psicológicas. Si estás considerando realizarte este procedimiento, asegúrate de entender qué implica y cuáles son los efectos secundarios, los posibles riesgos, las complicaciones y las alternativas.

Por qué se realiza

Los motivos para realizarse un aborto con métodos no quirúrgicos son muy personales. Puedes elegir este tipo de aborto para completar un aborto espontáneo temprano o para interrumpir un embarazo no deseado. También puedes decidir realizarte un aborto con métodos no quirúrgicos si padeces una enfermedad por la cual continuar con un embarazo sería potencialmente fatal.

Riesgos

Entre los riesgos potenciales del aborto con métodos no quirúrgicos se incluyen los siguientes:

  • Aborto incompleto, que puede requerir un aborto quirúrgico
  • Continuación de un embarazo no deseado si el procedimiento no funciona
  • Sangrado persistente y prolongado
  • Infección.
  • Fiebre
  • Molestia gastrointestinal

Debes estar segura de tu decisión antes de empezar un aborto con medicamentos. Si decides continuar con el embarazo después de tomar medicamentos para inducir un aborto, posiblemente estés en riesgo de sufrir complicaciones significativas en el embarazo.

No existe evidencia de que el aborto con medicamentos afecte embarazos futuros a menos que surjan complicaciones.

El aborto con medicamentos no es adecuado para ti en los siguientes casos:

  • El embarazo está muy avanzado. No debes intentar un aborto con medicamentos si llevas más de nueve semanas de embarazo (después del inicio del último período). Algunos tipos de aborto con medicamentos no se realizan después de las siete semanas de embarazo.
  • Tienes colocado un dispositivo intrauterino.
  • Sospechas de un embarazo fuera del útero (embarazo ectópico).
  • Tienes determinadas enfermedades. Por ejemplo: trastornos de coagulación sanguínea; ciertas enfermedades del corazón o los vasos sanguíneos; enfermedad grave del hígado, los riñones o los pulmones; o un trastorno de convulsiones no controladas.
  • Tomas anticoagulantes o determinados medicamentos con corticoides.
  • No puedes asistir a las consultas médicas de seguimiento o no tienes acceso a atención de emergencia.
  • Tienes alergia a los medicamentos utilizados.

Un procedimiento quirúrgico llamado dilatación y legrado puede ser una opción para mujeres que no pueden someterse a un aborto con medicamentos.

Cómo prepararse

Si estás considerando una interrupción del embarazo por medios no quirúrgicos, reúnete con el médico para hablar sobre el procedimiento. Es probable que el médico:

  • Evalúe tus antecedentes médicos y tu salud en general.
  • Confirme el embarazo mediante un examen físico.
  • Realice una ecografía para datar el embarazo y confirmar que no está fuera del útero (embarazo ectópico) o que no es un tumor que se desarrolló dentro del útero (embarazo molar).
  • Realice análisis de sangre y orina.
  • Explique el funcionamiento del procedimiento, los efectos secundarios y los posibles riesgos y complicaciones .

Realizarse una interrupción del embarazo por medios no quirúrgicos es una decisión importante. Si es posible, habla con tu pareja, tu familia o tus amigos. Habla con tu médico, un consejero espiritual o un consultor, para que responda tus preguntas, te ayude a evaluar las alternativas y a considerar el impacto que el procedimiento puede tener sobre tu futuro.

Ten en cuenta que ningún médico está obligado a realizar un aborto electivo y que en algunos estados existen determinados requisitos legales y períodos de espera que debes seguir antes de someterte a dicho procedimiento. Si te sometes a un procedimiento de aborto por haber tenido un aborto espontáneo, no se aplican requisitos legales especiales ni los períodos de espera.

Lo que puedes esperar

El aborto médico no requiere cirugía ni anestesia. El procedimiento se puede iniciar en un consultorio médico o en una clínica. Un aborto médico también se puede realizar en el hogar, aunque necesitarás asistir a las consultas con el médico para asegurar que no existan complicaciones.

Durante el procedimiento

Para un aborto realizado con métodos no quirúrgicos, se pueden utilizar los siguientes medicamentos:

  • Mifepristona oral (Mifeprex) y misoprostol (Cytotec) por vía oral. Este tipo de aborto con medicamentos es el más frecuente. Por lo general, estos medicamentos se toman dentro de las siete semanas siguientes al primer día de tu última menstruación.

    La mifepristona bloquea la hormona progesterona, lo que hace que el revestimiento del útero se vuelva más fino e impide que el embrión se implante y crezca. El misoprostol, un tipo diferente de medicamento, hace que el útero se contraiga y expulse el embrión por la vagina.

    Si eliges este tipo de aborto con medicamentos, probablemente tomes la mifepristona en la clínica o el consultorio del médico. Luego, probablemente tomarás el misoprostol en tu casa, horas o días después.

    Tendrás que volver a ver al médico aproximadamente una semana después para verificar que el aborto se haya completado. Este régimen está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU.

  • Mifepristona oral y misoprostol vaginal, bucal o sublingual. En este tipo de aborto realizado con métodos no quirúrgicos, se usan los mismos medicamentos que en el método anterior, pero con una tableta de misoprostol de disolución lenta que se coloca en la vagina (vía vaginal), en la boca entre los dientes y la mejilla (vía bucal) o debajo de la lengua (vía sublingual).

    El enfoque de administración por vía vaginal, bucal o sublingual reduce los efectos secundarios y puede ser más eficaz. Estos medicamentos deben tomarse dentro de las nueve semanas siguientes al primer día de tu última menstruación.

  • Metotrexato y misoprostol vaginal. El metotrexato (Otrexup, Rasuvo, entre otros) rara vez se usa para abortos por elección, en embarazos no deseados, pero sí se utiliza para embarazos fuera del útero (embarazos ectópicos). Este tipo de aborto con medicamentos debe hacerse dentro de las siete semanas siguientes al primer día de tu última menstruación y posiblemente se necesite hasta un mes para que el metotrexato complete el aborto. El metotrexato se administra mediante una inyección o por vía vaginal y, luego, el misoprostol se aplica en el hogar.
  • Misoprostol vaginal solo. El misoprostol vaginal por sí solo puede ser eficaz si se usa antes de las nueve semanas de gestación del embrión. Sin embargo, el misoprostol vaginal por sí solo es menos eficaz que otros tipos de aborto con medicamentos.

Los medicamentos que se usan en un aborto realizado con métodos no quirúrgicos provocan sangrado vaginal y calambres abdominales. También pueden causar:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Diarrea
  • Dolor de cabeza

Tal vez te den medicamentos para controlar el dolor durante el aborto con medicamentos y con posterioridad. También es posible que te den antibióticos, aunque las infecciones después de un aborto con medicamentos no son habituales.

El médico te explicará cuánto dolor y sangrado se puede esperar, según la cantidad de semanas que lleves de embarazo. Quizás no puedas continuar con tu rutina diaria durante este tiempo, pero es poco probable que tengas que hacer reposo. Asegúrate de tener bastantes toallas sanitarias absorbentes.

Si te haces un aborto con medicamentos en tu casa, tendrás que tener acceso a un médico que pueda responder consultas por teléfono, así como acceso a servicios de emergencia. Además, tendrás que ser capaz de identificar las complicaciones.

Después del procedimiento

Los signos y síntomas que pueden requerir atención médica después de un aborto realizado con métodos no quirúrgicos incluyen los siguientes:

  • Sangrado abundante (empapar dos o más toallas sanitarias por hora durante dos horas)
  • Dolor abdominal o dolor de espalda intensos
  • Fiebre que dura más de 24 horas
  • Secreción vaginal con mal olor

Después de un aborto realizado con métodos no quirúrgicos, necesitarás una consulta de seguimiento con el médico para asegurarte de que te estés recuperando adecuadamente, y para evaluar el tamaño del útero, el sangrado y cualquier signo de infección. Para reducir el riesgo de infección, no tengas relaciones sexuales vaginales ni uses tampones durante las dos semanas posteriores al aborto realizado con métodos no quirúrgicos.

El médico probablemente te preguntará si aún te sientes embarazada, si observaste la expulsión del saco gestacional o del embrión, cuánto sangrado tuviste y si aún tienes sangrado. Si el médico sospecha que existe un aborto incompleto o un embarazo en curso, es posible que te haga una ecografía y te practique un aborto quirúrgico.

Después de un aborto realizado con métodos no quirúrgicos, experimentarás distintas emociones, como alivio, pérdida, tristeza o culpa. Estos sentimientos son normales. Sería de ayuda hablar con un consejero sobre el tema.

Prevención del embarazo

Por lo general, la ovulación se produce unas dos semanas después del aborto médico, y existe la posibilidad de volver a quedar embarazada incluso antes de que comiences a menstruar. Antes del aborto, habla con el médico acerca de los métodos anticonceptivos que puedes comenzar a usar en cuanto se termine el procedimiento.

Jan. 24, 2019
References
  1. American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG) Committee on Practice Bulletins — Gynecology and the Society of Family Planning. ACOG Practice Bulletin No. 143: Medical management of first-trimester abortion. Obstetrics and Gynecology. 2014;143:1.
  2. Harwood B. First trimester medication abortion (termination of pregnancy). https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed April 1, 2018.
  3. Hatcher RA, et al. Elective abortion. In: Managing Contraception 2017-2018. 14th ed. Tiger, Ga.: Bridging the Gap Foundation; 2017.
  4. Hoffman BL, et al. First-trimester abortion. In: Williams Gynecology. 3rd ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2016. http://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed April 1, 2018.
  5. Steinauer J. Overview of pregnancy termination. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed April 1, 2018.
  6. Dragoman M, et al. Misoprostol as a single agent for medical termination of pregnancy. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed June 20, 2018.

Aborto médico