Salud del pene: identificar y evitar problemas

La salud del pene va más allá de las erecciones. Descubre cuáles son los problemas del pene más frecuentes y las estrategias para mejorar su salud.

Escrito por personal de Mayo Clinic

La salud del pene es una parte importante de la salud general (y va más allá de la capacidad de lograr y mantener una erección, eyacular y reproducirse).

Los problemas del pene pueden ser un signo de una enfermedad no diagnosticada. Los problemas de salud constantes que afectan al pene también pueden afectar otras áreas de la vida, lo que puede causar estrés o problemas en tus relaciones y dañar tu autoestima. Conoce los signos y síntomas de los problemas del pene y lo que puedes hacer para proteger su salud.

¿Qué factores afectan la salud del pene?

Diversos factores pueden afectar la salud del pene; algunos pueden modificarse y otros no. Por ejemplo:

  • Relaciones sexuales sin protección. Puedes contraer una infección de transmisión sexual si tienes relaciones sexuales sin protección.
  • Enfermedades cardíacas y diabetes. Muchos de los trastornos que provocan enfermedades cardíacas, como la diabetes y la presión arterial alta, también pueden causar disfunción eréctil.
  • Determinados medicamentos y tratamientos. Determinados medicamentos y tratamientos pueden afectar la salud del pene. Por ejemplo, la extirpación quirúrgica de la glándula prostática (prostatectomía radical) y el tejido que la rodea como tratamiento para el cáncer de próstata podría causar incontinencia urinaria y disfunción eréctil.
  • Tabaquismo. Junto con otros riesgos para la salud, el tabaquismo también aumenta tus probabilidades de tener disfunción eréctil.
  • Niveles hormonales. Los desequilibrios hormonales, especialmente la insuficiencia de testosterona, han sido relacionados con la disfunción eréctil. La obesidad también puede causar niveles más bajos de testosterona.
  • Problemas psicológicos. Si tuviste un problema para lograr una erección, es posible que te preocupe que te suceda otra vez, lo que causa ansiedad o depresión. Esto puede provocar más problemas con las erecciones.
  • Trastornos neurológicos. Los accidentes cerebrovasculares, las lesiones en la médula espinal y la espalda, la esclerosis múltiple y la demencia pueden afectar la conducción de impulsos nerviosos desde el cerebro hacia el pene, lo que causa disfunción eréctil.
  • Envejecimiento. La disfunción eréctil y otras disfunciones sexuales se vuelven más frecuentes a medida que envejeces. También es normal que los niveles de testosterona disminuyan con el tiempo.
  • Piercings. Un piercing en el pene puede causar una infección en la piel y también afectar el flujo urinario. Según la ubicación del piercing, también podría empeorar tu capacidad para lograr una erección o un orgasmo.
  • Relaciones sexuales o masturbación agresivas o acrobáticas. Si el pene se dobla de manera repentina o forzada durante una erección, el traumatismo puede causar una fractura de pene en casos poco frecuentes. También podría provocar la curvatura permanente, incluso si no hay fractura del pene.

¿Cuáles son los problemas del pene más frecuentes?

Algunas enfermedades que pueden afectar al pene son:

  • Problemas de eyaculación o erección. Podrían comprender la incapacidad de lograr y mantener una erección firme como para tener relaciones sexuales (disfunción eréctil) o, menos frecuente, una erección continua y generalmente dolorosa que no es causada por estimulación o excitación sexual (priapismo). Otras inquietudes pueden ser la incapacidad de eyacular, la eyaculación precoz, la eyaculación tardía, la eyaculación dolorosa, la eyaculación reducida o la eyaculación retrógrada, cuando el semen ingresa en la vejiga en lugar de salir por el pene.
  • Anorgasmia. En algunos casos, los hombres podrían no lograr un orgasmo a pesar de la estimulación adecuada. Esto podría denotar problemas hormonales, como baja testosterona, o indicar un problema de fondo con los nervios. Los medicamentos para enfermedades como la diabetes podrían hacer que este trastorno sea más probable.
  • Cambios en la libido. La disminución del deseo sexual (libido) puede deberse a diversos trastornos, entre ellos, un desequilibrio hormonal, problemas en la relación o incluso depresión. Los aumentos significativos y abruptos en la libido, en especial en hombres mayores, podrían deberse al consumo de sustancias o a enfermedades que afectan al cerebro. Analiza los cambios abruptos en la libido con tu médico.
  • Infecciones de transmisión sexual. Varias infecciones de transmisión sexual pueden afectar al pene, entre ellas, las verrugas genitales, la gonorrea, la clamidia, la sífilis y el herpes genital. Algunos signos y síntomas frecuentes son dolor al orinar, secreción del pene, y llagas o ampollas en el pene o en la zona genital.
  • Problemas en el prepucio. La enfermedad conocida como «fimosis» aparece cuando el prepucio de un pene no circuncidado no se puede retraer de la cabeza del pene. Esto puede provocar infecciones, así como dolor al orinar y con la erección.

    La parafimosis ocurre cuando el prepucio no puede regresar a la posición normal después de retraerse. Esta enfermedad puede provocar la inflamación dolorosa del pene y la alteración del flujo sanguíneo.

  • Otras enfermedades y trastornos. La candidosis puede causar una erupción rojiza y manchas blancas en el pene. La inflamación de la cabeza del pene (balanitis) podría causar dolor y secreción desagradable. La enfermedad de De la Peyronie, un trastorno crónico que supone la aparición de tejido cicatricial anormal en los tejidos dentro del pene, podría provocar erecciones dolorosas o curvas.

    El cáncer de pene —el cual podría comenzar como una ampolla en el prepucio, la cabeza o el cuerpo del pene, que luego se parece a una verruga que secreta pus acuoso— también es una posibilidad poco frecuente.

April 08, 2016 See more In-depth