Descripción general

La angioplastia carotídea y la colocación de estents son procedimientos en los que se abren las arterias obstruidas para restablecer el flujo de sangre al cerebro. Generalmente, se realizan para tratar o prevenir accidentes cerebrovasculares.

Las arterias carótidas se encuentran a los costados del cuello. Son las principales arterias que suministran sangre al cerebro. Estas arterias se pueden obstruir con depósitos de grasa (placas) que disminuyen o bloquean el flujo de sangre al cerebro (una afección conocida como enfermedad de la arteria carótida) y provocan un accidente cerebrovascular.

En el procedimiento, se inserta y se infla temporalmente un pequeño globo en la arteria obstruida para ensancharla de modo que la sangre pueda fluir libremente al cerebro.

En general, la angioplastia carotídea se combina con otro procedimiento llamado colocación de estents. La colocación de estents implica la colocación de un pequeño espiral de metal (estent) en la arteria obstruida. El estent ayuda a mantener la arteria abierta y disminuye la probabilidad de que vuelva a estrecharse. La angioplastia carotídea y la colocación de estents se pueden utilizar cuando la cirugía carotídea tradicional (endarterectomía carotídea) no es viable o es demasiado riesgosa.

Por qué se realiza

La angioplastia carotídea y la colocación de estents pueden ser un tratamiento o una opción de prevención adecuados para el accidente cerebrovascular en los siguientes casos:

  • Si tienes una arteria carótida con un 70 % de obstrucción o más, especialmente si tuviste un accidente cerebrovascular o síntomas de un accidente cerebrovascular y tu estado de salud no te permite someterte a una cirugía; por ejemplo, si tienes una enfermedad pulmonar o cardíaca grave o si te trataste con radioterapia por tumores en el cuello
  • Si ya te sometiste a una endarterectomía carotídea y presentas nuevas estenosis después de la cirugía (reestenosis)
  • Si la ubicación del estrechamiento (estenosis) es difícil de acceder con la endarterectomía

En algunos casos, la endarterectomía carotídea puede ser una mejor opción que la angioplastia y el estent para eliminar la acumulación de depósitos de grasa (placa) que obstruyen la arteria. Tú y el médico hablarán sobre el procedimiento más seguro para ti.

Riesgos

Podrían ocurrir complicaciones al igual que con cualquier procedimiento médico. Estas son algunas de las posibles complicaciones de la angioplastia de la carótida y colocación de estent:

  • Accidente cerebrovascular o mini accidente cerebrovascular (accidente isquémico transitorio). Durante la angioplastia, podrían formarse coágulos que pueden desprenderse y desplazarse hasta el cerebro. Recibirás medicamentos anticoagulantes durante el procedimiento para reducir este riesgo.

    También puede ocurrir un accidente cerebrovascular si se desprende la placa de la arteria al pasar los catéteres por los vasos sanguíneos.

  • Nuevo estrechamiento de la arteria carótida (reestenosis). Un inconveniente importante de la angioplastia de la carótida es la posibilidad de que la arteria se vuelva a estrechar a los pocos meses de realizar el procedimiento. Se han creado estents especiales recubiertos con medicamentos para reducir el riesgo de reestenosis.
  • Coágulos. Pueden formarse coágulos dentro de los estents incluso semanas o meses después de la angioplastia. Estos coágulos podrían ocasionar un accidente cerebrovascular o la muerte. Es importante que tomes aspirina, clopidogrel (Plavix) y otros medicamentos exactamente según lo recetado para disminuir la posibilidad de que se formen coágulos en el estent.
  • Sangrado. Es posible que tengas sangrado en el sitio de la ingle donde se insertaron los catéteres. Por lo general, solo podría ocasionar un moretón pero, a veces, se produce un sangrado grave que podría requerir una transfusión de sangre o algún procedimiento quirúrgico.

Cómo prepararse

Antes de realizar una angioplastia programada, tu médico revisará tu historia clínica y realizará una exploración física. También te pueden hacer uno o más de los siguientes exámenes:

  • Ecografía. Se pasa un escáner sobre la arteria carótida para generar imágenes (mediante ondas sonoras) de la arteria estrechada y del flujo sanguíneo hacia el cerebro.
  • Angiografía por resonancia magnética o angiografía por tomografía computarizada. Estos exámenes proporcionan imágenes altamente detalladas de los vasos sanguíneos mediante ondas de radiofrecuencia en un campo magnético o rayos X con material de contraste.
  • Angiografía carotídea. Durante este examen, se inyecta material de contraste (visible en las radiografías) en una arteria para poder observar y examinar mejor los vasos sanguíneos.

Alimentos y medicamentos

Antes de la angioplastia, recibirás instrucciones sobre lo que puedes o no puedes comer o beber. Tu preparación podría ser diferente si ya estabas hospitalizado antes del procedimiento.

La noche antes del procedimiento:

  • Sigue las indicaciones del médico en relación con el ajuste de los medicamentos que estás tomando. El médico podría indicarte que dejes de tomar ciertos medicamentos antes de la angioplastia, especialmente si tomas determinados medicamentos para la diabetes, medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) o medicamentos anticoagulantes.
  • Toma los medicamentos aprobados solo con pequeños sorbos de agua.
  • Busca un modo de traslado. La angioplastia podría requerir una noche de hospitalización y no podrás conducir por tu cuenta al día siguiente a causa de los efectos prolongados del sedante.

Lo que puedes esperar

La angioplastia carotídea se considera un procedimiento no quirúrgico porque es menos invasivo que la cirugía. No se abre el cuerpo excepto por un corte muy pequeño que se realiza en un vaso sanguíneo de la ingle.

La mayoría de las personas no necesitan anestesia general y permanecen despiertas durante el procedimiento. Sin embargo, algunas personas no se mantienen despiertas debido a la anestesia y al sueño que sienten. Recibirás líquidos y medicamentos a través de un catéter intravenoso para ayudarte a relajarte.

Antes del procedimiento

  • Te llevarán a una sala de radiografías y te pedirán que te acuestes sobre una cama para el procedimiento. Apoyarás la cabeza en un área ahuecada para que te ayude a permanecer cómodo y quieto mientras se toman imágenes de la arteria carótida.
  • La ingle se rasura y se prepara con una solución antiséptica, y se coloca un paño estéril sobre el cuerpo.
  • Se inyecta anestesia local en la ingle para insensibilizar la zona.
  • Se colocan pequeñas almohadillas con electrodos en el tórax para controlar la frecuencia y ritmo cardíacos durante el procedimiento.

Durante el procedimiento

Una vez que estés sedado, el médico realiza una punción en una arteria (generalmente la arteria femoral del área de la ingle). A continuación se describen los procedimientos de angioplastia y colocación de estent.

  • Se coloca un pequeño tubo (vaina) en la arteria. Luego, se inserta un catéter con una punta de globo por el tubo hasta el estrechamiento de la arteria carótida con guía de rayos X. No sentirás el paso del catéter por las arterias, ya que el interior de estas no tiene terminaciones nerviosas.
  • Se inyecta un medio de contraste en la arteria carótida a través del catéter. El medio de contraste puede provocar un sentimiento de calor temporal en un lado del rostro. Este medio de contraste proporciona una visión detallada del estrechamiento de la arteria y del flujo sanguíneo al cerebro.
  • Se coloca un filtro en la arteria. El filtro, llamado dispositivo de protección embólica, se inserta más allá del estrechamiento para atrapar cualquier residuo que se pueda desprender del área estrecha de la arteria durante el procedimiento.
  • La punta de globo se inserta en el área estrecha y se infla para empujar la plaqueta hacia un lado y expandir el vaso.
  • Se podrá colocar un pequeño tubo de malla metálica (estent) en el vaso recientemente abierto. El estent expandido ofrece un soporte que ayuda a impedir que la arteria se estreche otra vez. El estent puede estar recubierto por un fármaco que se libera lentamente con el tiempo para ayudar a prevenir la reestenosis.
  • Se retira el filtro, la vaina, el catéter y el globo. Se aplica presión al pequeño lugar en donde se insertó el catéter para prevenir el sangrado.

Cuando finaliza el procedimiento, permaneces recostado y quieto en una posición mientras se aplica presión al sitio para detener el sangrado. Generalmente no te darán puntos de sutura pero te aplicarán un vendaje para cubrir el lugar de la pequeña incisión. Luego, se te llevará al área de recuperación.

Después del procedimiento

Para evitar el sangrado del lugar en donde se insertó el catéter, debes permanecer recostado relativamente quieto durante varias horas. Estarás en el área de recuperación o en tu habitación del hospital. Después del procedimiento, es posible que te hagan una ecografía de la arteria carótida. La mayoría de las personas recibe el alta del hospital dentro de las 24 horas después del procedimiento.

El lugar en donde se insertó el catéter puede continuar sensible, hinchado y con hematomas durante algunos días. Puede haber una pequeña área de decoloración o un pequeño bulto en el área de la punción. Puedes tomar paracetamol (Tylenol u otros) en la dosis recomendada según lo necesites por la molestia, u otro medicamento que te recete el médico.

Puede que tengas que evitar realizar actividades extenuantes y levantar peso durante 24 horas después del procedimiento.

Resultados

En la mayoría de los casos, la angioplastia carotídea y la colocación de estents aumentan el flujo sanguíneo a través de la arteria previamente obstruida y reducen el riesgo de un accidente cerebrovascular.

Busca atención médica de emergencia si los signos y síntomas reaparecen, como problemas para caminar o hablar, entumecimiento de un lado del cuerpo u otros síntomas similares a los que tuviste antes del procedimiento.

La angioplastia carotídea y la colocación de estents no son apropiados para todos. El médico puede determinar si los beneficios superan los riesgos posibles.

Como la angioplastia carotídea es más nueva que la cirugía carotídea tradicional, los resultados a largo plazo aún están en investigación. Habla con el médico sobre los resultados que podrías esperar y el tipo de seguimiento necesario después del procedimiento.

Estos cambios en el estilo de vida te ayudarán a mantener buenos resultados:

  • No fumes.
  • Reduce los niveles de colesterol y de triglicéridos.
  • Mantén un peso saludable.
  • Controla otras afecciones, como la diabetes y la presión arterial alta.
  • Haz ejercicio con regularidad.