Suplementos herbarios: qué debes saber antes de comprar

Las regulaciones garantizan que los suplementos herbarios cumplan con las normas de fabricación, pero no que sean seguros y eficaces. Investiga antes de comprar.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Equinácea para prevenir resfriados. Ginkgo para mejorar la memoria. Semillas de lino para bajar el colesterol. La lista de remedios herbarios es muy extensa.

Los suplementos herbarios, a veces llamados «extractos naturales», son un tipo de suplemento dietético que se puede adquirir. Los suplementos herbarios no son nuevos; las plantas se han usado con fines medicinales por miles de años.

Sin embargo, los suplementos herbarios, en general, no se han sometido al mismo nivel de investigación científica ni están tan estrictamente regulados como los medicamentos. Por ejemplo, si bien los fabricantes de suplementos herbarios deben seguir las prácticas recomendadas de fabricación para garantizar que estos productos se procesen de manera uniforme y cumplan con las normas de calidad, no tienen que obtener la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos antes de lanzarlos al mercado.

Sin embargo, todas las plantas medicinales, incluso los suplementos herbarios etiquetados como «naturales», pueden tener efectos similares a los de los medicamentos. Cualquier producto lo suficientemente fuerte para producir un efecto positivo, como bajar el nivel de colesterol o mejorar el estado de ánimo, también tiene el potencial para conllevar riesgos.

Por ello, es importante investigar los posibles beneficios y efectos secundarios de los suplementos herbarios antes de comprarlos. Consulta a tu médico, en especial, si tomas medicamentos recetados, tienes problemas de salud crónicos, o estás embarazada o amamantando.

¿Son seguros los suplementos herbarios?

Los suplementos herbarios están reglamentados por la Administración de Alimentos y Medicamentos, pero no como alimentos ni como medicamentos. Están clasificados bajo la categoría «suplementos dietéticos». Estas son las reglas para los suplementos dietéticos:

  • Los fabricantes no tienen obligación de solicitar la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos para vender estos suplementos.
  • Las compañías pueden decir que sus productos tratan una deficiencia de nutrientes, promueven la salud o mejoran una función corporal, si cuentan con investigaciones que lo respalden e incluyen un descargo de responsabilidad que indique que la Administración de Alimentos y Medicamentos no ha evaluado tales afirmaciones.
  • Sin embargo, no pueden hacer una afirmación médica específica. Un ejemplo de tal afirmación sería: «Esta planta medicinal hace reduce la frecuencia de la necesidad de orinar debida a una próstata agrandada».
  • Los fabricantes deben seguir las buenas prácticas de fabricación para garantizar que los suplementos se procesen de manera uniforme y cumplan con las normas de calidad. El propósito de estas reglamentaciones es evitar que se incluyan ingredientes perjudiciales y contaminantes en los suplementos, y asegurarse de que se use la cantidad adecuada de los ingredientes correctos.
  • La Administración de Alimentos y Medicamentos tiene la responsabilidad de supervisar los suplementos dietéticos disponibles en el mercado. Si comprueba que un producto no es seguro para el consumo, puede tomar medidas contra el fabricante, el distribuidor o ambos, y publicar una advertencia o exigir que se retire el producto del mercado.

Estas reglamentaciones permiten asegurarse de que:

  • Los suplementos herbarios cumplan determinadas normas de calidad
  • La Administración de Alimentos y Medicamentos pueda intervenir para retirar del mercado los productos peligrosos

No obstante, las reglas no garantizan que los suplementos herbarios sean seguros para todas las personas.

Estos productos pueden presentar riesgos inesperados, porque muchos suplementos contienen ingredientes activos que tienen un efecto considerable en el cuerpo. Por ejemplo, combinar varios suplementos herbarios o usar suplementos herbarios con medicamentos recetados podría provocar efectos perjudiciales, e incluso poner en riesgo la vida.

Es importante que consultes al médico antes de tomar cualquier suplemento herbario.

¿Cómo sabes qué contienen los suplementos herbarios?

La Administración de Alimentos y Medicamentos exige que la etiqueta de todos los suplementos herbarios incluya la siguiente información:

  • Nombre del suplemento herbario
  • Nombre y dirección del fabricante o distribuidor
  • Lista completa de ingredientes, ya sea en el cuadro de información nutricional del suplemento o debajo de este
  • Tamaño de la porción, cantidad e ingrediente activo

Pide explicaciones a tu médico o al farmacéutico si no comprendes alguna información que figura en la etiqueta del suplemento.

Una forma sencilla de comparar los ingredientes de los productos es usar la base de datos de etiquetas de suplementos dietéticos, disponible en el sitio web de los National Institutes of Health (Institutos Nacionales de la Salud). La base de datos ofrece información sobre los ingredientes de miles de suplementos dietéticos que se venden en los Estados Unidos. Puedes buscar los productos por nombre comercial, uso, ingrediente activo o fabricante.

¿Cómo puedes saber si las afirmaciones de los suplementos herbarios son ciertas?

Los fabricantes de suplementos herbarios son responsables de asegurar que las afirmaciones que hacen acerca de sus productos no sean falsas ni engañosas y que estén respaldadas por la evidencia apropiada. Sin embargo, no están obligados a enviar esta evidencia a la Administración de Alimentos y Medicamentos.

Por ello, sé un consumidor inteligente. No confíes únicamente en la información que forma parte de la estrategia de comercialización de un producto. Busca información objetiva, basada en investigación, para evaluar lo que se dice sobre el producto.

Para obtener información confiable acerca de un suplemento en particular, haz lo siguiente:

  • Consulta al médico o al farmacéutico. Aunque no puedan informarte acerca de un suplemento específico, posiblemente puedan orientarte acerca de sus usos y riesgos.
  • Presta atención a los hallazgos de investigaciones científicas. Existen dos fuentes recomendables, que son el National Center for Complementary and Integrative Health (Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral) y la Office of Dietary Supplements (Oficina de Suplementos Dietéticos). Ambas instituciones tienen sitios web que ofrecen información para ayudar a los consumidores a tomar decisiones informadas acerca de los suplementos dietéticos.
  • Contacta al fabricante. Si tienes alguna pregunta acerca de un producto específico, contacta al fabricante o al distribuidor. Pide hablar con alguien que pueda responder preguntas, como qué datos tiene la compañía para corroborar las afirmaciones de sus productos.

¿Quiénes no deberían consumir suplementos herbarios?

Si padeces problemas de salud, es de suma importancia que hables con el médico antes de probar suplementos herbarios. De hecho, en algunas situaciones de riesgo alto, es probable que el médico te recomiende que evites tomar suplementos herbarios por completo.

Es especialmente importante que consultes al médico antes de tomar suplementos herbarios en los siguientes casos:

  • Si estás tomando medicamentos recetados o de venta libre. Algunas plantas medicinales pueden provocar efectos secundarios graves cuando se combinan con medicamentos recetados o de venta libre, como aspirina, anticoagulantes o medicamentos para la presión arterial. Consulta con el médico sobre las posibles interacciones.
  • Si estás embarazada o amamantando. Hay medicamentos que pueden ser seguros para los adultos, pero dañinos para el feto o el bebé que se amamanta. Como regla general, no tomes ningún medicamento —recetados, de venta libre o herbarios— si estás embarazada o amamantando, a menos que el médico lo apruebe.
  • Si te someterás a una cirugía. Muchos suplementos herbarios pueden afectar el éxito de la cirugía. Algunos pueden disminuir la eficacia de la anestesia o provocar complicaciones peligrosas, como sangrado o presión arterial alta. Tan pronto como sepas que deberás someterte a una cirugía, infórmale al médico sobre las plantas medicinales que consumes o que pretendes consumir.
  • Si tienes menos de 18 años o más de 65 años. Hay muy pocos suplementos herbarios que han sido probados en niños o que tengan dosis seguras establecidas para los niños. Y los adultos mayores pueden metabolizar los medicamentos de manera diferente.

Consejos de seguridad para consumir suplementos herbarios

Si estuviste investigando y quieres probar un suplemento herbario, camina sobre seguro con estos consejos:

  • Sigue las indicaciones del suplemento. No excedas las dosis recomendadas ni consumas el producto durante más tiempo del que se indica.
  • Lleva un control de lo que consumes. Toma un solo suplemento a la vez para determinar si te hace efecto. Toma nota del suplemento que consumes, la cantidad y por cuánto tiempo, y qué efecto te produce. Deja de tomar el suplemento si no te hace efecto o si no cumple con los objetivos por los cuales lo tomas.
  • Escoge la marca con prudencia. Opta por marcas que fuentes independientes, como ConsumerLab.com o la U.S. Pharmacopeia Convention (Convención de la Farmacopea de Estados Unidos, USP), hayan analizado.
  • Consulta las alertas y las advertencias. La Administración de Alimentos y Medicamentos recopila listas de los suplementos que se encuentran en revisión normativa o de los que se informó que causan efectos adversos. Consulta el sitio web de la Administración de Alimentos y Medicamentos periódicamente para conocer las actualizaciones.
June 13, 2018 See more In-depth