Atención médica prenatal: visitas en el tercer trimestre

Durante el tercer trimestre, la atención médica prenatal puede comprender exploraciones vaginales para verificar la posición del bebé.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

La atención médica prenatal es una parte importante de un embarazo saludable, especialmente cuando se aproxima la fecha de parto. El proveedor de atención médica te pedirá que programes citas médicas de atención prenatal durante tu tercer trimestre de embarazo cada aproximadamente 2 o 4 semanas, de acuerdo con tu salud y tus antecedentes obstétricos. A partir de las 36 semanas, deberás realizarte controles semanales hasta que tengas el parto.

Repite la rutina habitual

El proveedor de atención médica continuará supervisando la presión arterial y el aumento de peso, como también los latidos del corazón y los movimientos del bebé. Asimismo, es posible que analice una muestra de orina para detectar la presencia de proteínas o de una infección. Como siempre, hazle saber cualquier síntoma que te preocupe.

El proveedor de atención médica te pedirá que lleves un registro de la frecuencia con la que sientes que el bebé se mueve día a día (y para avisar al equipo de atención médica si el bebé deja de moverse más que lo de costumbre).

Realízate un análisis para la detección del estreptococo del grupo B

Deberás realizarte un análisis para detectar el estreptococo del grupo B durante el tercer trimestre. El estreptococo del grupo B es una bacteria frecuente que muchas veces se encuentra en los intestinos o en el aparato genital inferior y que, por lo general, es inofensivo en los adultos. No obstante, los bebés que se infectan con el estreptococo del grupo B por la exposición durante el parto vaginal pueden enfermarse gravemente.

Para realizarte este análisis, el proveedor de atención médica utilizará un hisopo para tomar una muestra de la parte inferior de la vagina y de la zona anal. La muestra se enviará a un laboratorio para su análisis.

Si el análisis de la muestra arroja resultados positivos para el estreptococo del grupo B, o si anteriormente diste a luz a un bebé que tuvo una enfermedad a causa del estreptococo del grupo B, se te administrarán antibióticos intravenosos durante el trabajo de parto. Los antibióticos ayudarán a proteger al bebé de la bacteria.

Comprueba la posición del bebé

Hacia el final del embarazo, el proveedor de atención médica estimará el peso del bebé y verificará que este se encuentre en posición cefálica (cabeza abajo) dentro del útero. Es posible que también te hagan una ecografía para confirmar la posición y para determinar el nivel de líquido amniótico alrededor del bebé.

Si el bebé se encuentra de nalgas (posición de nalgas francas) o con los pies hacia abajo (posición de nalgas completa), hay posibilidades de que rote hacia la posición cefálica antes del parto. Aun así, el proveedor de atención médica quizás pruebe rotar el bebé para aumentar las chances de un parto vaginal. Para esto, el proveedor de atención médica ejercerá presión sobre el abdomen (versión cefálica externa). Si tu bebé aún está de nalgas, quizás deban practicarte una cesárea.

Detección de cambios en el cuello uterino

A medida que se acerca la fecha de parto, es posible que el proveedor de atención médica haga un examen pélvico para detectar cambios en el cuello uterino. Conforme el cuerpo se prepara para el parto, el cuello del útero empezará a ablandarse, abrirse (dilatarse) y adelgazar (borrarse). El progreso suele expresarse en centímetros (cm) y porcentajes. Por ejemplo, el cuello del útero puede tener 3 cm de dilatación y 30 por ciento de borramiento. Cuando estés lista para pujar a tu bebé, el cuello uterino tendrá 10 cm de dilatación y 100 por ciento de borramiento.

Sigue haciendo preguntas

A medida que se acerca la fecha de parto, posiblemente tengas muchas preguntas. ¿Está bien mantener relaciones sexuales? ¿Cómo sabré si estoy en trabajo de parto? ¿Cuál es la mejor forma de controlar el dolor? ¿Debo preparar un plan para el parto? ¡Pregunta sin miedo! Sentirse preparada puede ayudar a calmar los nervios antes del parto.

Además, asegúrate de hablar sobre los síntomas que deberían suscitar una llamada al proveedor de atención médica, como el sangrado vaginal o la pérdida de líquido por la vagina, así como el momento y la forma de comunicarte con el proveedor de atención médica una vez que comience el trabajo de parto.

June 13, 2018 See more In-depth