Tercer trimestre de embarazo: tus emociones

A medida que aumenta la expectativa, es posible que los temores sobre el parto sean cada vez más persistentes. ¿Cuánto me dolerá? ¿Cuánto tiempo durará? ¿Cómo lo enfrentaré?

Considera tomar clases de parto, si es que aún no lo has hecho. Aprenderás qué esperar y conocerás a otras futuras madres que comparten tus mismas emociones e inquietudes. Habla con mujeres que hayan tenido experiencias positivas con el parto y pregúntale al profesional de salud sobre las opciones para el alivio del dolor. Convéncete de que simplemente harás lo mejor que puedas. No existe una forma correcta o incorrecta de tener a un bebé.

También es posible que caigas en la cuenta de la realidad de la maternidad. Quizás te sientas ansiosa o abrumada, especialmente si es tu primer bebé. Para mantenerte en calma, disfruta la experiencia de estar embarazada y piensa en la alegría que sentirás por un nuevo ser humano a quien amar. Considera:

  • Escribir lo que piensas en un diario
  • Hablarle a tu bebé
  • Tomar fotos de tu barriga de embarazada para compartirla con tu hijo en el futuro

También sirve de ayuda planificar con anticipación. Si vas a dar de mamar, podrías optar por comprarte un sostén de lactancia o un extractor de leche materna. Si estás esperando un varón, o si no sabes el sexo del bebé, piensa en qué sería lo mejor para tu familia con respecto a la circuncisión. Considera quién será el profesional de salud principal de tu bebé. Planifica las primeras semanas que tendrás junto a tu bebé.

Consultas con tu profesional de salud

Durante el tercer trimestre, el profesional de salud podría pedirte que acudas para hacerte controles más frecuentes, tal vez cada dos semanas a partir de la semana 28 o 32 y todas las semanas a partir de la semana 36.

Al igual que en las consultas anteriores, el profesional de salud te controlará el peso y la presión arterial, y te preguntará sobre cualquier signo o síntoma que estés teniendo. Independientemente de tu estado de vacunación, se recomienda una dosis de vacuna Tdap (tétanos, difteria y tos ferina acelular) durante cada embarazo; lo ideal sería durante el tercer trimestre. Esto puede ayudar a proteger a tu bebé contra la tos ferina antes de que pueda ser vacunado. También podrías necesitar análisis para detección de varias afecciones, entre ellas:

  • Diabetes gestacional. Este es un tipo de diabetes que a veces se contrae durante el embarazo. Hacer un tratamiento inmediato y optar por un estilo de vida saludable pueden ayudarte a controlar el nivel de azúcar en sangre y a dar a luz un bebé sano.
  • Anemia. La anemia consiste en un nivel anormalmente bajo de glóbulos rojos o hemoglobina, una proteína presente en los glóbulos rojos que contiene hierro. La anemia grave puede retardar el crecimiento del bebé. Para tratar la anemia, es posible que debas tomar suplementos de hierro.
  • Estreptococo del grupo B. El estreptococo del grupo B es un tipo de bacteria que se puede alojar en la vagina o en el recto. No te causará enfermedad alguna, pero podría provocarle una infección grave al bebé después de nacer. Si el análisis para detección de estreptococo del grupo B te da positivo, es probable que el profesional de salud recomiende antibióticos mientras estés en el trabajo de parto.

El profesional de salud también controlará el tamaño y la frecuencia cardíaca del bebé. Cerca del final del embarazo, los exámenes vaginales pueden ayudar al profesional de salud a determinar la posición del bebé dentro del útero. El profesional de salud también puede revisar el cuello uterino para ver si comienza a ablandarse o a dilatarse como preparación para el nacimiento, aunque los exámenes de cuello uterino no son confiables para predecir cuándo comenzará el trabajo de parto.

Si tienes deseos o preferencias específicas para el trabajo de parto y el nacimiento, como dar a luz en el agua o evitar los medicamentos, quizá desees definir tus deseos en un plan de parto. Revisa el plan con el profesional de salud de manera anticipada para prevenir cualquier malentendido.

A medida que se acerca la fecha de parto, sigue haciendo preguntas. ¿Cómo puedo saber la diferencia entre el trabajo de parto falso y el verdadero? ¿Cuándo debo ir al hospital? ¿Podría ser demasiado tarde para la anestesia epidural? Recuerda que ninguna pregunta es tonta. Entender lo que está pasando puede ayudarte a tener la experiencia de parto más positiva.

May 05, 2014 See more In-depth