Descripción general

La reconstrucción del ligamento cruzado anterior es una cirugía para reemplazar un ligamento cruzado anterior desgarrado, que es uno de los principales ligamentos de la rodilla. Las lesiones de ligamento cruzado anterior se producen normalmente durante la práctica de deportes que implican detenerse y cambiar de dirección en forma repentina, por ejemplo fútbol, fútbol americano, baloncesto y vóleibol.

Los ligamentos son fuertes bandas de tejido que conectan un hueso con otro. Durante la reconstrucción de un ligamento cruzado anterior, el ligamento roto se retira y se sustituye por una banda de tejido que suele conectar el músculo con el hueso (tendón). El tendón de injerto se toma de otra parte de la rodilla o de un donante fallecido.

La reconstrucción del ligamento cruzado anterior es una cirugía ambulatoria que realiza un médico especializado en procedimientos quirúrgicos de huesos y articulaciones (cirujano ortopédico).

Por qué se realiza

El ligamento cruzado anterior, uno de los dos ligamentos que cruza por el medio de la rodilla, conecta el hueso del muslo con la tibia y ayuda a estabilizar la articulación de la rodilla.

La mayoría de las lesiones del ligamento cruzado anterior ocurren al practicar deportes y hacer actividades físicas que pueden ejercer presión en la rodilla:

  • Reducir la velocidad y cambiar de dirección de manera repentina
  • Girar con el pie plantado en el suelo
  • Aterrizar de un salto de manera incorrecta
  • Detenerse de manera repentina
  • Recibir un golpe directo en la rodilla

Una fisioterapia puede tratar una lesión del ligamento cruzado anterior de manera satisfactoria en aquellas personas que son relativamente inactivas, que participan en actividades recreativas y ejercicios moderados o practican deportes que ejercen menos presión en la rodilla.

La reconstrucción del ligamento cruzado anterior suele recomendarse en los siguientes casos:

  • Eres deportista y quieres continuar practicando tu deporte, sobre todo si implica saltos, cambios de dirección y giros
  • Hay más de un ligamento dañado
  • Tienes un menisco desgarrado que requiere reparación
  • La lesión provoca que la rodilla falle o ceda durante las actividades cotidianas
  • Eres joven (aunque otros factores, como el nivel de actividad y la inestabilidad de la rodilla, son más importantes que la edad)

Riesgos

La reconstrucción del ligamento cruzado anterior es un procedimiento quirúrgico. Y, como con cualquier cirugía, el sangrado y la infección del sitio quirúrgico son posibles riesgos. Otros riesgos asociados con la reconstrucción del ligamento cruzado anterior incluyen:

  • Dolor o rigidez en la rodilla
  • Mala cicatrización del injerto
  • Fracaso del injerto después de volver a hacer deporte

Cómo te preparas

Antes de la cirugía, probablemente debas hacer varias semanas de fisioterapia. El objetivo previo a la cirugía es reducir el dolor y la hinchazón, recuperar toda la amplitud de movimiento de la rodilla y fortalecer los músculos. Las personas que se someten a la cirugía con la rodilla inflamada y rígida pueden no recuperan toda la amplitud de movimiento después de la cirugía

La reconstrucción de ligamento cruzado anterior es un procedimiento ambulatorio; por lo tanto, podrás volver a casa ese mismo día. Pídele a otra persona que te lleve a casa.

Alimentos y medicamentos

Dile a tu cirujano sobre los medicamentos y los suplementos alimenticios que tomas. Si tomas medicamentos anticoagulantes con regularidad, tu médico podrá pedirte que dejes de hacerlo durante al menos una semana antes de la cirugía para reducir el riesgo de sangrado.

Sigue las instrucciones de tu médico sobre cuándo dejar de comer, beber y tomar cualquier otro medicamento la noche anterior a la cirugía.

Lo que puedes esperar

Normalmente se utiliza anestesia general durante la reconstrucción del ligamento cruzado anterior, así que estarás inconsciente durante la cirugía. La reconstrucción del ligamento cruzado anterior, por lo general, se realiza mediante pequeñas incisiones, una para introducir un tubo delgado con una pequeña cámara de video y otras para permitir el acceso de los instrumentos quirúrgicos al espacio de la articulación.

Durante el procedimiento

El cirujano te extirpará el ligamento dañado y lo reemplazará con un segmento de tendón. El tejido de reemplazo se llama injerto y proviene de otra parte de la rodilla o del tendón de un donante fallecido.

El cirujano perforará cavidades o túneles en el fémur y la tibia para colocar de forma precisa el injerto, que luego se fija a los huesos con tornillos u otros dispositivos. El injerto servirá como andamio sobre el que podrá crecer nuevo tejido de ligamento.

Después del procedimiento

Una vez que te recuperas de la anestesia, puedes ir a casa el mismo día. Antes de que vuelvas a tu casa, practicarás cómo caminar con muletas y el cirujano quizás te pida que utilices una rodillera o una férula para proteger el injerto.

Tu médico te dará instrucciones específicas sobre cómo controlar la hinchazón y el dolor después de la cirugía. En general, es importante que mantengas la pierna elevada, apliques una envoltura fría o hielo en la rodilla y descanses tanto como sea posible.

Los medicamentos que alivian el dolor son los analgésicos de venta libre, como el acetaminofén (Tylenol), el ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros) o el naproxeno sódico (Aleve). El médico puede recetarte medicamentos más fuertes, como meloxicam (Mobic), tramadol (Ultram, Qdolo, ConZip) u oxicodona (OxyContin, Roxicodona, otros). Si te recetan opiáceos, debes tomarlos solo contra el dolor irruptivo, ya que tienen muchos efectos secundarios y un riesgo considerable de generar adicción.

Sigue las indicaciones del cirujano sobre cuándo debes aplicar hielo sobre la rodilla, durante cuánto tiempo debes usar las muletas y cuándo es seguro que cargues peso sobre la rodilla. También te dirán cuándo puedes ducharte o bañarte, cuándo debes cambiar los vendajes de la herida y cómo administrar los cuidados posoperatorios.

La fisioterapia progresiva después de una cirugía de ligamento cruzado anterior ayuda a fortalecer los músculos que rodean la rodilla y mejorar la flexibilidad. Un fisioterapeuta te enseñará cómo hacer los ejercicios, ya sea bajo supervisión continua o en casa. Para recuperarse adecuadamente y lograr los mejores resultados posibles, es importante seguir el plan de rehabilitación.

Resultados

A menudo, la reconstrucción exitosa del ligamento cruzado anterior, junto con una rehabilitación focalizada, pueden restaurar la estabilidad y la función de la rodilla. Dentro de las primeras semanas posteriores a la cirugía, deberías intentar recuperar la misma amplitud de movimiento que tiene la otra rodilla. La recuperación lleva al menos nueve meses.

Puede llevar entre ocho y doce meses o más para que los atletas puedan retomar la actividad deportiva.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic de pruebas y procedimientos para ayudar a prevenir, detectar, tratar o controlar las afecciones.

Experiencia en Mayo Clinic e historias de pacientes

Nuestros pacientes nos informan que la calidad de sus interacciones, nuestra atención al detalle y la eficiencia de sus visitas constituyen un cuidado de la salud que nunca antes habían experimentado. Mira las historias de pacientes satisfechos de Mayo Clinic.

July 29, 2021
  1. Papadakis MA, et al., eds. Musculoskeletal injuries of the knee. In: Current Medical Diagnosis & Treatment 2021. 60th ed. McGraw Hill; 2021. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Dec. 10, 2020.
  2. Miller M, et al. Anterior cruciate ligament injuries. In: DeLee, Drez, and Miller's Orthopaedic Sports Medicine: Principles and Practice. 5th ed. Elsevier; 2020. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 15, 2020.
  3. Friedberg RP. Anterior cruciate ligament injury. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Dec. 1, 2020.
  4. Giangarra CE, et al., eds. Anterior cruciate ligament injuries. In: Clinical Orthopaedic Rehabilitation: A Team Approach. 4th ed. Elsevier; 2018. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 15, 2020.
  5. Frontera WR, et al., eds. Anterior cruciate ligament sprain. In: Essentials of Physical Medicine and Rehabilitation: Musculoskeletal Disorders, Pain, and Rehabilitation. 4th ed. Elsevier; 2019. https://www.clinicalkey.com. Accessed Dec. 15, 2020.
  6. Filbay SR, et al. Evidence-based recommendations for the management of anterior cruciate ligament (ACL) rupture. Best Practice & Research. Clinical Rheumatology. 2019; doi:10.1016/j.berh.2019.01.018.
  7. AskMayoExpert. Arthroscopic knee surgery. Mayo Clinic; 2019.
  8. Meloxicam. IBM Micromedex. https://www.micromedexsolutions.com. Accessed Dec. 17, 2020.
  9. Jansson H, et al. Perioperative pain management strategies for anterior cruciate ligament reconstruction. JBJS Reviews. 2018; doi:10.2106/JBJS.RVW.17.00059.
  10. Stuart MJ (expert opinion). Mayo Clinic. Dec. 31, 2020.

Reconstrucción de ligamento cruzado anterior