¿Hay un equivalente de Viagra para la mujer?

Respuesta de Yvonne Butler Tobah, M.D.

Dada la efectividad de los medicamentos para tratar la disfunción eréctil, como el sildenafilo (Viagra), tadalafilo (Cialis) y vardenafilo (Levitra), las empresas farmacéuticas buscaron un medicamento similar para las mujeres.

El Viagra incluso ha sido probado como un tratamiento de la disfunción sexual en mujeres. Sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) no ha aprobado este uso del Viagra.

De hecho, hasta hace poco no existían medicamentos aprobados por la FDA para tratar la excitación sexual o los problemas de deseo sexual en mujeres. Sin embargo, 4 de cada 10 mujeres informan que tienen problemas sexuales.

Un medicamento recetado conocido como flibanserina (Addyi), originalmente desarrollado como antidepresivo, fue aprobado por la FDA como tratamiento de la falta de deseo sexual en mujeres premenopáusicas.

Un comprimido diario de Addyi puede aumentar el deseo sexual en mujeres con poco deseo sexual y cuya experiencia les resulta angustiante. Algunos de los posibles efectos secundarios graves son presión arterial baja, mareos y desmayo, en especial, si el medicamento se mezcla con alcohol. Los expertos recomiendan suspender el medicamento si no se observa una mejora en el deseo sexual después de ocho semanas.

La FDA aprobó un medicamento inyectable, bremelanotida (Vyleesi), como tratamiento para la falta de deseo sexual en mujeres premenopáusicas. El medicamento se debe inyectar en el abdomen o muslo por lo menos 45 minutos antes de la actividad sexual. No se debe usar más de una vez al día o más de ocho veces al mes. Los posibles efectos secundarios incluyen náuseas, dolor de cabeza, vómitos y reacciones en el lugar de la inyección. Habla con tu proveedor de atención médica para saber si esta podría ser una opción para ti.

La respuesta sexual femenina es compleja. Los problemas sexuales pueden deberse a dificultades con la excitación, a la falta de deseo o ambas. Muchos factores pueden influir en el deseo sexual de las mujeres. Por ejemplo:

  • Muchas mujeres sostienen que el estrés de la vida diaria disminuye su deseo de tener relaciones sexuales.
  • Los altibajos en el deseo sexual pueden coincidir con el comienzo o el final de una relación, o con cambios importantes en la vida, como el embarazo o la menopausia.
  • Para algunas mujeres, el orgasmo puede ser difícil de alcanzar, lo cual ocasiona inquietudes o preocupaciones que llevan a la pérdida de interés en el sexo.
  • El deseo suele estar conectado con el sentido de intimidad entre las parejas, y también con experiencias pasadas. Con el tiempo, los problemas psicológicos pueden contribuir a los problemas biológicos y viceversa.
  • Algunas afecciones crónicas, como la diabetes o la esclerosis múltiple, pueden alterar el ciclo de respuesta sexual, lo cual produce cambios en la excitación o en la respuesta orgásmica.

Si estás teniendo cambios o dificultades en la función sexual, consulta con tu médico. En algunos casos, los medicamentos, las hormonas, las cremas, la estimulación del clítoris u otros tratamientos pueden ser útiles. El médico también puede recomendar la consulta con un sexólogo.

With

Yvonne Butler Tobah, M.D.

Dec. 14, 2019