Descripción general

La cirugía de bypass de la arteria coronaria redirige la sangre por fuera de la zona parcial o completamente bloqueada de una arteria del corazón para mejorar la circulación sanguínea que llega al músculo cardíaco. El procedimiento consiste en tomar un vaso sanguíneo sano de una pierna, un brazo o del tórax y unirlo por fuera de las arterias bloqueadas en el corazón.

Si bien la cirugía de bypass de la arteria coronaria no cura la enfermedad cardíaca que causa los bloqueos (aterosclerosis o enfermedad de las arterias coronarias), puede aliviar los síntomas, como dolor en el pecho y dificultad para respirar. En algunas personas, este procedimiento puede mejorar la función cardíaca y reducir el riesgo de morir a causa de una enfermedad cardíaca.

Por qué se realiza

La cirugía de bypass de la arteria coronaria es una opción si tienes una arteria del corazón obstruida.

Tú y tu médico podrían considerarla en los siguientes casos:

  • Tienes dolor de pecho intenso producto del estrechamiento de varias de las arterias que abastecen al músculo cardíaco, lo que hace que el músculo tenga poca sangre incluso durante la práctica ejercicios ligeros o en reposo.
  • Tienes más de una arteria coronaria enferma y la cavidad de bombeo principal del corazón, el ventrículo izquierdo, no funciona correctamente.
  • La arteria coronaria principal izquierda es demasiado estrecha o está muy obstruida. Esta arteria suministra la mayor parte de sangre al ventrículo izquierdo.
  • Tienes una obstrucción arterial para la que no es adecuado insertar e inflar temporalmente un pequeño globo para ensanchar la arteria (angioplastia), tuviste una angioplastia previa o te colocaron un pequeño tubo de malla de alambre (stent) para mantener abierta la arteria que no sirvió, o te colocaron un stent, pero la arteria se estrechó nuevamente (restenosis).

La cirugía de bypass de la arteria coronaria también se puede realizar en situaciones de emergencia, como un ataque cardíaco, si no estás respondiendo a otros tratamientos.

Incluso con la cirugía de bypass de la arteria coronaria, deberás realizar cambios en tu estilo de vida después de la cirugía. Los medicamentos se recetan de manera rutinaria después de la cirugía de bypass de la arteria coronaria para reducir el colesterol en sangre, reducir el riesgo de desarrollar un coágulo de sangre y ayudar a que el corazón funcione de la mejor manera posible.

Riesgos

Dado que la cirugía de bypass de la arteria coronaria es una cirugía a cielo abierto, podrías tener complicaciones durante o después del procedimiento. Las posibles complicaciones incluyen las siguientes:

  • Sangrado.
  • Anomalías del ritmo cardíaco (arritmias).
  • Infecciones en la herida del pecho.
  • Pérdida de la memoria o problemas para pensar claramente, que con frecuencia mejoran dentro de seis a doce meses.
  • Problemas renales.
  • Accidente cerebrovascular.
  • Ataque cardíaco, si un coágulo de sangre se separa poco tiempo después de la cirugía.

El riesgo de tener complicaciones generalmente es bajo, pero depende de cómo está tu salud antes de la cirugía. El riesgo de tener complicaciones es mayor si la cirugía se realiza como un procedimiento de emergencia o si padeces otras enfermedades, como un enfisema, una enfermedad renal, diabetes o una oclusión arterial en las piernas (enfermedad arterial periférica).

Cómo te preparas

El médico te dará instrucciones específicas sobre las restricciones de actividad y los cambios en tu dieta o medicamentos que debes hacer antes de la cirugía.

Haz arreglos para después de la cirugía. Pasarán entre cuatro y seis semanas hasta que te recuperes hasta el punto en que puedas volver a conducir, volver al trabajo y hacer las tareas diarias.

Lo que puedes esperar

Antes del procedimiento

Si la cirugía de bypass de la arteria coronaria no se lleva a cabo como una cirugía de emergencia, es probable que deban hospitalizarte la mañana de la cirugía.

Durante el procedimiento

La cirugía de bypass de la arteria coronaria generalmente dura entre 3 y 6 horas, y requiere anestesia general. El número de bypass que necesitarás dependerá de la ubicación de las obstrucciones en el corazón y de su gravedad.

En la anestesia general, se introduce un tubo endotraqueal a través de la boca. Este tubo se conecta a un respirador, una máquina que respira por ti durante la cirugía e inmediatamente después de ella.

La mayoría de las cirugías de bypass de la arteria coronaria se realizan a través de una incisión grande en el tórax, mientras un sistema de circulación extracorpórea mantiene el flujo de sangre y oxígeno por el cuerpo. Esto se denomina cirugía de bypass de la arteria coronaria con bomba.

El cirujano corta por el centro del pecho, a lo largo del esternón. Luego, abre la caja torácica para exponer el corazón. Después de abrir el tórax, se detiene momentáneamente el corazón con la ayuda de medicamentos y un sistema de circulación extracorpórea se encarga de hacer circular la sangre por el cuerpo.

El cirujano corta una sección de un vaso sanguíneo sano, generalmente del interior de la pared torácica o de la pantorrilla, y conecta los extremos por arriba y por debajo de la arteria obstruida para redirigir el flujo sanguíneo alrededor de la parte estrechada de la arteria afectada.

Otras técnicas quirúrgicas que podría usar el cirujano incluyen las siguientes:

  • Cirugía sin circulación extracorpórea o a corazón latiente. Este procedimiento permite hacer una cirugía sobre el corazón latiente con equipos especiales para estabilizar el área del corazón en la que trabaja el cirujano. Este tipo de cirugía es complicada, ya que el corazón continúa en movimiento. No es una opción para cualquier persona.
  • Cirugía mínimamente invasiva. Un médico realiza un bypass de la arteria coronaria a través de pequeñas incisiones en el tórax, a menudo con el uso de robótica e imágenes de video que ayudan al cirujano a operar en un área muy pequeña. Las distintas variantes de la cirugía mínimamente invasiva podrían llamarse cirugía laparoscópica o cirugía tipo cerradura.

Después de terminar el injerto, el cirujano restablecerá el latido cardíaco, te desconectará del sistema de circulación extracorpórea y usará un alambre metálico para fijación ósea para cerrar la caja torácica. El alambre permanecerá en el cuerpo después de que se sane el hueso.

Después del procedimiento

Deberás pasar uno o dos días en la unidad de cuidados intensivos. El tubo respiratorio permanecerá colocado en la garganta hasta que te despiertes y puedas respirar por tus propios medios.

La rehabilitación cardíaca suele comenzar cuando todavía te encuentras en el hospital. Te darán un programa de ejercicios y formación diseñado para ayudarte a recuperarte. Continuarás con programas de control en el ámbito ambulatorio hasta que puedas realizar de forma segura un programa de mantenimiento en el hogar.

Si no se presentan complicaciones, probablemente te darán el alta del hospital en una semana. Incluso así, podrías tener dificultades para realizar las tareas cotidianas o caminar distancias cortas. Si después de volver a tu casa presentas alguno de los siguientes signos o síntomas, comunícate con el médico:

  • Fiebre
  • Frecuencia cardíaca acelerada
  • Dolor nuevo o que ha empeorado alrededor de la herida del pecho
  • Enrojecimiento alrededor de la herida del pecho o sangrado u otras secreciones de la herida del pecho

El período de recuperación será de seis a doce semanas. En la mayoría de los casos, podrás volver a trabajar, hacer ejercicio y retomar tu vida sexual después de cuatro a seis semanas, pero asegúrate de tener la aprobación del médico antes de hacerlo.

Resultados

Después de la cirugía, la mayoría de las personas se sienten mejor y pueden permanecer sin síntomas durante 10 a 15 años. A lo largo del tiempo, sin embargo, es probable que se obstruyan otras arterias o incluso el nuevo injerto utilizado en el bypass, lo que requerirá otro bypass o una angioplastia.

Los resultados y el resultado a largo plazo dependerán en cierta medida de la toma de los medicamentos para evitar coágulos de sangre, reducir la presión arterial, reducir el colesterol y ayudar a controlar la diabetes según lo indicado, además de seguir las recomendaciones para un estilo de vida saludable, como las siguientes:

  • Deja de fumar.
  • Sigue un plan de alimentación saludable, como la dieta DASH.
  • Alcanza y mantén un peso saludable.
  • Haz actividad física con regularidad.
  • Controla el estrés.