El bebé y el sueño: Cómo ayudar al bebé a dormir toda la noche

¿Estás cansado de permanecer despierto a todas horas con tu bebé? Sigue estos simples consejos para que tu bebé duerma durante toda la noche.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si no has podido dormir bien ni una sola noche desde que nació tu bebé, no eres el único. Las noches sin dormir son los gajes del oficio que experimenta la mayoría de los padres, ¡pero no te desanimes! Puedes ayudar a tu bebé a dormir toda la noche. ¡De verdad!

El desarrollo de un ritmo

Los bebés recién nacidos duermen 16 horas o más por día, pero a menudo en períodos de tan solo unas cuantas horas por vez. Si bien el patrón puede ser errático al principio, un horario de sueño más uniforme surgirá a medida que el bebé madure y pueda pasar más tiempo sin alimentarse.

A los 3 o 4 meses, muchos bebés duermen al menos cinco horas seguidas. En algún momento durante el primer año del bebé (cada bebé es diferente) comenzará a dormir durante aproximadamente 10 horas por noche.

Estímulo para buenos hábitos de sueño

Durante los primeros meses, la alimentación en el medio de la noche seguramente interrumpirá el sueño tanto de los padres como de los bebés, pero es una buena idea ayudar a que tu bebé duerma bien desde el comienzo. Ten en cuenta estas sugerencias:

  • Estimula la actividad durante el día. Cuando tu bebé esté despierto, háblale, cántale y juega con él. El estímulo durante el día puede ayudar a mejorar el sueño por la noche.
  • Sigue una rutina uniforme para la hora de irse a la cama. Prueba con actividades favoritas tales como bañarlo, acariciarlo, cantarle, escuchar música tranquila o leerle. Pronto el bebé relacionará estas actividades con el sueño.
  • Coloca al bebé en la cama cuando esté somnoliento pero despierto. Esto ayudará a que el bebé asocie a la cama con el proceso de quedarse dormido. Recuerda colocar al bebé boca arriba para que se duerma y quitar de la cuna o del moisés frazadas u otros elementos blandos.
  • Dale tiempo a tu bebé para que se acomode. Es posible que tu bebé esté inquieto o llore antes de encontrar una posición cómoda y quedarse dormido. Si no deja de llorar, háblale con voz tranquila y acaríciale la espalda. La tranquilidad de tu presencia puede ser todo lo que necesita el bebé para quedarse dormido.
  • Considera el uso de un chupete. Si tu bebé tiene problemas para acomodarse, un chupete puede ser la solución. De hecho, las investigaciones sugieren que usar un chupete durante el sueño ayuda reducir el riesgo del síndrome de muerte infantil súbita (SMIS).
  • Es normal que se mueva frecuentemente durante la noche. Mientras duermen, los bebés con frecuencia se retuercen, se agitan y se contraen. También pueden ser muy ruidosos. A menos que sospeches que tu bebé tiene hambre o no está cómodo, está bien esperar unos minutos para ver si se vuelve a dormir.
  • Haz que el cuidado durante la noche no sea muy exagerado. Cuando el bebé necesite cuidados o que se lo alimente durante la noche, mantén las luces atenuadas, habla bajo y muévete con tranquilidad. Esto indicará al bebé que es momento de dormir y no de jugar.
  • No compartas la cama cuando duermas. Esto podría hacer más difícil que tu bebé se duerma por su propia cuenta. Compartir la cama podría también aumentar el riesgo del bebé de sufrir el SMIS. Si quieres mantener a tu bebé cerca de ti, una posibilidad es colocar la cama del bebé en tu habitación.
  • Respeta las preferencias de tu bebé. Si el bebé se duerme tarde o se levanta muy temprano, es recomendable que regules las rutinas y los horarios según estos patrones naturales.

Sin perder la perspectiva

Hacer dormir a tu bebé por la noche es un objetivo meritorio, pero no es una evaluación de tus habilidades parentales. Tómate el tiempo para entender los hábitos de tu bebé y su manera de comunicarse para que puedas ayudarlo a dormir mejor. Si tienes inquietudes, habla con el médico de tu bebé.

Sept. 27, 2014 See more In-depth