Todas las personas sufren dolores abdominales de vez en cuando. Otros términos que se utilizan para describir el dolor abdominal son dolor de estómago, dolor de barriga, dolor de intestinos y dolor de panza. El dolor abdominal puede ser leve o intenso. Puede ser continuo o intermitente. El dolor abdominal puede ser de corto plazo (agudo) o producirse durante semanas, meses o años (crónico).

Llama a tu médico de inmediato si tienes un dolor abdominal tan intenso que no puedas moverte sin provocar más dolor, o no puedes mantenerte erguido o encontrar una posición cómoda.

Busca ayuda médica de inmediato si el dolor se presenta con otros signos y síntomas preocupantes, como los siguientes:

  • dolor intenso;
  • fiebre;
  • heces con sangre;
  • náuseas y vómitos persistentes;
  • pérdida de peso;
  • piel con apariencia amarillenta;
  • sensibilidad intensa del abdomen ante el tacto;
  • hinchazón del abdomen.

Llama al 911 o solicita asistencia médica de emergencia

Busca ayuda si tu dolor abdominal es intenso y se asocia con lo siguiente:

  • traumatismo, como un accidente o una lesión;
  • presión o dolor en el pecho.

Busca atención médica inmediata

Haz que alguien te lleve al centro atención de urgencias o a la sala de emergencias si experimentas lo siguiente:

  • dolor intenso;
  • fiebre;
  • heces con sangre;
  • náuseas y vómitos persistentes;
  • pérdida de peso;
  • piel con apariencia amarillenta;
  • sensibilidad intensa del abdomen ante el tacto;
  • hinchazón del abdomen.

Programa una visita con tu médico

Programa una consulta con tu médico si el dolor abdominal te preocupa o dura más que un par de días.

Mientras tanto, encuentra formas de aliviar el dolor. Por ejemplo, ingiere comidas en porciones más pequeñas si el dolor se produce junto con indigestión. Evita consumir analgésicos de venta libre, como aspirinas o ibuprofeno (Advil, Motrin IB, entre otros) debido a que pueden producir irritación en el estómago que pueden empeorar el dolor abdominal.

Oct. 25, 2016