Los adolescentes y el uso de los medios sociales: ¿cuál es la repercusión?

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Los medios sociales son un aspecto importante de la vida de muchos adolescentes. Una encuesta realizada en 2018 por el Pew Research Center (Centro de Investigación Pew) a casi 750 jóvenes de entre 13 y 17 años reveló que el 45 % está conectado prácticamente todo el tiempo y que el 97 % utiliza una plataforma de medios sociales, como YouTube, Facebook, Instagram o Snapchat.

Pero, ¿qué repercusión tiene el uso de los medios sociales en los adolescentes?

Beneficios de las redes sociales

Las redes sociales permiten que los adolescentes creen identidades en línea, se comuniquen con otros y construyan lazos sociales. Estas redes pueden proporcionar a los adolescentes un apoyo valioso, especialmente ayudando a los que sufren exclusión o tienen discapacidades o enfermedades crónicas.

Los adolescentes también usan las redes sociales para entretenerse y expresarse. Y las plataformas pueden exponer a los adolescentes a eventos actuales, lo que les permite interactuar más allá de las barreras geográficas y les enseña sobre una variedad de temas, incluidos comportamientos saludables. Las redes sociales que son divertidas o que los distraen, o bien, que les proporcionan una conexión significativa con sus pares y con una amplia comunidad social pueden incluso ayudar a los adolescentes a evitar la depresión.

Las redes sociales son perjudiciales

Sin embargo, el uso de las redes sociales también puede afectar negativamente a los adolescentes, al distraerlos, interrumpir su sueño y exponerlos al hostigamiento, a la propagación de rumores, a las opiniones poco realistas sobre la vida de otras personas y a la presión de grupo.

Los riesgos podrían estar relacionados con la cantidad de redes sociales que usan los adolescentes. Un estudio realizado en 2019 con más de 6500 niños de entre 12 y 15 años en los Estados Unidos determinó que aquellos que pasaban más de tres horas por día en las redes sociales podrían estar en mayor riesgo de tener problemas de salud mental. Otro estudio realizado en Inglaterra, en 2019, con más de 12 000 jóvenes de entre 13 y 16 años concluyó que usar redes sociales más de tres veces por día predecía una mala salud mental y un bienestar deficiente en los adolescentes.

Otros estudios también han observado vínculos entre los altos niveles de uso de redes sociales y los síntomas de depresión o ansiedad. Un estudio realizado en 2016 con más de 450 adolescentes determinó que un mayor uso de las redes sociales, el uso durante la noche y la inversión emocional en estas, como sentirse molesto cuando no se puede iniciar sesión, se relacionaban con una peor calidad de sueño y niveles más elevados de ansiedad y depresión.

La forma en que los adolescentes utilizan las redes sociales también podría determinar su repercusión. Un estudio realizado en 2015 concluyó que la comparación social y la búsqueda de retroalimentación por parte de los adolescentes que utilizan redes sociales y teléfonos celulares se relacionaban con síntomas depresivos. Además, un pequeño estudio realizado en 2013 estableció que los adolescentes mayores que utilizaban las redes sociales de manera pasiva, por ejemplo, simplemente viendo las fotografías de los demás, mostraban una menor satisfacción con la vida. Aquellos que usaron las redes sociales para interactuar con otros o publicar su propio contenido no experimentaron estos descensos.

Un estudio más antiguo sobre la repercusión de las redes sociales en estudiantes universitarios demostró que, cuanto más tiempo usaban Facebook, más fuerte era su creencia de que los demás eran más felices que ellos. Sin embargo, cuanto más tiempo pasaban los estudiantes saliendo con sus amigos, menos se sentían así.

Debido a la naturaleza impulsiva de los adolescentes, los expertos sugieren que los adolescentes que publican contenido en las redes sociales corren el riesgo de compartir fotografías íntimas o historias muy personales. Esto puede dar lugar a que sean hostigados, acosados o, incluso, chantajeados. A menudo, los adolescentes escriben publicaciones sin considerar consecuencias o problemas relacionados con la privacidad.

Cómo proteger a tu hijo adolescente

Hay medidas que puedes tomar para fomentar el uso responsable de los medios sociales y limitar algunos de sus efectos negativos. Ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Establece límites razonables. Habla con tu adolescente sobre maneras para evitar que los medios sociales interfieran en sus actividades, sueño, comidas o deberes. Fomenta una rutina para acostarse que no incluya el uso de medios electrónicos, y no permitas celulares ni tabletas dentro de los dormitorios de los adolescentes. Da el ejemplo y tú también respeta estas reglas.
  • Controla las cuentas de tu hijo adolescente. Infórmale a tu hijo adolescente que revisarás periódicamente sus cuentas de medios sociales. Podrías hacerlo una vez a la semana o con mayor frecuencia. No lo dejes inconcluso.
  • Explica lo que no está bien. Desalienta los rumores, los chismes, el hostigamiento o los daños a la reputación ajena, ya sea por Internet o por cualquier medio. Habla con tu hijo adolescente sobre lo que es apropiado y seguro compartir en los medios sociales.
  • Fomenta el contacto cara a cara con sus amigos. Esto es particularmente importante para los adolescentes vulnerables al trastorno de ansiedad social.
  • Habla sobre los medios sociales. Habla de tus propios hábitos en los medios sociales. Pregúntale a tu hijo adolescente cómo usa los medios sociales y cómo se siente. Recuérdale a tu hijo adolescente que los medios sociales están repletos de imágenes poco realistas.

Si crees que tu hijo adolescente está experimentando signos o síntomas de ansiedad o depresión relacionados con el uso de los medios sociales, habla con su médico.

May 05, 2020 See more In-depth