¿Te darías cuenta si tu hijo estuviera consumiendo sustancias inhaladas? Considera los signos indicadores del uso de sustancias inhaladas, y lo que puedes hacer para prevenirlo.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

¿Cuál es el peligro de una lata de pintura en atomizador o desodorante? Muchos.

Inhalar productos domésticos comunes puede dar un subidón rápido. Por más inofensivo que les parezca a los niños, los riesgos son reales y potencialmente mortales.

Se utilizan más de 1000 productos como inhalantes. Muchos de ellos son artículos domésticos ordinarios, entre los que se incluyen los siguientes:

  • Removedor de esmalte de uñas
  • Limpiadores de hogar
  • Desodorantes
  • Rocío vegetal de cocina
  • Líquido corrector de la máquina de escribir
  • Pegamento
  • Cemento de goma
  • Diluyente de pintura
  • Líquido encendedor de butano
  • Cera para zapatos
  • Pintura en aerosol
  • Marcadores
  • Gasolina
  • Crema batida en aerosol

El término inhalar se utiliza a veces como término genérico para cualquier tipo de uso de inhalantes. Pero hay varias maneras de usar los inhalantes, incluidas las siguientes:

  • Inhalar. Para inhalar un inhalante, se empapa un trapo con el inhalante y se lo presiona contra la boca.
  • Aspirar o esnifar. Los gases se aspiran o esnifan directamente de un envase de aerosol o se rocían sobre una superficie calentada y se aspiran.
  • Embolsar. Los gases se rocían o se vierten en una bolsa de plástico o de papel, que se coloca sobre la boca, la nariz o la cabeza. Este método aumenta el riesgo de asfixia.
  • Rociar. El aerosol se rocía directamente en la nariz o la boca.
  • Inhalar. Las bombas de metal utilizadas para obtener nata montada de una lata (whippets) se perforan para que el óxido nitroso pueda escapar a un globo, desde el cual se inhala.

El resoplido causa una sensación de euforia que dura de 15 a 45 minutos. La sensación puede prolongarse con el uso continuado. Para muchos niños, los inhalantes son una alternativa poco costosa y accesible al alcohol o la marihuana.

La mayoría de los usuarios de inhalantes afirman haber comenzado a utilizarlos antes de los 15 años.

Además de la euforia inicial, la inhalación de productos de uso doméstico también podría causar:

  • Mareos
  • Dolor de cabeza
  • Hablar arrastrando las palabras
  • Erupción cutánea dolorosa
  • Pérdida de coordinación, inhibición y control
  • Agresividad
  • Apatía
  • Alucinaciones e ideas delirantes
  • Asfixia
  • Convulsiones
  • Pérdida del conocimiento
  • Un latido rápido e irregular del corazón que puede desencadenar una insuficiencia cardíaca mortal, incluso para los inhaladores por primera vez
  • Muerte

El uso crónico de inhalantes puede causar:

  • Daño hepático
  • Daño renal
  • Daño en los nervios
  • Daño cerebral permanente
  • Pérdida auditiva
  • Problemas de coordinación

Algunos daños pueden ser irreversibles.

Las personas que utilizan inhalantes también corren un mayor riesgo de sufrir depresión, tener pensamientos suicidas y trastornos de conducta, y consumir drogas en el futuro.

El uso de inhalantes puede ser difícil de detectar. Busca estas señales de advertencia:

  • Trapos, ropa, bolsas o gasas escondidos o contenedores vacíos de productos que podrían ser utilizados incorrectamente
  • Olores químicos en el aliento o la ropa
  • Pintura u otras manchas en la cara, las manos o la ropa
  • Hablar con dificultad o incoherencia
  • Parecer borracho o aturdido
  • Náuseas o pérdida de apetito
  • Un sarpullido alrededor de la boca que se extiende hasta la mitad de la cara (sarpullido por inhalación de pegamento)
  • Falta de coordinación y atención, irritabilidad, depresión
  • Ojos rojos o goteo nasal

Para prevenir el uso de inhalantes, habla al respecto abiertamente. Sé consciente de lo que tu hijo está haciendo y mantente involucrado en su vida.

  • Analiza los riesgos. Una conversación franca puede ayudar a prevenir una tragedia. Habla sobre los productos de los que se puede abusar y los términos de la jerga de los inhalantes. Enfatiza que los inhalantes son sustancias químicas mortales, no una forma inofensiva de drogarse.
  • Revisa el material escolar. Cuando sea posible, sustituye los productos a base de solvente por productos a base de agua.

Si tu hijo está usando inhalantes, mantén la calma. Si respira, llévalo a una zona bien ventilada hasta que se disipen los efectos de los inhalantes. Si está inconsciente o no respira, busca ayuda médica de emergencia.

Si tu hijo no puede dejar de usar los inhalantes por sí solo, piensa si está teniendo problemas sociales o académicos o si sucumbe a la presión de grupo. Habla con el médico de tu hijo, con un consejero escolar o con un profesional de un centro local de rehabilitación de drogas. El apoyo de un profesional de la salud mental también puede ser valioso. Con ayuda, tu hijo puede terminar con el uso de los inhalantes y aprender a tomar decisiones saludables.

May 05, 2020