Descripción general

La cirugía de reemplazo de rodilla, también conocida como «artroplastia de rodilla», puede ayudar a aliviar el dolor y restaurar la función en las articulaciones de las rodillas gravemente enfermas. Este procedimiento implica cortar el hueso y el cartílago dañados del fémur, la tibia y la rótula, y reemplazarlos con una articulación artificial (prótesis) fabricada con aleaciones de metal, plásticos de primera calidad y polímeros.

Para determinar si un reemplazo de rodilla es adecuado para ti, un cirujano ortopedista evalúa la amplitud de movimiento, la estabilidad y la fuerza de la rodilla. El uso de rayos X ayuda a determinar el grado del daño.

Tu médico puede elegir entre una variedad de prótesis de reemplazo de rodilla y técnicas quirúrgicas en función de tu edad, tu peso, tu nivel de actividad, el tamaño y la forma de la rodilla y tu salud general.

Por qué se realiza

La razón más frecuente para la cirugía de reemplazo de rodilla es aliviar el dolor intenso causado por la artrosis. Las personas que necesitan una cirugía de reemplazo de rodilla suelen tener problemas para caminar, subir escaleras, sentarse y pararse. Algunas personas también tienen dolor en la rodilla cuando están en reposo.

Riesgos

Como cualquier cirugía, la cirugía de reemplazo de rodilla conlleva riesgos. Estos son algunos de ellos:

  • Infección
  • Coágulos sanguíneos en las venas de las piernas o los pulmones
  • Ataque cardíaco
  • Accidente cerebrovascular
  • Lesión a los nervios

Signos de infección

Informa de inmediato al médico si observas lo siguiente:

  • Fiebre superior a 100 °F (37,8 °C)
  • Escalofríos con temblor
  • Supuración del lugar de la cirugía
  • Mayor enrojecimiento, sensibilidad, hinchazón y dolor en la rodilla

Los reemplazos de rodilla infectada suelen requerir cirugía para remover las partes artificiales y antibióticos para eliminar las bacterias. Después de eliminar la infección, se realiza otra cirugía para colocar una rodilla nueva.

Las rodillas artificiales pueden desgastarse

Otro riesgo de la cirugía de reemplazo de rodilla es que la articulación artificial presente fallos. El uso diario desgasta incluso las piezas de metal y plástico más resistentes. El riesgo de fallos de la articulación es mayor si ejerces presión en ella con actividades de alto impacto o peso excesivo.

Cómo prepararse

Alimentos y medicamentos

Tu médico o anestesiólogo puede aconsejarte suspender determinados medicamentos y suplementos dietéticos antes de la cirugía. Probablemente, te indicarán que no comas nada después de la medianoche el día de la cirugía.

Prepárate para la recuperación

Es probable que, durante varias semanas después del procedimiento, necesites usar muletas o un andador; por lo tanto, procura hacer los arreglos necesarios para contar con ellos antes de la cirugía. Asegúrate de contar con un transporte para regresar a tu hogar al retirarte del hospital y de tener ayuda con las tareas cotidianas, como cocinar, bañarte y lavar la ropa. Si vives solo, el personal del cirujano o el planificador del alta hospitalaria pueden recomendarte un cuidador temporal.

Para que te resulte más seguro y fácil movilizarte por tu casa durante la recuperación, te recomendamos hacer lo siguiente:

  • Crea un espacio habitable en un solo piso, porque puede resultarte difícil subir las escaleras.
  • Instala barras de seguridad o un pasamanos seguro en la bañera o ducha.
  • Asegura los pasamanos de la escalera.
  • Consigue una silla estable con un asiento y un respaldo acolchados firmes, y un taburete para elevar la pierna.
  • Si tienes un inodoro bajo, procura conseguir un elevador para el asiento del inodoro con reposabrazos.
  • Consigue un banco o una silla estable para ducharte.
  • Retira las alfombras y los cables sueltos.

Lo que puedes esperar

Antes del procedimiento

La cirugía de reemplazo de rodilla requiere anestesia. Tus aportes y preferencias le ayudan al equipo a decidir si se utilizará anestesia general, que te mantiene inconsciente, o anestesia intradural, con la cual permaneces consciente pero no sientes dolor de la cintura hacia abajo.

Te administrarán un antibiótico por vía intravenosa antes, durante y después del procedimiento para ayudar a prevenir una infección posquirúrgica. También es posible que se te administre un bloqueador nervioso alrededor de la rodilla para entumecerla. El efecto del entumecimiento disminuye gradualmente después del procedimiento.

Durante el procedimiento

Se dobla la rodilla para exponer toda la superficie de la articulación. Después de hacer una incisión de entre 6 y 10 pulgadas (15 a 25 centímetros) de largo, el cirujano aparta la rótula y corta las superficies dañadas de la articulación.

Después de preparar las superficies de la articulación, el cirujano une las partes de la articulación artificial. Antes de cerrar la incisión, el cirujano dobla y rota la rodilla para evaluarla y asegurarse de que funcione de forma correcta. La cirugía tiene una duración aproximada de dos horas.

Después del procedimiento

Te llevarán a una habitación de recuperación, en la que permanecerás durante una a dos horas. Luego, te llevarán a tu habitación del hospital, donde probablemente deberás quedarte un par de días. Los medicamentos recetados por el médico deberían ayudar a controlar el dolor.

Durante la estancia hospitalaria, se te recomendará que muevas el pie y el tobillo para aumentar el flujo sanguíneo en los músculos de la pierna y ayudar a prevenir la hinchazón y los coágulos de sangre. Es probable que recibas anticoagulantes y que debas usar medias elásticas con soporte o botas de compresión para contar con más protección contra la hinchazón y la formación de coágulos.

Se te pedirá que realices ejercicios de respiración con frecuencia y que aumentes gradualmente tu nivel de actividad.

El día después de la cirugía, un fisioterapeuta te mostrará cómo ejercitar la nueva rodilla. Después de irte del hospital, continuarás con la fisioterapia en casa o en un centro.

Realiza tus ejercicios en forma regular, tal como te lo indicaron. Para lograr la mejor recuperación, sigue todas las instrucciones del equipo de atención médica sobre el cuidado de la herida, la dieta y el ejercicio.

Resultados

Para la mayoría de las personas, el reemplazo de rodilla alivia el dolor, mejora la movilidad y brinda una mejor calidad de vida. Además, se puede esperar que la mayoría de los reemplazos de rodilla duren más de 15 años.

Generalmente se pueden reanudar las actividades diarias, como hacer las compras y tareas domésticas leves, entre tres y seis semanas después de la cirugía. También puedes conducir alrededor de tres semanas después si puedes doblar la rodilla lo suficiente como para sentarte en el automóvil, si tienes suficiente control muscular para manejar los frenos y el acelerador y si ya no tomas analgésicos narcóticos.

Tras la recuperación, podrás realizar diversas actividades de bajo impacto, como caminar, nadar, practicar golf o ciclismo. Sin embargo, debes evitar hacer actividades de mayor impacto, como trotar, esquiar, jugar al tenis y practicar deportes de contacto o salto. Habla con el médico sobre tus limitaciones.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

Reemplazo de rodilla - atención en Mayo Clinic

Dec. 29, 2017
References
  1. Martin GM, et al. Total knee arthroplasty. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Sept. 24, 2017.
  2. Total knee replacement. American Academy of Orthopaedic Surgeons. http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=a00389. Accessed Sept. 24, 2017.
  3. AskMayoExpert. Knee replacement. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2017.
  4. Warner KJ. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. Sept. 24, 2017.