Menopausia masculina: ¿mito o realidad?

Los cambios hormonales relacionados con el envejecimiento en los hombres (a veces denominados «menopausia masculina») son diferentes de los que se presentan en las mujeres. Comprende los signos, los síntomas y las opciones tratamiento.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Los cambios hormonales son una parte natural del envejecimiento. A diferencia de la caída estrepitosa en las hormonas reproductivas que ocurre en la mujer durante la menopausia; en el hombre, los cambios en las hormonas sexuales ocurren en forma gradual. A continuación aprenderás qué puedes esperar y qué puedes hacer al respecto.

Desmitificación de la menopausia masculina

A veces, el término «menopausia masculina» se utiliza para describir una disminución en los niveles de testosterona relacionada con el envejecimiento. Sin embargo, la menopausia femenina y la denominada «menopausia masculina» son dos situaciones diferentes.

En las mujeres, la ovulación llega a su fin y la producción de hormonas desciende con rapidez durante un período relativamente corto. En los hombres, la producción de testosterona y de otras hormonas disminuye a lo largo de muchos años y las consecuencias no siempre son evidentes.

Entonces, ¿cuál es la mejor forma de referirse a la llamada «menopausia masculina»? Muchos médicos utilizan el término «andropausia» para describir los cambios hormonales relacionados con la edad en los hombres. Otros términos comprenden: síndrome de déficit de testosterona, déficit androgénico del hombre maduro e hipogonadismo masculino de comienzo tardío.

Cómo actúan las hormonas masculinas a lo largo del tiempo

Los niveles de testosterona varían en gran medida de un hombre a otro. En general, los hombres mayores suelen tener niveles de testosterona más bajos que los más jóvenes. Los niveles de testosterona disminuyen progresivamente a lo largo de la vida adulta: en promedio, aproximadamente el 1 por ciento cada año después de los 30 años de edad.

Reconocimiento de los niveles bajos de testosterona

La única manera de diagnosticar un nivel de testosterona bajo o disminuido es mediante un análisis de sangre. Algunos hombres tienen un nivel de testosterona más bajo que lo normal sin que se manifiesten signos ni síntomas. En este caso, no es preciso someterse a ningún tratamiento.

Los signos y síntomas identificables de un nivel de testosterona bajo comprenden los siguientes:

  • Cambios en la función sexual. Esto podría comprender reducción del deseo sexual, disfunción eréctil, menos erecciones espontáneas (como las que se producen mientras duermes) e infertilidad. Es probable que también se reduzca el tamaño de los testículos.
  • Cambios en los patrones de sueño. A veces, el nivel bajo de testosterona causa alteraciones del sueño, como insomnio o somnolencia.
  • Cambios físicos. Es posible que notes varios cambios físicos, como aumento de la grasa corporal, disminución de la fuerza y la masa muscular y reducción de la densidad ósea. También es posible notar inflamación o sensibilidad en las mamas (ginecomastia) y pérdida de vello corporal. En raras ocasiones, puedes sufrir sofocos y tener menos energía.
  • Cambios emocionales. El nivel bajo de testosterona puede contribuir a disminuir la motivación y la confianza en uno mismo. Es probable que te sientas triste o deprimido, o que tengas dificultad para concentrarte o recordar cosas.

Algunos de estos signos y síntomas pueden deberse a factores preexistentes además del nivel de testosterona bajo, incluidos los efectos secundarios de los medicamentos, problemas tiroideos, depresión y consumo excesivo de alcohol. También hay afecciones, como la apnea obstructiva del sueño, que podrían afectar los niveles de testosterona. Una vez que estas afecciones se identifican y se tratan, la testosterona suele retornar a niveles normales.

Cómo sentirte pleno

Si tienes signos y síntomas que podrían ser provocados por un nivel bajo de testosterona, consulta con el médico. El profesional evaluará las posibles causas de esa sensación y te explicará las opciones de tratamiento.

No es posible acelerar la producción natural de testosterona, pero las siguientes medidas pueden resultar útiles:

  • Sé honesto con el médico. Trabaja con el médico para identificar y tratar los problemas de salud que podrían estar causando los signos y síntomas o que podrían contribuir a su manifestación, desde efectos secundarios de medicamentos hasta disfunción eréctil y otros problemas sexuales.
  • Elige un estilo de vida saludable. Lleva una dieta saludable e incorpora la actividad física a tu rutina diaria. Las opciones saludables te ayudarán a mantener la fuerza, la energía y una masa muscular magra. La actividad física regular puede, incluso, mejorarte el estado de ánimo y promover un mejor descanso.
  • Busca ayuda si te sientes mal. La depresión en los hombres no siempre se manifiesta como una sensación de tristeza. Es posible que tengas cansancio poco habitual, estés ansioso o irritable (e incluso enojado), y te cueste cumplir con tus responsabilidades en el trabajo y en el hogar. Otros síntomas frecuentes en los hombres son la dificultad para conciliar el sueño y los pensamientos suicidas. Consulta a tu médico si crees que podrías estar deprimido. Hay muchos tratamientos eficaces disponibles.
  • Ten cuidado con los suplementos herbarios. No se ha comprobado que los suplementos herbarios sean seguros y eficaces para aumentar los niveles bajos de testosterona relacionados con la edad. Algunos suplementos podrían ser peligrosos. Por ejemplo, el consumo prolongado de deshidroepiandrosterona no tiene beneficios comprobados y podría aumentar el riesgo de cáncer de próstata.

Tratar los niveles bajos de testosterona relacionados con la edad con la terapia de reemplazo de testosterona es un tema controvertido.

Para algunos hombres, la terapia con testosterona alivia los signos y síntomas molestos de la deficiencia de testosterona. Para otros, los beneficios no están del todo claros y existen posibles riesgos.

Algunos de los riesgos de la terapia con testosterona son que contribuye a la apnea del sueño, estimula el crecimiento no canceroso de la próstata y del cáncer de próstata existente. Además, la terapia con testosterona puede aumentar el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, y favorecer la formación de coágulos sanguíneos en las venas.

Si te estás preguntando si los tratamientos con testosterona pueden ser adecuados para ti, habla con el médico para determinar por qué tienes bajo el nivel de testosterona y si tienes síntomas relacionados. Habla con tu médico para sopesar las ventajas y desventajas del tratamiento.

Nov. 20, 2018 See more In-depth