Descripción general

La ablación endometrial es un procedimiento que destruye quirúrgicamente (extirpa) el recubrimiento del útero (endometrio). El objetivo de este procedimiento es reducir el flujo menstrual. En algunas mujeres, el flujo menstrual puede interrumpirse por completo.

No es necesario realizar incisiones en la ablación endometrial. El médico introduce instrumentos delgados a través del pasaje entre la vagina y el útero (cuello del útero).

Los instrumentos varían en función del método utilizado para extirpar el endometrio. Los métodos podrían ser frío extremo, líquidos calientes, energía de microondas o radiofrecuencias de alta energía.

Algunos tipos de ablación endometrial pueden realizarse en el consultorio del médico. Otros deben realizarse en un quirófano. Factores como el tamaño y la condición del útero ayudarán a determinar qué método de ablación endometrial es el más adecuado.

Por qué se realiza

La ablación endometrial es un tratamiento para la pérdida excesiva de sangre menstrual. El médico te puede recomendar una ablación endometrial si tienes:

  • Períodos menstruales anormalmente intensos, lo que a veces implica empapar una compresa o un tampón cada dos horas o menos
  • Sangrado que dura más de ocho días
  • Anemia por pérdida excesiva de sangre

Para reducir el sangrado menstrual, los médicos por lo general comienzan recetando medicamentos o un dispositivo intrauterino (DIU). La ablación endometrial puede ser una opción si estos otros tratamientos no ayudan o si no puedes recibir otras terapias.

Por lo general, la ablación endometrial no se recomienda a aquellas mujeres posmenopáusicas o que tengan:

  • Ciertas anomalías en el útero
  • Cáncer de útero, o mayor riesgo de padecer cáncer uterino
  • Una infección pélvica activa

Riesgos

Las complicaciones de la ablación endometrial son poco frecuentes y pueden incluir:

  • Dolor, sangrado o infección.
  • Daño por calor o frío en órganos cercanos.
  • Una herida punzante en la pared uterina por instrumentos quirúrgicos.

Fertilidad futura

Después de la ablación endometrial puede producirse un embarazo. Sin embargo, estos embarazos podrían tener un mayor riesgo para la madre y el bebé. El embarazo podría terminar en un aborto espontáneo debido a que el revestimiento del útero ha sido dañado, o bien, el embarazo podría producirse en las trompas de Falopio o en el cuello del útero en lugar de producirse en el útero (embarazo ectópico).

Algunos tipos de procedimientos de esterilización pueden realizarse en el momento de la ablación endometrial. Si tienes una ablación endometrial, se recomienda la anticoncepción o esterilización a largo plazo para evitar un embarazo.

Cómo prepararse

En las semanas previas al procedimiento, es posible que el médico:

  • Realice una prueba de embarazo. No se puede realizar ablación endometrial si estás embarazada.
  • Verifica si tienes cáncer. Se inserta un tubo delgado (catéter) a través del cuello del útero para obtener una pequeña muestra del endometrio a fin de analizar si tienes cáncer.
  • Retira el dispositivo intrauterino. No se realiza ablación endometrial cuando hay un dispositivo intrauterino colocado.
  • Adelgace el endometrio. Algunos tipos de ablación endometrial son más exitosos cuando el revestimiento del útero es delgado. El médico puede recetar medicamentos o realizar dilatación y curetaje, un procedimiento en el que raspa el tejido extra.
  • Analice las opciones de anestesia. Algunos métodos de ablación endometrial requieren anestesia general para que estés dormida durante el procedimiento. Otros tipos de ablación endometrial podrían realizarse con sedación consciente o inyecciones que adormecen en el cuello del útero y el útero.

Lo que puedes esperar

Durante el procedimiento

La ablación endometrial puede realizarse en el consultorio del médico. Sin embargo, algunos tipos de ablación endometrial se realizan en un hospital, especialmente si necesitas anestesia general.

Es necesario abrir (dilatar) la apertura en el cuello del útero para que puedan pasar los instrumentos que se usan en la ablación endometrial. La dilatación del cuello del útero puede realizarse con medicamento o con la inserción de una serie de bastoncillos que van aumentando su diámetro progresivamente.

Los procedimientos de ablación endometrial varían según el método usado para destruir el endometrio. Estas son algunas opciones:

  • Electrocirugía. Se utiliza un tubo visor delgado para ver el interior del útero. Un instrumento que se pasa a través del visor, como un asa de alambre, se calienta y se usa para tallar surcos en el endometrio. La electrocirugía requiere anestesia general.
  • Crioablación. Se usa frío extremo para crear dos o tres bolas de hielo que congelan y destruyen el endometrio. La ecografía en tiempo real le permite al médico seguir el progreso de las bolas de hielo. Cada ciclo de congelación demora hasta seis minutos y el número de ciclos necesarios depende del tamaño y la forma del útero.
  • Líquido caliente fluido. Se hace circular líquido salino caliente dentro del útero durante aproximadamente 10 minutos. Una ventaja de este método es que puede realizarse en mujeres que tienen un útero de forma irregular por desarrollo anormal de tejido, como lesiones intracavitarias o fibromas uterinos, lo que distorsiona el útero.
  • Balón térmico. Se inserta un dispositivo con forma de balón a través del cuello del útero y luego se infla con líquido caliente. Dependiendo del tipo de balón, el procedimiento puede tomar entre dos y diez minutos.
  • Microondas. Se inserta una varilla delgada a través del cuello del útero. La varilla emite microondas que calientan el tejido endometrial. El tratamiento generalmente dura de tres a cinco minutos.
  • Radiofrecuencia. Un instrumento especial despliega un dispositivo de ablación flexible dentro del útero. El dispositivo transmite energía de radiofrecuencia que vaporiza el tejido endometrial en uno o dos minutos. Luego se retira el dispositivo del útero.

Después del procedimiento

Después de la ablación endometrial, podrías tener los siguientes síntomas:

  • Cólicos. Es posible que tengas como cólicos menstruales durante algunos días. Los medicamentos de venta libre, como el ibuprofeno o el acetaminofén pueden ayudar a aliviar los cólicos.
  • Flujo vaginal Es posible que presentes una secreción acuosa, mezclada con sangre, durante algunas semanas. La secreción generalmente es más abundante durante los primeros días después del procedimiento.
  • Necesidad de orinar a menudo. Quizás necesites orinar con más frecuencia durante las primeras 24 horas después de la ablación endometrial.

Resultados

Es posible que deban pasar unos meses para ver los resultados finales, pero la ablación endometrial generalmente reduce la cantidad de sangre que se pierde durante la menstruación. La mayoría de las mujeres tendrán períodos menstruales más livianos, y algunas dejarán de menstruar por completo.

La ablación endometrial no es un proceso de esterilización, por lo que debes continuar utilizando un método anticonceptivo. Aún podría producirse un embarazo, pero probablemente resulte de alto riesgo y derive en un aborto espontáneo.