Descripción general

La liposucción es un procedimiento quirúrgico en el que se usa una técnica de succión para eliminar la grasa de áreas específicas del cuerpo, como el abdomen, las caderas, los muslos, los glúteos, los brazos o el cuello. Con la liposucción también se da forma (moldea) a estas áreas. La liposucción también se denomina «lipoescultura» y «moldeado corporal».

La liposucción no se considera típicamente un método general ni una alternativa para bajar de peso. Si tienes sobrepeso, es probable que bajes más de peso con dieta y ejercicio o mediante procedimientos bariátricos (como la cirugía de bypass gástrico) que con una liposucción.

Puedes ser un candidato para la liposucción si tienes demasiada grasa corporal en lugares específicos pero tienes un peso corporal estable.

Productos y servicios

Por qué se realiza

La liposucción se usa para retirar grasa de áreas del cuerpo que no han respondido a la dieta ni el ejercicio, como las siguientes:

  • Abdomen
  • Extremidades superiores
  • Glúteos
  • Pantorrillas y tobillos
  • Tórax y espalda
  • Caderas y muslos
  • Barbilla y cuello

Además, la liposucción a veces se puede usar para la reducción mamaria o el tratamiento de ginecomastia.

Cuando aumentas de peso, las células grasas aumentan de tamaño y volumen. A su vez, la liposucción reduce el número de células grasas en un área específica. La cantidad de grasa que se retira depende del aspecto del área y el volumen de grasa. Los cambios resultantes de la silueta son generalmente permanentes, siempre que tu peso se mantenga estable.

Después de la liposucción, la piel se adapta a los nuevos contornos de las áreas tratadas. Si tienes buen tono y elasticidad en la piel, esta probablemente mantendrá una apariencia suave. Sin embargo, si tu piel es delgada y tiene poca elasticidad, la piel de las áreas tratadas se puede ver floja.

La liposucción no mejora hundimientos a causa de la celulitis ni otras irregularidades en la superficie de la piel. Del mismo modo, la liposucción no remueve las estrías.

Para ser candidato para una liposucción, debes gozar de buena salud sin afecciones que puedan complicar la cirugía, como flujo sanguíneo restringido, enfermedad de las arterias coronarias, diabetes o un sistema inmunitario débil.

Riesgos

Al igual que con cualquier cirugía mayor, la liposucción conlleva riesgos como sangrado y reacción a la anestesia. Las complicaciones posibles específicas a la liposucción incluyen:

  • Anormalidades en la silueta. Tu piel puede verse irregular, ondulada o marchita debido a la eliminación desigual de grasa, a elasticidad deficiente de la piel y a una curación inusual. Estos cambios pueden ser permanentes. El daño debajo de la piel por el tubo delgado (cánula) que se usa durante la liposucción puede darle a la piel un aspecto manchado permanente.
  • Acumulación de líquidos. Se pueden formar acumulaciones temporales de líquidos (seromas) debajo de la piel. Es posible que este líquido se deba drenar con una aguja.
  • Entumecimiento. Puedes sentir adormecimiento temporal o permanente en el área afectada. También es posible que aparezca irritación temporal de los nervios.
  • Infección. Las infecciones de la piel son poco frecuentes pero probables. Una infección grave de la piel puede ser potencialmente mortal.
  • Punción interna. En raras ocasiones, una cánula que penetra muy profundamente puede perforar un órgano interno. Esto puede requerir una reparación quirúrgica de emergencia.
  • Embolia grasa. Los pedazos de grasa suelta pueden desprenderse, quedar atrapados en un vaso sanguíneo y acumularse en los pulmones o desplazarse al cerebro. Una embolia grasa es una emergencia médica.
  • Problemas renales y cardíacos. Los cambios en los niveles de líquidos a medida que estos se inyectan y succionan pueden causar problemas renales, cardíacos y pulmonares potencialmente mortales.
  • Toxicidad de la lidocaína. La lidocaína es un anestésico que a menudo se administra con líquidos inyectados durante la liposucción para ayudar a controlar el dolor. Aunque generalmente es segura, en raras circunstancias, puede producirse toxicidad por lidocaína, lo que causa graves problemas cardíacos y del sistema nervioso central.

El riesgo de complicaciones aumenta si el cirujano está trabajando en superficies más grandes del cuerpo o haciendo varios procedimientos durante la misma operación. Habla con tu cirujano sobre la manera en que estos riesgos se aplican a ti.

Cómo te preparas

Alimentos y medicamentos

Antes del procedimiento, conversa con el cirujano sobre qué debes esperar de la cirugía. Tu cirujano revisará tu historial médico, y te preguntará sobre cualquier afección médica que puedas tener y sobre los medicamentos, suplementos o hierbas que estés tomando.

El cirujano te recomendará que dejes de tomar ciertos medicamentos, como anticoagulantes o AINE (antiinflamatorios no esteroideos), por lo menos tres semanas antes de la cirugía. Es posible que también debas realizarte determinados análisis de laboratorio antes del procedimiento.

Otras precauciones

Si tu procedimiento requiere extraer solo una pequeña cantidad de grasa, la cirugía se puede realizar en un consultorio. Si se extraerá una gran cantidad de grasa (o si planificas someterte a otros procedimientos al mismo tiempo), la cirugía podría tener lugar en un hospital donde pasarías la noche posterior. En cualquier caso, programa con alguien para que te lleve a tu casa y se quede contigo durante al menos la primera noche después del procedimiento.

Lo que puedes esperar

Antes del procedimiento

Antes del procedimiento de liposucción, el cirujano podría marcar círculos y líneas en las áreas de tu cuerpo a tratar. También se podrían tomar fotografías para poder comparar imágenes previas y posteriores.

La manera en que se realiza el procedimiento de liposucción depende de la técnica específica que se utilice. Tu cirujano seleccionará la técnica adecuada según los objetivos de tu tratamiento, el área del cuerpo a tratar y si te has hecho otros procedimientos de liposucción en el pasado.

  • Liposucción tumescente. Este es el tipo más frecuente de liposucción. El cirujano inyecta una solución estéril (una mezcla de agua salada que ayuda a remover la grasa, un anestésico [lidocaína] para aliviar el dolor y un medicamento [epinefrina] que hace que los vasos sanguíneos se contraigan) en el área a tratar. La mezcla líquida hace que el área afectada se hinche y se endurezca.

    Luego, el cirujano realiza pequeños cortes en la piel e inserta una sonda delgada llamada cánula debajo de la piel. La cánula se conecta a una aspiradora que succiona grasa y líquidos del cuerpo. Tu líquido corporal puede reponerse a través de una vía intravenosa (IV).

  • Liposucción asistida por ultrasonido. Este tipo de liposucción se usa a veces junto con la liposucción tradicional. Durante esta, el cirujano inserta una varilla metálica que emite energía ultrasónica debajo de la piel. Esto quiebra las paredes de las células de grasa y rompe la grasa para extraerla con mayor facilidad. Una nueva generación de liposucción asistida por ultrasonido (UAL), llamada liposucción asistida por VASER, utiliza un dispositivo que puede mejorar el contorneado de la piel y reducir la posibilidad de lesiones en ella.
  • Liposucción asistida por láser. Esta técnica utiliza luz láser de alta intensidad para romper la grasa y así extraerla. Durante la liposucción asistida por láser (LAL), el cirujano inserta una fibra láser por medio de una pequeña incisión en la piel y emulsiona los depósitos de grasa. Luego, se extrae la grasa a través de una cánula.
  • Liposucción asistida mecánicamente. En este tipo de liposucción se utiliza una cánula que tiene un movimiento rápido hacia adelante y hacia atrás. Esta vibración le permite al cirujano extraer grasa dura de forma más fácil y rápida. A veces, la liposucción asistida mecánicamente (PAL) puede causar menos dolor e hinchazón y puede permitir que el cirujano extraiga la grasa con mayor precisión. Tu cirujano puede seleccionar esta técnica si es necesario extraer grandes volúmenes de grasa o si has tenido un procedimiento de liposucción anterior.

Durante el procedimiento

Algunos procedimientos de liposucción pueden requerir solo anestesia local o regional (anestesia que se limita a un área específica del cuerpo). Otros procedimientos pueden requerir anestesia general, que induce un estado temporal de inconsciencia. Es posible que te administren un sedante, generalmente por medio de una inyección IV, para ayudarte a permanecer calmo y relajado.

El equipo quirúrgico controlará la frecuencia cardíaca, la presión arterial y el nivel de oxígeno en sangre a lo largo del procedimiento. Si te administran anestesia local y sientes dolor durante el procedimiento, informa a tu cirujano. Es posible que se deban hacer ajustes en los medicamentos o en los movimientos.

El procedimiento puede llegar a durar varias horas, según la cantidad de grasa que se extraiga.

Si te han administrado anestesia general, te despertarás en una sala de recuperación. Por lo general, pasarás al menos algunas horas en el hospital o la clínica para que el personal médico pueda controlar tu recuperación. Si estás en un hospital, puedes pasar la noche allí para asegurarte de no estar deshidratado o en shock por la pérdida de líquidos.

Después del procedimiento

Es posible que tengas dolor, inflamación y hematomas después del procedimiento. Tu cirujano puede recetarte medicamentos para ayudar a controlar el dolor y antibióticos para reducir el riesgo de infección.

Después del procedimiento, el cirujano puede dejar las incisiones abiertas y colocar drenajes temporales para promover el drenaje de líquido. Por lo general, deberás usar prendas de compresión ajustadas, que ayudan a reducir la hinchazón, durante algunas semanas.

Quizás debas esperar algunos días para regresar al trabajo y algunas semanas para reanudar tus actividades normales, incluido el ejercicio físico.

Durante este tiempo, puedes esperar algunas anormalidades en tu silueta, ya que la grasa restante debe acomodarse.

Resultados

Después de una liposucción, generalmente la inflamación desaparece en unas pocas semanas. Para entonces, el área tratada debería verse menos voluminosa. Después de algunos meses, el área tratada debería tener una apariencia más delgada.

Es natural que la piel pierda firmeza con el envejecimiento, pero los resultados de la liposucción son generalmente duraderos, siempre y cuando mantengas tu peso. Si subes de peso después de una liposucción, la distribución de la grasa puede cambiar. Por ejemplo, podrías acumular grasa alrededor del abdomen, independientemente de las áreas que se trataron originalmente.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

Liposucción - atención en Mayo Clinic

June 20, 2019
References
  1. Perreault L. Obesity in adults: Overview or management. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 3, 2019.
  2. Liposuction. American Society of Plastic Surgeons. https://www.plasticsurgery.org/cosmetic-procedures/liposuction. Accessed Jan. 3, 2019.
  3. Stephan PJ, et al. Liposuction: A comprehensive review of techniques and safety. In: Plastic Surgery: Volume 2: Aesthetic Surgery. 4th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2018.
  4. Malata CM, et al. Gynecomastia surgery. In: Plastic Surgery. Volume 5. 4th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2018.
  5. Liposuction. American Society for Dermatologic Surgery. https://www.asds.net/Skin-Experts/Skin-Treatments/Liposuction. Accessed Jan. 3, 2019.
  6. Chia CT, et al. Evidence-based medicine: Liposuction. Plastic and Reconstructive Surgery. 2017; 139:267e. https://journals.lww.com/plasreconsurg/Fulltext/2017/01000/Evidence_Based_Medicine___Liposuction.51.aspx. Accessed Jan. 3, 2019.
  7. Casey III WJ (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Jan. 15, 2019.