La pérdida de peso sin causa aparente o de forma involuntaria, especialmente si es significativa o persistente, puede ser un signo de un trastorno médico no diagnosticado.

El momento en el cual la pérdida de peso sin causa aparente se convierte en una preocupación médica no puede determinarse con exactitud. Pero muchos médicos están de acuerdo en que se requiere una evaluación médica si una persona pierde más del 5 por ciento de su peso en seis meses a un año, especialmente si se trata de adultos mayores. Por ejemplo, una pérdida de peso de un 5 por ciento en una persona que pesa 160 libras (72 kilogramos) es de 8 libras (3,6 kilogramos). En una persona que pesa 200 libras (90 kilogramos), la pérdida es de 10 libras (4,5 kilogramos).

El peso se ve afectado por la ingesta de calorías, el nivel de actividad, el estado de salud general, la edad, la absorción de nutrientes y los factores económicos y sociales.

Si adelgazas de forma involuntaria y esto te preocupa, consulta con tu médico. Como regla general, perder más del 5 por ciento de tu peso en un período de 6 a 12 meses podría indicar un problema. Si eres un adulto mayor con varios problemas de salud no diagnosticados o más graves, incluso un adelgazamiento menor podría ser significativo.

El médico trabajará contigo para tratar de determinar la causa del adelgazamiento. Al principio, esto implicará una revisión exhaustiva de tus antecedentes, una exploración física y análisis de laboratorio de rutina. Las exploraciones por imágenes para la detección de tipos de cáncer ocultos no suelen resultar útiles a menos que haya algún otro indicio que apunte en esa dirección.

En ocasiones, si la evaluación básica es negativa, el próximo paso razonable sería una observación cautelosa entre uno y seis meses. Es posible que necesites una dieta especial para prevenir un adelgazamiento mayor o para recuperar el peso perdido.

Aug. 26, 2017