Comidas sin carne: los beneficios de comer menos carne

Puedes comer saludablemente sin gastar mucho dinero. Un modo de ahorrar saludablemente es comer carne con menos frecuencia.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Llevar comidas saludables a la mesa puede ser difícil si estás intentando ahorrar dinero. Considera servir comidas sin carne de bajo presupuesto una o dos veces por semana. Las comidas sin carne se elaboran a base de frijoles, lentejas, vegetales y cereales integrales. Estas proteínas de origen vegetal suelen ser menos costosas y ofrecen más beneficios para la salud que la carne.

El factor salud

Una dieta basada en productos de origen vegetal, en la que se destaquen las frutas, los vegetales, los cereales, los frijoles, las legumbres y los frutos secos, es rica en fibra, vitaminas y otros nutrientes. Además, por lo general, las personas que no comen carne (los vegetarianos) ingieren menos calorías y grasa, tienen menos peso y presentan un menor riesgo de padecer enfermedades cardíacas que los no vegetarianos.

Incluso reducir la ingesta de carne tiene un efecto protector. Las investigaciones indican que quienes comen carne roja presentan un mayor riesgo de padecer enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares o diabetes. Las carnes procesadas también aumentan el riesgo de morir a causa de estas enfermedades. Además, lo que no comes también puede afectar tu salud. Las dietas reducidas en frutos secos, semillas, mariscos, frutas y vegetales también aumentan el riesgo de muerte.

¿Qué cantidad de proteínas necesitas?

La mayoría de los estadounidenses obtienen suficientes proteínas a partir de la alimentación. La cantidad diaria de proteínas es de 50 gramos, sobre la base de una dieta de 2000 calorías.

Por supuesto, la cantidad de proteínas que necesita un individuo variará en función de factores como el tamaño del cuerpo, las enfermedades que padece y el nivel de actividad. En general, los adultos necesitan aproximadamente 5 1/2 onzas (156 gramos) de proteínas por día; y recuerda que puedes elegir otras fuentes aparte de la carne.

Las Pautas Alimentarias para Estadounidenses recomiendan elegir una variedad de proteínas, que comprende huevos, leche con bajo contenido de grasa y sus derivados, frijoles y guisantes (arvejas, chícharos), productos de soja, y semillas y frutos secos sin sal.

Si consumes fuentes de proteína con mayor contenido de calorías, come porciones más pequeñas. Por ejemplo, sírvete solamente 1/2 onza (14 g) de frutos secos, o 1 a 2 cucharadas de mantequilla de maní.

Las pautas también sugieren reemplazar los alimentos con proteínas con mayor contenido de grasas sólidas por opciones con menor contenido de grasas sólidas y de calorías. Las grasas que se encuentran en la carne de res, de ave, en los huevos y en los productos lácteos con alto contenido de grasa, como el queso, se consideran grasas sólidas, mientras que las grasas de los mariscos, los frutos secos y las semillas se consideran aceites.

Intenta comer menús sin carne una o dos veces por semana

No es necesario que suspendas el consumo de carne de una vez. En cambio, puedes ir incorporando comidas sin carne de forma paulatina. Considera no comer carne un día por semana.

Si no te agrada la idea de pasar un día entero sin carne, comienza con un par de menús sin carne por semana. Planifica menús con tus platos principales favoritos que no contengan carne, como lasaña, sopa o ensalada de pasta. Como alternativa, intenta sustituir las carnes por los siguientes alimentos ricos en proteínas en tus recetas favoritas:

  • Legumbres y frijoles: ideales en estofados y en ensaladas
  • Frijoles refritos: un buen sustituto para la carne en burritos y en tacos
  • Tofu: una adición perfecta para los platos salteados

Si la carne forma parte del menú

Cuando tus comidas incluyen carne, no te excedas. Elige cortes magros y evita las porciones abundantes. Una porción de proteína no debe superar las 3 onzas (85 g), o aproximadamente el tamaño de un mazo de cartas, y no debe ocupar más de un cuarto de tu plato. Los vegetales y las frutas deberán cubrir la mitad de tu plato. Los cereales integrales completan el resto.

Sé flexible por tu salud

El término «flexitarianismo» se ha acuñado para describir a una persona que come, principalmente, alimentos de origen vegetal, pero que, de vez en cuando, come carnes rojas, carne de ave y pescado. Esa clase de alimentación saludable es fundamental para la dieta mediterránea, la cual limita el consumo de carnes rojas y hace hincapié en las frutas, los vegetales, las legumbres, los cereales integrales y las grasas saludables, y se ha demostrado que disminuye el riesgo de sufrir enfermedad cardíaca y otras afecciones crónicas. ¿Por qué no trabajar en la flexibilidad y empezar a aprovechar algunos beneficios saludables?

Aug. 20, 2020 See more In-depth

Ver también

  1. Cinco formas de modificar recetas para una alimentación más saludable
  2. Una forma más saludable de tomar tu desayuno favorito
  3. Una nueva forma de disfrutar de la fruta fresca
  4. Con un poco de azúcar, los vegetales saben mejor
  5. Añade un toque de sabor a la fruta fresca
  6. Los secretos de la cocina con bajo contenido de grasa
  7. Una manera fácil de agregar omega-3
  8. Usa menos azúcar para cocinar
  9. Planificación del menú para 1 persona
  10. Frijoles y otras legumbres: consejos para cocinar
  11. Calabaza en lata
  12. Los beneficios de cocinar en casa
  13. ¿Cocinando la cena? Prueba estas técnicas
  14. Estrategias para planear y disfrutar comidas sanas en casa con más frecuencia
  15. Elementos básicos de la despensa para unas vacaciones sin gluten
  16. E. coli y seguridad alimentaria
  17. Plato sencillo de pescado para cuatro
  18. Agrega más frutas a tu alimentación
  19. Agrégale más fruta a los batidos
  20. Voltea tu hamburguesa
  21. Seguridad alimentaria
  22. Enfermedades causadas por alimentos
  23. Aumenta tu consumo de fibra
  24. Alternativas libres de gluten a la harina de trigo
  25. ¿Frutas asadas? ¡Pruébalas!
  26. ¿Quieres recetas más saludables? Elimina 1 ingrediente
  27. Comidas que se preparan en una única olla para una alimentación saludable
  28. Cocina saludable para solteros o parejas
  29. Cambio de estilo de cocina saludable
  30. Alimentación saludable: De a uno por vez
  31. Sustitución de ingredientes
  32. Técnicas de cocina saludables
  33. Sostén el jabón cuando laves las frutas y verduras
  34. ¿Cuánto tiempo es seguro comer las sobras?
  35. Incluye la seguridad alimentaria en los planes de tu fiesta
  36. Sustituciones de ingredientes que dan buen resultado
  37. Lentejas: ¿cómo las incorporo en las comidas?
  38. Puré de papas: reduce la grasa
  39. ¿Tu cheddar tiene moho? No te desesperes
  40. Queso enmohecido
  41. Aceite de oliva
  42. Incorpora pescado a tus menús
  43. Solución rápida: calabaza bellota (calabacín)
  44. Preparación rápida: ensalada de frijoles
  45. Solución rápida: pizza sin levadura
  46. Solución rápida: maíz salteado
  47. Un almuerzo rápido: bolsillo de pan árabe con vegetales
  48. Recetas renovadas
  49. Recalentar sobras de forma segura
  50. Salsa: ya no se usa solo para las papas fritas
  51. Pasos simples para hacer sopas de otoño
  52. Formas simples de preparar comidas más saludables
  53. Recetas con verduras
  54. 5 recetas con frutas
  55. Guía a la sal para gourmets
  56. Cómo cocinar el pescado
  57. Guía de frijoles y legumbres
  58. Guía sobre hierbas y especias
  59. Sodio: arréglate
  60. Dulces finales: duraznos (melocotones) escalfados
  61. Llévate el desayuno contigo
  62. Cómo cocinar pavo congelado
  63. La forma correcta de lavar las frutas y verduras
  64. Termínalo con frutas
  65. Prueba una nueva ensalada: maíz y cebada
  66. Cómo cocinar los vegetales: Kebabs de vegetales asados
  67. ¿Quieres un postre saludable? ¡Haz frutas asadas!
  68. ¿Quieres recetas más saludables? ¡Cambia los ingredientes!
  69. ¿Qué son las legumbres?
  70. Aceite de cocina
  71. Cereales integrales para un corazón saludable
  72. Cereales integrales
  73. Prepara una cena perfecta para el Día de Acción de Gracias