Descripción general

La ecografía endoscópica es un procedimiento mínimamente invasivo para evaluar enfermedades digestivas (gastrointestinales) y pulmonares. Un endoscopio especial utiliza ondas sonoras de alta frecuencia para generar imágenes detalladas del revestimiento y las paredes del tubo digestivo y el pecho, y también órganos cercanos tales como el páncreas y el hígado, y los ganglios linfáticos.

Cuando se combina con un procedimiento llamado aspiración con aguja fina, la ecografía endoscópica le permite al médico tomar una muestra (biopsia) de líquidos y tejidos del abdomen o del pecho para su análisis. La ecografía endoscópica con aspiración con aguja fina puede ser una alternativa mínimamente invasiva a la cirugía exploratoria.

Las técnicas de la ecografía endoscópica también se utilizan en tratamientos específicos, como el drenaje de seudoquistes.

Por qué se realiza

La ecografía endoscópica se utiliza para hallar la causa de síntomas tales como dolor abdominal o de pecho, determinar el grado de las enfermedades en el tubo digestivo y los pulmones, y evaluar los hallazgos de las pruebas de diagnóstico por imágenes, como la tomografía computarizada o la resonancia magnética.

La ecografía endoscópica puede ayudar en la evaluación de:

  • Cáncer de colon, esófago, pulmón, páncreas o estómago, y cáncer ampular y del recto
  • Linfoma
  • Esófago de Barrett
  • Tumores neuroendocrinos
  • Pancreatitis y quistes pancreáticos
  • Cálculos del conducto biliar
  • Sarcoidosis

La ecografía endoscópica puede ayudar a:

  • Evaluar la profundidad de penetración de un tumor en la pared abdominal en cáncer de esófago, estómago, recto, páncreas y pulmón
  • Determinar el grado (estadio) de cáncer, si está presente
  • Determinar si el cáncer se ha esparcido (ha hecho metástasis) hacia los ganglios linfáticos u otros órganos
  • Proporcionar información precisa sobre las células del cáncer de pulmón de células no pequeñas para guiar el tratamiento
  • Evaluar los hallazgos anormales de las pruebas por imágenes, como quistes en el páncreas
  • Guiar el drenaje de seudoquistes y otras acumulaciones anormales de líquidos en el abdomen
  • Permitir la determinación precisa del objetivo para administrar medicamentos directamente en el páncreas, hígado y otros órganos

La ecografía endoscópica se realiza de forma ambulatoria y la mayoría de las personas la tolera bien.

Es posible que no seas candidato para una ecografía endoscópica si tuviste una cirugía abdominal que cambió tu anatomía, como baipás gástrico en Y de Roux.

Riesgos

La ecografía endoscópica es generalmente segura cuando se hace en un centro con un equipo de atención médica experimentado y experto. El médico hablará contigo sobre el riesgo de presentar complicaciones de la ecografía endoscópica. Estos riesgos están más comúnmente relacionados con la aspiración con aguja fina.

Entre los riesgos se pueden incluir los siguientes:

  • Sangrado
  • Infección
  • Desgarro (perforación) de la pared intestinal o la garganta
  • Pancreatitis, si se realiza aspiración con aguja fina del páncreas

Puedes reducir el riesgo de presentar complicaciones si sigues cuidadosamente las instrucciones del médico para prepararte para la ecografía endoscópica.

Llama al médico de inmediato o ve a la sala de emergencias si tienes cualquiera de estos signos o síntomas:

  • Fiebre
  • Dolor en el pecho
  • Falta de aire
  • Heces de color negro o muy oscuro
  • Dolor abdominal intenso o persistente

Cómo prepararse

El médico te dará instrucciones específicas para que te prepares para la ecografía endoscópica. Es posible que te pidan lo siguiente:

  • Ayunar antes de la ecografía endoscópica para asegurarse de que tienes el estómago vacío. Por lo general, te pedirán que ayune por lo menos 6 horas antes de la prueba.
  • Preparar el recto si la ecografía endoscópica se llevará a cabo en el área rectal. Te podrían solicitar que tomes un laxante o que te apliques un enema, y que sigas una dieta líquida antes del procedimiento.
  • Dejar de tomar algunos medicamentos, como los anticoagulantes. Los anticoagulantes pueden aumentar el riesgo de sangrado si se lleva a cabo una aspiración con aguja fina durante la ecografía endoscópica. Si tienes enfermedades crónicas, como diabetes o presión arterial alta, el médico te dará instrucciones específicas en relación con tus medicamentos.
  • Planificar con anticipación tu recuperación en el caso de que te administren sedantes antes de la ecografía endoscópica. La mayoría de las personas que se someten a una ecografía endoscópica reciben medicamentos para relajarse. Organiza que alguien te lleve a tu casa después del procedimiento.

Lo que puedes esperar

Es probable que te administren medicamentos para ayudar a que te relajes.

Durante la ecografía endoscópica, el médico pasa una sonda delgada y flexible (endoscopio) a través de la boca y del tubo digestivo. Un pequeño dispositivo ecográfico (transductor) en la sonda produce ondas sonoras que crean una imagen precisa del tejido circundante, lo que incluye los ganglios linfáticos del pecho. Luego, el endoscopio se retira progresivamente.

Si te hacen una aspiración con aguja fina en la ecografía endoscópica, el médico podría pasar un segundo dispositivo curvo a través de un canal en el endoscopio hacia el tubo digestivo. Ese dispositivo puede guiar una aguja muy delgada hacia los ganglios linfáticos, los tumores u otras anomalías. La aguja extrae líquido y tejidos para su análisis.

La ecografía endoscópica con aspiración con aguja fina generalmente dura menos de una hora.

Resultados

Un especialista en enfermedades digestivas (gastroenterólogo) o en enfermedades pulmonares (neumólogo) con capacitación específica en ecografía endoscópica interpretará las imágenes obtenidas con esta técnica. Un médico capacitado para el análisis de biopsias (patólogo) informará los resultados de la prueba si te hacen una aspiración con aguja fina. Tu médico hablará contigo sobre cualquier resultado importante y las próximas medidas que habrá que tomar.