¿Qué es el duelo?

El duelo es una emoción fuerte, a veces abrumadora, que sienten las personas, independientemente de que la tristeza se deba a la pérdida de un ser querido o a un diagnóstico terminal que ellas o un ser querido han recibido.

Es posible que se sientan adormecidas y aisladas de la vida cotidiana, incapaces de continuar con sus obligaciones habituales y agobiadas por su sentimiento de pérdida.

El duelo es la reacción natural ante la pérdida. Esta experiencia es universal y, a la vez, personal. Las experiencias particulares de duelo varían y están influenciadas por la naturaleza de la pérdida. Algunos ejemplos de pérdida incluyen la muerte de un ser querido, el final de una relación importante, la pérdida del empleo, la pérdida por un robo o la pérdida de la independencia debido a una discapacidad.

Los expertos aconsejan a las personas que atraviesan un duelo que comprendan que no pueden controlar el proceso y que se preparen para las distintas etapas del duelo. Comprender el motivo por el que sufren puede ayudar, como así también hablar con otras personas e intentar resolver problemas que quizá causen un gran dolor emocional, por ejemplo, sentirse culpable por la muerte de un ser querido.

El duelo puede durar meses o años. Generalmente, el dolor disminuye a medida que pasa el tiempo y la persona afligida se adapta a la vida sin el ser querido, a la noticia de un diagnóstico terminal o a la idea de que un ser querido quizá muera.

Si no sabes con certeza si tu proceso de duelo es normal, consulta a un profesional de atención médica. La ayuda externa a veces es útil para las personas que intentan recuperarse y adaptarse a una muerte o un diagnóstico de enfermedad terminal.