Descripción general

La prueba de A1C es un análisis de sangre frecuente usado para diagnosticar la diabetes tipo 1 y tipo 2, y luego determinar cómo se está controlando la diabetes. La prueba de A1C también recibe otros nombres, entre ellos hemoglobina glicosilada, hemoglobina glucosilada, hemoglobina A1C y HbA1c.

Esta prueba de A1C indica el nivel promedio de azúcar en la sangre de los últimos dos o tres meses. En especial, la prueba de A1C mide el porcentaje de hemoglobina (una proteína en los glóbulos rojos que transporta el oxígeno) que está cubierto con azúcar (glicosilada). Cuanto más elevado sea el nivel de A1C, menor será el control de azúcar en sangre y más elevado el riesgo de las complicaciones de la diabetes.