Prevención del cáncer de mama: cómo reducir el riesgo

La prevención del cáncer de mama comienza con hábitos saludables, tales como limitar el consumo de alcohol y mantenerse físicamente activa. Comprende qué puedes hacer para reducir el riesgo de padecer cáncer de mama.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si te preocupa el cáncer de mama, quizá te preguntes si hay alguna medida que puedas tomar para prevenir el cáncer de mama. Algunos factores, como los antecedentes familiares, no se pueden modificar. Sin embargo, hay cambios en el estilo de vida que puedes hacer para reducir el riesgo.

¿Qué puedo hacer para reducir el riesgo de cáncer de mama?

Se ha demostrado en los estudios que los cambios en el estilo de vida disminuyen el riesgo de padecer cáncer de mama, incluso en mujeres que tienen un alto riesgo de padecerlo. Las siguientes son medidas que puedes tomar para reducir el riesgo:

  • Limita el consumo de alcohol. A mayor cantidad de alcohol que consumas, mayor será el riesgo de padecer cáncer de mama. Según las investigaciones sobre el efecto del alcohol en el riesgo de padecer cáncer de mama, generalmente se recomienda limitar el consumo a menos de 1 vaso por día, debido a que incluso las pequeñas cantidades aumentan el riesgo.
  • No fumes. Las pruebas acumuladas indican un vínculo entre el tabaquismo y el riesgo de padecer cáncer de mama, particularmente en mujeres premenopáusicas. Asimismo, el no fumar es una de las mejores cosas que puedes hacer por tu salud en general.
  • Controla tu peso. Tener sobrepeso u obesidad aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama. Esto es especialmente así si ocurre a una edad más avanzada, particularmente después de la menopausia.
  • Haz actividad física. La actividad física puede ayudarte a mantener un peso saludable, el cual, a su vez, ayuda a prevenir el cáncer de mama. Para la mayoría de los adultos sanos, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos recomienda un mínimo semanal de 150 minutos de actividad aeróbica moderada o de 75 minutos de actividad aeróbica intensa, más ejercicios de entrenamiento de fuerza al menos dos veces por semana.
  • Amamanta a tu hijo. La lactancia puede tener un rol en la prevención del cáncer de mama. Mientras más tiempo amamantes, mayor será el efecto de protección.
  • Limita la dosis y la duración de la terapia hormonal. La terapia hormonal combinada que se administra durante más de tres a cinco años aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama. Si estás recibiendo terapia hormonal para tratar los síntomas de la menopausia, consulta con tu médico si hay otras opciones. Es posible que puedas controlar tus síntomas con medicamentos y terapias no hormonales. Si determinas que los beneficios de la terapia hormonal a corto plazo superan los riesgos, usa la dosis más baja que sea efectiva para ti y continúa bajo la supervisión de tu médico durante todo el tiempo que estés tomando las hormonas.
  • Evita exponerte a la radiación y la contaminación ambiental. Los métodos de diagnóstico por imágenes, como la tomografía computarizada, utilizan altas dosis de radiación. Aunque se necesiten más estudios, algunas investigaciones indican un vínculo entre el cáncer de mama y la exposición a la radiación. Reduce la exposición al someterte a estos estudios solo cuando sea absolutamente necesario.

¿Una dieta saludable puede prevenir el cáncer de mama?

Una dieta saludable podría disminuir el riesgo de algunos tipos de cáncer, además del riesgo de diabetes, enfermedades del corazón y accidentes cerebrovasculares. Por ejemplo, las mujeres que consumen una dieta mediterránea complementada con aceite de oliva extra virgen y frutos secos variados podrían tienen menor riesgo de padecer cáncer de mama. La dieta mediterránea se centra principalmente en los alimentos de origen vegetal, como frutas y vegetales, cereales integrales, legumbres y frutos secos. Las personas que siguen la dieta mediterránea eligen las grasas saludables, como el aceite de oliva, en lugar de la mantequilla, y el pescado en lugar de la carne roja.

Mantener un peso saludable también es un factor fundamental para prevenir el cáncer de mama.

Jan. 17, 2016 See more In-depth