¿Te preguntas cómo será tu dieta después de la cirugía? Conoce los alimentos que te ayudarán a sanar y a perder peso de manera segura.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Una dieta de bypass gástrico ayuda a las personas que se están recuperando de la gastrectomía en manga y de la cirugía de bypass gástrico, también conocida como bypass gástrico en Y de Roux, a sanar y a cambiar sus hábitos alimenticios.

Tu médico o un dietista certificado hablarán contigo acerca de la dieta que deberás seguir después de la cirugía y te explicarán qué tipos de alimentos y cuánto puedes comer en cada comida. Seguir de cerca tu dieta de bypass gástrico puede ayudarte a perder peso de manera segura.

La dieta de bypass gástrico está diseñada para lo siguiente:

  • Permitir que tu estómago sane sin que la comida que consumes lo estire
  • Te acostumbres a comer las cantidades más pequeñas de alimentos que tu estómago más pequeño puede digerir de manera cómoda y segura
  • Ayudarte a perder peso y evitar aumentar de peso
  • Evitar los efectos secundarios y las complicaciones de la cirugía

Las recomendaciones de alimentación después de la cirugía de bypass gástrico varían dependiendo de tu situación individual.

Una dieta pos-bypass gástrico por lo general sigue un enfoque por etapas para ayudarte a volver a comer alimentos sólidos gradualmente. La rapidez con la que pases de una etapa a la siguiente depende de la rapidez con la que tu cuerpo se recupere y se adapte al cambio en los patrones de alimentación. Por lo general, puedes comenzar a comer alimentos de forma normal alrededor de tres meses después de la cirugía.

En cada etapa de la dieta pos-bypass gástrico, presta atención a lo siguiente:

  • Toma 64 onzas de líquido al día para evitar la deshidratación.
  • Bebe líquidos entre comidas, no con las comidas. Espera alrededor de 30 minutos después de las comidas para beber y evita beber 30 minutos antes de las comidas.
  • Come y bebe lentamente para evitar el síndrome de evacuación gástrica rápida, que ocurre cuando los alimentos y líquidos entran rápido al intestino delgado y en cantidades mayores a las normales y provocan náuseas, vómitos, mareos, sudoración y diarrea.
  • Come alimentos magros y ricos en proteínas a diario.
  • Elige alimentos y bebidas que sean bajos en grasas y azúcar.
  • Evita el alcohol.
  • Limita la cafeína, que puede causar deshidratación.
  • Toma suplementos de vitaminas y minerales a diario según las indicaciones de tu proveedor de atención médica.
  • Una vez que hayas pasado la etapa de líquidos solamente, mastica bien los alimentos hasta obtener una consistencia de puré antes de tragarlos.

Líquidos

Durante el primer día después de la cirugía, solo se te permitirá beber líquidos claros. Una vez que estés bien con los líquidos claros, puedes comenzar a tomar otros líquidos, tales como:

  • Caldo
  • Jugo sin azúcar
  • Té o café descafeinado
  • Leche (descremada o con 1 % de grasa)
  • Gelatina o paletas de helado sin azúcar

Alimentos hechos puré

Después de aproximadamente una semana de tolerar líquidos, puedes comenzar a comer alimentos colados y hechos puré. Los alimentos deben tener la consistencia de una pasta suave o de un líquido espeso, sin trozos sólidos de alimento en la mezcla.

Puedes comer de tres a seis comidas pequeñas al día. Cada comida debe consistir de 4 a 6 cucharadas de alimento. Coma despacio: cada comida debe durar aproximadamente 30 minutos.

Elige alimentos que formen un buen puré, tales como:

  • Carne de vaca molida magra, pollo o pescado
  • Requesón
  • Huevos revueltos blandos
  • Cereal cocido
  • Frutas blandas y vegetales cocidos
  • Sopas crema coladas

Mezcla alimentos sólidos con un líquido, como:

  • Agua
  • Leche descremada
  • Jugo sin azúcar añadido
  • Caldo

Alimentos blandos

Después de unas pocas semanas de comer alimentos en puré, y con la aprobación de tu médico, puedes agregar alimentos blandos a tu dieta. Deben ser trozos pequeños, tiernos y fáciles de masticar.

Puedes comer de tres a cinco porciones pequeñas al día. Cada comida debe consistir de un tercio a media taza de comida. Mastica cada bocado hasta que la comida tenga consistencia de puré antes de tragarla.

Los alimentos blandos incluyen:

  • Carne de vaca molida magra o pollo
  • Pescado desmenuzado
  • Huevos
  • Requesón
  • Cereal cocido o seco
  • Arroz
  • Frutas frescas blandas o enlatadas, sin semillas ni piel
  • Vegetales cocidos, sin piel

Alimentos sólidos

Después de alrededor de ocho semanas con la dieta pos-bypass gástrico, puedes volver gradualmente a comer alimentos más firmes. Comienza con tres comidas al día. Cada porción debe consistir de 1 a 1-1/2 tazas de comida. Es importante dejar de comer antes de sentirte completamente lleno.

Según cómo toleres los alimentos sólidos, es posible que puedas variar el número de comidas y la cantidad de alimentos en cada comida. Habla con tu dietista sobre lo que es mejor para ti.

Prueba alimentos nuevos de a uno por vez. Ciertos alimentos pueden causar dolor, náuseas o vómitos después de la cirugía de bypass gástrico.

Los alimentos que pueden causar problemas en esta etapa incluyen:

  • Panes
  • Bebidas gaseosas
  • Vegetales crudos
  • Vegetales fibrosos cocidos, como apio, brócoli, maíz o repollo
  • Carnes duras o carnes con cartílago
  • Carnes rojas
  • Comidas fritas
  • Comidas muy condimentadas o picantes
  • Frutos secos y semillas
  • Palomitas de maíz

Con el tiempo, es posible que puedas probar algunos de estos alimentos de nuevo, con la orientación del médico.

Una nueva dieta saludable

La cirugía de bypass gástrico reduce el tamaño de tu estómago y cambia la manera en que los alimentos ingresan a tus intestinos. Después de la cirugía, es importante que te alimentes de forma adecuada mientras te mantienes a tono con tus objetivos de pérdida de peso. Es probable que el médico te recomiende que:

  • Come y bebe despacio. Para evitar el síndrome de evacuación gástrica rápida, tómate al menos 30 minutos para comer y de 30 a 60 minutos para beber 1 taza de líquido. Espera 30 minutos antes o después de cada comida para tomar líquidos.
  • Come cantidades pequeñas. Come varias comidas pequeñas al día. Puedes comenzar con seis comidas pequeñas al día, luego pasar a cuatro comidas y, por último, cuando sigas una dieta regular, tres comidas al día. Cada comida debe incluir entre media taza y una taza de comida.
  • Bebe líquidos entre las comidas. Para evitar la deshidratación, necesitarás beber por lo menos 8 tazas (1.9 litros) de líquidos al día. Pero beber demasiado líquido a la hora de comer o cerca de las comidas puede hacer que te sientas demasiado lleno y evitar que comas suficientes alimentos ricos en nutrientes.
  • Mastica los alimentos por completo. La nueva abertura que va del estómago al intestino delgado es muy estrecha y bloquearse con trozos grandes de comida. Las obstrucciones impiden que los alimentos salgan del estómago y pueden causar vómitos, náuseas y dolor abdominal. Toma pequeños bocados de comida y mastícalos hasta obtener una consistencia de puré antes de tragarlos.
  • Prioriza los alimentos ricos en proteínas. Come estos alimentos antes de comer otros alimentos en tu comida.
  • Evita los alimentos con alto contenido de grasa y azúcar. Estos alimentos viajan rápidamente a través de tu sistema digestivo y causan el síndrome de evacuación gástrica rápida.
  • Toma los suplementos de vitaminas y minerales recomendados. Después de la cirugía, tu cuerpo no será capaz de absorber suficientes nutrientes de los alimentos. Es probable que necesites tomar un suplemento multivitamínico todos los días por el resto de tu vida.

La dieta de bypass gástrico puede ayudarte a recuperarte de la cirugía y adoptar gradualmente una manera saludable de comer y que te permita lograr tus metas para bajar de peso. Recuerda que si retomas los hábitos alimenticios poco saludables después de la cirugía para bajar de peso, es posible que no bajes todo el exceso de peso o que recuperes el peso que hayas bajado.

Los mayores riesgos de la dieta de bypass gástrico provienen de no seguir la dieta de forma adecuada. Si comes demasiado o comes alimentos que no deberías, podrías tener complicaciones. Algunas de ellas son:

  • Síndrome de evacuación gástrica rápida. Si entra demasiada comida rápidamente en tu intestino delgado, es probable que experimentes náuseas, vómitos, mareos, sudoración y diarrea. Comer demasiado o demasiado rápido, comer alimentos ricos en grasa o azúcar y no masticar de forma adecuada los alimentos puede causar náuseas o vómitos después de las comidas.
  • Deshidratación. Como se supone que no debes tomar líquidos con las comidas, algunas personas se deshidratan. Es por eso que debes beber 64 onzas (1.9 litros) de agua y otros líquidos en el día.
  • Estreñimiento. La falta de actividad física y de fibra o líquidos en la dieta puede causar estreñimiento.
  • Obstrucción de la abertura de la bolsa del estómago. La comida puede alojarse en la abertura de la bolsa del estómago, incluso si sigues cuidadosamente la dieta. Los signos y síntomas de una obstrucción de la abertura del estómago incluyen náuseas, vómitos y dolor abdominal continuos. Llama a tu médico si tienes estos síntomas durante más de dos días.
  • Aumento de peso o incapacidad para perder peso. Si continúas aumentando de peso o no pierdes peso con la dieta de bypass gástrico, habla con tu médico o dietista.
Jan. 24, 2019