Descripción general

Un preservativo masculino es un recubrimiento delgado que se coloca sobre el pene erecto. Si permanece en su lugar durante la relación sexual, el sexo oral o el sexo anal, el preservativo masculino es una forma efectiva de protegerte y proteger a tu pareja de infecciones de transmisión sexual. Los preservativos masculinos también constituyen una manera efectiva de prevenir embarazos.

Los preservativos —también llamados «condones», «globitos» o «gorritos»— generalmente están hechos de látex, pero algunos se fabrican de poliuretano o de piel de cordero. Los preservativos de látex y poliuretano brindan la mayor protección contra las infecciones de transmisión sexual.

Los preservativos masculinos son sencillos de usar, económicos y pueden conseguirse fácilmente. Están disponibles con lubricante o sin este, y en una variedad de largos, formas, anchos, espesores y colores. Algunos preservativos son texturados para aumentar las sensaciones.

Por qué se realiza

Si utilizas preservativos masculinos correctamente cada vez que mantienes relaciones sexuales, estos serán muy efectivos para la prevención del embarazo y la transmisión del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), que causa el sida. Los preservativos también reducen el riesgo de contraer otras infecciones de transmisión sexual, como gonorrea y clamidia.

Los preservativos no presentan los efectos secundarios observados en algunas formas de anticoncepción femenina, como píldoras o inyecciones anticonceptivas, o las posibles complicaciones del dispositivo intrauterino (DIU). Están disponibles sin receta, de modo que es sencillo tener uno a mano cuando lo necesites.

Riesgos

Los preservativos masculinos por lo general son seguros y eficaces. Sin embargo, hay algunas cosas que deberías tener en cuenta:

  • Los preservativos pueden ocasionar una alergia al látex. Las reacciones al látex pueden ser erupción cutánea, urticaria, moqueo y, en los casos graves, opresión de las vías respiratorias y disminución de la presión arterial. Si tú o tu pareja son alérgicos al látex, un preservativo de poliuretano o de piel de cordero puede ser una alternativa.
  • Los preservativos no son infalibles. Sigue existiendo el riesgo de contraer una infección de transmisión sexual o de quedar embarazada cuando se usa un preservativo, especialmente si se rompe o se sale durante las relaciones sexuales.

Cómo prepararse

Es posible adquirir preservativos masculinos sin receta. Se venden en muchas tiendas y también se pueden encontrar en máquinas expendedoras en algunos baños. Los preservativos pueden ser más económicos y también se pueden obtener de forma gratuita en clínicas de planificación familiar. El personal de enfermería de escuelas y los centros de salud universitarios suelen tener preservativos disponibles de forma gratuita.

Encontrar el tipo de preservativo adecuado para ti puede requerir un poco de prueba y error. Es importante que encaje bien. Si queda demasiado apretado, es más probable que se rompa. Si queda demasiado suelto, podría salirse. Algunos hombres sienten que los preservativos reducen el placer o les resultan incómodos. Puedes preferir un cierto tipo de preservativo porque te resulta más cómodo o te genera más placer en las relaciones sexuales.

Algunos preservativos están lubricados con nonoxinol-9, una sustancia que mata los espermatozoides (espermicida) y está diseñada para ayudar a prevenir embarazos. Sin embargo, los preservativos sin espermicida son una mejor opción por varios motivos:

  • Los preservativos con espermicida no parecen ser más efectivos que otros preservativos lubricados para la prevención de embarazos.
  • El nonoxinol-9 puede irritar o dañar las células de la piel de la vagina o el recto. Esto podría incrementar potencialmente el riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual.
  • El espermicida no ayuda a proteger ni a ti ni a tu pareja del VIH/sida u otras infecciones de transmisión sexual.
  • Los preservativos con espermicida son más caros que otros tipos de preservativos y se vencen más rápido.

Consejos de seguridad para el uso de preservativos

Los preservativos masculinos no duran para siempre, y se deben utilizar adecuadamente para prevenir embarazos y proteger contra infecciones de transmisión sexual. Sigue estos consejos para utilizar preservativos de manera segura y efectiva:

  • Guarda los preservativos en un lugar fresco y seco. La exposición al aire, al calor y a la luz aumenta las posibilidades de que los preservativos se rompan. No guardes preservativos en una billetera o en un bolsillo por más de un mes. No guardes preservativos en tu guantera por largos períodos de tiempo. La fricción y el calor pueden hacer que los preservativos se rompan y se vuelvan menos confiables.
  • Verifica la fecha de vencimiento. No utilices preservativos vencidos.
  • Verifica que los preservativos no estén dañados. Busca signos de desgaste, roturas o agujeros pequeños antes de utilizarlos.
  • Asegúrate de utilizar únicamente lubricantes a base de agua. Algunos ejemplos son Astroglide y el gel K-Y. Si utilizas preservativos de látex, no uses lubricantes a base de aceite como vaselina, aceite de bebé, aceite mineral, aceite de oliva u otros aceites de cocina, crema batida, crema facial, protector solar, humectantes u otras lociones. Pueden debilitar los preservativos de látex y podrían hacer que se rompan.
  • Nunca reutilices un preservativo. Hacerlo incrementa el riego de embarazo y el contagio de infecciones de transmisión sexual.
  • Utiliza únicamente preservativos de látex o poliuretano para prevenir infecciones de transmisión sexual. Los preservativos de piel de cordero no brindan una protección contra infecciones de transmisión sexual tan efectiva como la de los preservativos de látex o poliuretano. Lee la etiqueta del envoltorio del preservativo para ver de qué está hecho y si está indicado para la prevención de infecciones de transmisión sexual.
  • Utiliza un preservativo en todas las relaciones sexuales. Hacerlo te ayudará a protegerte de infecciones de transmisión sexual, tengas contacto sexual vaginal, oral o anal.

Lo que puedes esperar

Es importante que los preservativos masculinos se utilicen con cuidado, correctamente y de manera constante. A continuación se describe cómo utilizar correctamente un preservativo:

  • Colócate el preservativo antes de cualquier tipo de contacto sexual. Ten en cuenta que incluso antes del orgasmo sexual masculino (eyaculación) se pueden transmitir infecciones de transmisión sexual y se puede producir un embarazo.
  • Abre el paquete con cuidado. No utilices los dientes ni las uñas.
  • Aplica lubricante en la parte externa del preservativo. Puede que este paso no sea necesario si utilizas un preservativo prelubricado.
  • Corre el prepucio hacia atrás. Este paso solo es necesario si no estás circuncidado.
  • Coloca la punta del preservativo enrollado sobre el pene. El pene debe estar erecto antes de colocarte preservativo. El borde enrollado debe quedar hacia afuera. Si comienzas a colocarte el preservativo y te das cuenta de que el lado enrollado está hacia adentro, deséchalo y utiliza otro preservativo.
  • Presiona suavemente la punta del preservativo para eliminar el aire. Este paso no es necesario si el preservativo tiene una punta con reservorio.
  • Desliza el preservativo hacia abajo. Asegúrate de que cubra todo el pene y elimina las burbujas de aire.
  • Después de la relación sexual, toma la base del preservativo antes de quitarlo. Así evitarás que el preservativo se salga antes de alejarte de tu pareja.
  • Desecha el preservativo en la basura. No tires los preservativos por el inodoro.

Resultados

Los preservativos masculinos son un método efectivo de anticoncepción. Sin embargo, en un año, se producirá un embarazo en aproximadamente 1 de 50 parejas que utilizan preservativos en forma correcta. Las probabilidades de embarazo aumentan si no utilizas el preservativo siempre durante las relaciones sexuales, o si lo utilizas de manera incorrecta.

Los preservativos son efectivos para prevenir la transmisión de la mayoría de las infecciones de transmisión sexual, aunque sigue habiendo algún riesgo. Cuando lo utilizas correctamente, el preservativo crea una barrera que limita tu exposición, y la de tu pareja, al semen u otros líquidos corporales que pueden transmitir las infecciones de transmisión sexual.

Nov. 20, 2018
References
  1. Choosing a birth control method: Male condom. Association of Reproductive Health Professionals. http://www.arhp.org/Publications-and-Resources/Quick-Reference-Guide-for-Clinicians/choosing/Male-condom. Accessed Dec. 5, 2016.
  2. Male condom. U.S. Department of Health and Human Services. http://www.hhs.gov/opa/pregnancy-prevention/non-hormonal-methods/male-condom/index.html. Accessed Dec. 5, 2016.
  3. Stone KM, et al. Male condoms. http://www.uptodate.com/home. Accessed Dec. 5, 2016.
  4. Condoms. National Health Service. http://www.nhs.uk/conditions/contraception-guide/pages/male-condoms.aspx. Accessed Dec. 5, 2016.
  5. Latex allergy. American College of Allergy, Asthma, and Immunology. http://acaai.org/allergies/types/skin-allergies/latex-allergy. Accessed Dec. 6, 2016.

Preservativos masculinos