Suplementos de hierbas: Lo que debes saber antes de comprar

Las normas aseguran que los suplementos de hierbas cumplan con los estándares de fabricación, pero no garantizan que sean seguros o eficaces. Infórmate antes de comprar.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Equinácea para prevenir resfriados. Ginkgo para mejorar la memoria. Linaza para reducir el colesterol. La lista de remedios de hierbas sigue en aumento.

Los suplementos de hierbas, a veces llamados botánicos, son un tipo de suplementos nutricionales que se pueden comprar. No son nuevos — las plantas se han usado para fines medicinales durante miles de años.

Sin embargo, los suplementos de hierbas no se han sometido al mismo escrutinio científico y no son tan estrictamente regulados como son los medicamentos. Por ejemplo, a pesar de que los productores de suplementos de hierbas deberían seguir las buenas prácticas de fabricación — para garantizar que los suplementos sean procesados de forma consistente y cumplan con los estándares de calidad — no tienen que conseguir la aprobación de la Food and Drug Administration (FDA) antes de poner sus productos en el mercado.

Pero todas las hierbas — incluyendo los suplementos de hierbas etiquetados como "naturales" — pueden tener efectos similares a los fármacos. Cualquier cosa con la suficiente potencia para producir un efecto positivo, como reducir el colesterol o mejorar el estado de ánimo, también es lo suficientemente fuerte para tener riesgos.

Por eso es importante hacer tu tarea e investigar los beneficios potenciales y los efectos secundarios de los suplementos de hierbas antes de comprarlos. También asegúrate de hablar con tu médico; en especial si tomas medicamentos, tienes problemas de salud crónicos o estás embarazada o amamantando.

¿Los suplementos de hierbas son seguros?

Los suplementos de hierbas son regulados por la FDA, pero no como medicamentos ni como alimentos. Se encuentran en una categoría llamada suplementos dietéticos. Las reglas para los suplementos dietéticos son las siguientes:

  • Los fabricantes no tienen que buscar la aprobación de la FDA antes de poner los suplementos dietéticos en el mercado.
  • Las compañías pueden afirmar que los productos cubren las deficiencias de nutrientes, apoyan la salud o se encuentran vinculados a funciones corporales — si han respaldado la investigación e incluyen una advertencia de que la FDA no ha evaluado la afirmación.
  • No se permite que las compañías hagan una declaración médica específica. Un ejemplo de esta puede ser: "Esta hierba reduce la frecuencia de micción debida a una próstata agrandada."
  • Los fabricantes deben seguir buenas prácticas de fabricación para asegurar que los suplementos estén procesados de manera consistente y que cumplan con los estándares de calidad. Estas normas tienen como propósito prohibir ingredientes incorrectos y contaminantes, en los suplementos, así como asegurarse de que los ingredientes correctos estén incluidos en las cantidades adecuadas.
  • La FDA es responsable de monitorear su seguridad. Si la FDA encuentra un producto que no sea seguro, puede tomar medidas contra el fabricante o distribuidor, o ambos y puede publicar una advertencia o requerir que el producto se retire del mercado.

Estas normas proporcionan la seguridad de que:

  • Los suplementos de hierbas reúnen ciertos estándares de calidad
  • La FDA puede intervenir para retirar productos peligrosos del mercado.

Sin embargo, las reglas no garantizan que los suplementos de hierbas sean seguros para cualquiera que los utilice.

Estos productos pueden presentar riesgos inesperados porque muchos suplementos contienen ingredientes activos que tienen efectos fuertes en el cuerpo. Por ejemplo, tomar una combinación de suplementos de hierbas o utilizar los suplementos junto con medicamentos recetados puede hacer daño, incluso producir resultados que pongan en peligro la vida.

¿Cómo saber qué contienen los suplementos de hierbas?

La FDA requiere que la siguiente información esté incluida en las etiquetas de todos los suplementos de hierbas:

  • El nombre del suplemento
  • El nombre y dirección del fabricante o distribuidor
  • Una lista completa de ingredientes — ya sea el panel con la información nutricional o una lista debajo de ésta.
  • Tamaño de la porción, cantidad e ingrediente activo

Si no comprendes algo sobre la etiqueta del suplemento de hierbas, consulta a tu médico o farmacéutico para una explicación.

Una forma fácil de comparar los ingredientes en los productos es utilizar la base de datos en la etiqueta de los suplementos dietéticos, que se encuentra disponible en el sitio web del National Institute of Health. La base de datos tiene información acerca de los ingredientes de miles de suplementos dietéticos vendidos en Estados Unidos. Puedes buscar los productos por marca, usos, ingrediente activo o fabricante.

¿Cómo saber si las afirmaciones de los suplementos de hierbas son verdaderas?

Los fabricantes de los suplementos de hierbas son responsables de garantizar que las afirmaciones que hacen sobre sus productos no sean falsas ni engañosas, y que estén respaldadas con evidencia adecuada. Sin embargo, no tienen presentar esta evidencia ante la FDA.

Por lo tanto, sé un consumidor inteligente. No sólo confíes en la publicidad del producto. Busca información objetiva y basada en investigaciones para evaluar las afirmaciones del producto. Para obtener información confiable sobre un suplemento en particular:

  • Pregunta a tu médico o farmacéutico. Incluso si no conocen un suplemento específico, es posible que puedan señalar la orientación médica más reciente sobre sus usos y riesgos.
  • Busca resultados de investigaciones científicas. Dos buenas fuentes incluyen el National Center for Complementary and Alternative Medicine (NCCAM) y la Office of Dietary Supplements. Ambas cuentan con páginas de Internet que proporcionan información para ayudar a los consumidores a tomar decisiones informadas en cuanto a suplementos dietéticos.
  • Comunícate con el fabricante. Si tienes preguntas sobre un producto específico, llama al fabricante o distribuidor. Pide para hablar con alguien que pueda contestar tus preguntas, como la información que la compañía tiene disponible para respaldar las afirmaciones de sus productos.

¿Quién no debe tomar suplementos de hierbas?

Si tienes problemas de salud, es fundamental que hables con tu médico antes de probar a tomar suplementos de hierbas. De hecho, en algunas situaciones de alto riesgo, probablemente tu doctor te recomiende que evites por completo lossuplementos de hierbas.

Es especialmente importante que hables con tu doctor antes de tomar suplementos de hierbas si:

  • Estás tomando medicamentos recetados o de venta libre. Algunas hierbas pueden causar efectos secundarios graves cuando se mezclan con medicamentos recetados o de venta libre, como aspirina,anticoagulantes, o medicamentos para la presión. Habla con tu doctor sobre las posibles interacciones.
  • Estás embarazada o amamantando. Los medicamentos que pueden ser seguros para ti como adulto pueden dañar al feto o al bebé que estás amamantando. Como regla general, no tomes ningún medicamento — recetado, de venta libre, o de hierbas — cuando estás embarazada o amamantando sin la aprobación de tu doctor.
  • Te van a hacer cirugía. Muchos suplementos de hierbas pueden afectar el éxito de la cirugía. Algunos pueden reducir la eficacia de los anestésicos o causar complicaciones peligrosas, como sangrado o alta presión. Dile a tu doctor si estás tomando o si estás considerando tomar cualquier hierba tan pronto como sepas que te van a hacer cirugía.
  • Eres menor de 18 o mayor de 65. Pocos suplementos de hierbas se han investigado con niños, y hay pocos que han establecido las dosis seguras para niños. Y los adultos mayores pueden metabolizar los medicamentos de manera diferente.

Consejos de seguridad para utilizar suplementos de hierbas

Si has hecho tu investigación y planeas probar un suplemento de hierbas, hazlo de manera segura con estos consejos:

  • Sigue las instrucciones del suplemento. No excedas las dosis recomendadas ni lo tomes por más tiempo de lo indicado.
  • Lleva un registro de lo que tomas. Toma sólo un suplemento a la vez para determinar si es eficaz. Anota lo que tomas — qué cantidad durante cuánto tiempo — y cómo te afecta. Deja de tomarlo si no es eficaz o si no cumple con tus metas para tomarlo.
  • Elige la marca con cuidado. Selecciona marcas que han sido probadas por fuentes independientes, como ConsumerLab.com o U.S. Pharmacopeia Convention (USP).
  • Revisa las alertas y advertencias. La FDA mantiene listas de suplementos que se encuentran bajo revisión regulatoria o que se ha reportado provocan efectos adversos. Revisa periódicamente si hay actualizaciones en sus páginas web.
Nov. 08, 2017 See more In-depth