Haz preguntas a tu equipo de atención médica y trabaja en conjunto con ellos a fin de prepararte para la quimioterapia y de saber qué efectos secundarios puedes esperar y cómo controlarlos.

La quimioterapia funciona al eliminar las células cancerosas que se dividen rápidamente. Sin embargo, al eliminar las células cancerosas, la quimioterapia también puede destruir las células sanas de rápido crecimiento. Esto puede hacer que tengas efectos secundarios.

La capacidad de la médula ósea para producir glóbulos podría disminuir.

  • Anemia. Es posible que no tengas suficientes glóbulos rojos sanos para transportar oxígeno a los tejidos, lo que puede hacer que te sientas cansado o con dificultad para respirar.
  • Sangrado. Es posible que no tengas suficientes plaquetas, una célula sanguínea que juega un papel importante en la formación de coágulos de sangre, para ayudar a prevenir el sangrado si te lesionas.
  • Infecciones. Es posible que tengas menos glóbulos blancos para proteger el cuerpo de infecciones.

La quimioterapia te puede afectar el sistema digestivo y causarte:

  • Diarrea. Podría verse afectada la capacidad del cuerpo de absorber los nutrientes de la comida y eliminar los desechos.
  • Náuseas y vómitos. El daño al revestimiento del estómago y los intestinos también puede causar náuseas y vómitos.
  • Estreñimiento. Si bien es menos común, el estreñimiento también puede ser un efecto secundario de la quimioterapia.
  • Llagas en la boca. El daño a las células de la boca puede provocar llagas que molestan para comer y beber.

La quimioterapia se dirige a las células de crecimiento rápido, incluidas las células sanas del cabello. La pérdida del cabello ocurre con mayor frecuencia en el cuero cabelludo, pero las cejas y las pestañas también pueden reducirse.

Afortunadamente, la pérdida del cabello casi siempre es temporal. Si te preocupa este efecto secundario, pregúntale a tu médico acerca de estrategias para minimizar la pérdida del cabello, como las gorras de enfriamiento.

Los medicamentos de quimioterapia viajan por el torrente sanguíneo y pueden afectar todo el organismo. Eso puede provocar síntomas, tales como:

  • Fatiga. Sentirse cansado o con poca energía es un efecto secundario común de muchos tipos de quimioterapia.
  • Problemas de memoria y razonamiento. Las personas que se someten a quimioterapia a veces informan problemas de memoria u obnubilación que se suele llamar quimiocerebro.

Considera preparar una lista de preguntas para el equipo de atención médica acerca de los efectos secundarios, así te preparas para la quimioterapia.

A continuación te ofrecemos algunas preguntas que puedes hacer:

  • ¿Cuáles efectos secundarios son más frecuentes con los medicamentos que estoy recibiendo?
  • ¿De qué manera se comparan con los efectos secundarios de otros tratamientos?
  • ¿Cómo puedo prepararme para estos efectos secundarios?
  • ¿Qué puedo hacer para reducir las chances de tenerlos?
  • ¿Cuáles efectos secundarios son peligrosos y requieren que llame o vaya a la clínica?
  • ¿Puedo llamarte en cualquier momento si tengo estos efectos secundarios? ¿A qué número de teléfono debería llamar?

Después de comenzar el tratamiento, es importante comunicarle a tu equipo de atención médica acerca de todos los efectos secundarios que notes. Mientras antes lo sepan, más chances habrá de que puedan prevenir que estos efectos secundarios se conviertan en problemas más graves.

Nov. 14, 2020