Las reglamentaciones garantizan que los suplementos herbarios cumplan los estándares de fabricación, pero no son garantía de su eficacia. Investiga antes de comprar.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Echinacea para prevenir el resfriado. Ginkgo para mejorar la memoria. Los remedios herbarios no son una novedad: las plantas se han utilizado con fines medicinales por miles de años.

Pero los suplementos herbarios, por lo general, no han recibido el mismo escrutinio científico y no están regulados tan estrictamente como los medicamentos. Sin embargo, las hierbas y los productos herbarios, incluidos los que se identifican como "naturales", pueden tener fuertes efectos en el organismo.

Es importante que averigües los posibles beneficios y efectos secundarios de los suplementos herbarios antes de comprarlos. Asegúrate de hablar con el médico, especialmente si tomas algún medicamento, tienes problemas de salud crónicos o estás embarazada o amamantando.

Los suplementos herbarios están regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los EE. UU., pero no de manera tan estricta como los medicamentos de venta libre o de venta bajo receta médica. Corresponden a una categoría llamada suplementos alimenticios.

Los fabricantes de suplementos alimenticios no necesitan la aprobación de la FDA para vender sus productos, pero deben:

  • Asegurarse de que sus suplementos no incluyan contaminantes y de que estén etiquetados con precisión.
  • Contar con una investigación para fundamentar las declaraciones de que un producto aborda la deficiencia de un nutriente o es bueno para la salud, y debe incluir un descargo de responsabilidad de que la FDA no evaluó las declaraciones.
  • Evitar hacer afirmaciones médicas específicas. Por ejemplo, una empresa no puede decir: "Esta hierba reduce la frecuencia de micción debido al agrandamiento de la próstata". La FDA puede tomar medidas contra las empresas que realizan declaraciones falsas o infundadas para vender sus suplementos.

Estas reglamentaciones brindan la garantía de que:

  • Los suplementos herbarios cumplen determinados estándares de calidad.
  • La FDA puede retirar del mercado los productos que sean peligrosos.

Sin embargo, las reglas no garantizan que los suplementos herbarios sean seguros de usar para cualquier persona.

Los productos herbarios pueden suponer riesgos inesperados porque muchos suplementos contienen principios activos que tienen fuertes efectos en el organismo. Por ejemplo, tomar una combinación de suplementos herbarios o usar suplementos junto con otros medicamentos recetados podría ser perjudicial e incluso podría poner en riesgo la vida.

Es especialmente importante que hables con tu médico acerca de los suplementos herbarios si:

  • Tomas medicamentos de venta con receta o medicamentos de venta libre. Algunas plantas medicinales pueden provocar graves efectos secundarios si se las mezcla con medicamentos como la aspirina, los anticoagulantes y los medicamentos para la presión arterial.
  • Estás embarazada o amamantando. Los medicamentos que pueden ser seguros para ti como adulto pueden ser perjudiciales para tu bebé.
  • Te someterás a una cirugía. Muchos suplementos herbarios pueden afectar el resultado de la cirugía. Algunos pueden reducir la eficacia de la anestesia o causar complicaciones peligrosas, como sangrado.
  • Eres menor de 18 años o mayor de 65 años. Son pocos los suplementos herbarios que se han probado en niños o para los cuales se ha establecido una dosis segura para niños. Y los adultos mayores pueden metabolizar los medicamentos de otra manera.

La FDA exige que las etiquetas de los suplementos incluyan la siguiente información:

  • Nombre del suplemento
  • Nombre y dirección del fabricante o distribuidor
  • Lista completa de ingredientes
  • Tamaño de la porción, cantidad y principio activo

Si hay algo de la etiqueta que no entiendas, pídele al médico o farmacéutico que te lo explique.

Una forma fácil de comparar ingredientes en los productos es usar la base de datos de etiquetas de suplementos alimenticios, que se encuentra disponible en el sitio web del U.S. National Institute of Health (Instituto Nacional de Sanidad de los Estados Unidos). Puedes buscar productos por el nombre de la marca, el uso, el principio activo o el fabricante.

Los fabricantes de suplementos herbarios son responsables de garantizar que las afirmaciones que hacen sobre sus productos no sean falsas ni engañosas y que estén respaldadas con las pruebas correspondientes. Pero no tienen la obligación de presentar estas pruebas ante la FDA.

Sé un consumidor inteligente. No confíes ciegamente en la publicidad de un producto. Busca información objetiva, basada en investigaciones, para evaluar las afirmaciones sobre un producto.

Para obtener información confiable sobre un suplemento:

  • Pregúntale a tu médico o farmacéutico. Aunque no sepan sobre un suplemento específico, es posible que puedan orientarte sobre las recomendaciones médicas más recientes sobre sus usos y riesgos.
  • Busca resultados de investigaciones científicas. Dos fuentes confiables en los Estados Unidos son el National Center for Complementary and Integrative Health (Centro Nacional de Salud Complementaria e Integrativa) y la Office of Dietary Supplements (Oficina para los Suplementos Alimenticios). Ambos tienen sitios web para ayudar a los consumidores a tomar decisiones informadas acerca de los suplementos alimenticios.
  • Comunícate con el fabricante. Si tienes preguntas sobre un producto específico, llama al fabricante o distribuidor. Pide hablar con alguien que pueda responderte preguntas, como qué datos tiene la empresa para fundamentar las afirmaciones sobre el producto.

Si has hecho tu tarea y tienes pensado probar un suplemento de hierbas, ve a lo seguro con estos consejos:

  • Sigue las instrucciones. No excedas las dosis recomendadas ni tomes el suplemento por más tiempo de lo recomendado.
  • Lleva la cuenta de lo que tomas. Toma nota de lo que tomas (y durante cuánto tiempo) y cómo te afecta. Deja de tomar el suplemento si no es eficaz o no cumple tus metas para tomarlo.
  • Elige la marca sabiamente. Opta por marcas que hayan sido evaluadas por fuentes independientes, como ConsumerLab.com, la U.S. Pharmacopeia y NSF International.
  • Revisa las alertas y advertencias. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) mantiene una lista de suplementos que están bajo revisión reguladora o que se ha informado que causaron efectos adversos. Visita el sitio web de la FDA en forma periódica para consultar las novedades.
Jan. 09, 2021