He oído que los bebés que nadan en piscinas cubiertas tratadas con cloro pueden contraer asma infantil. ¿Es seguro para mi hijo de 5 meses nadar en piscinas cubiertas?

Respuesta de James T C Li, M.D., Ph.D.

Algunas investigaciones sugieren que el hecho de que los bebés naden en piscinas tratadas con cloro podría aumentar el riesgo de inflamación de las vías respiratorias, pero no hay suficiente información que vincule de manera concluyente la natación infantil con el asma para justificar que se mantenga a los bebés sanos fuera de las piscinas cubiertas.

Los investigadores sostienen la teoría de que el cloro, un desinfectante común utilizado para mantener limpias las piscinas, se une al sudor, la suciedad, las células de la piel y la orina de los nadadores y crea subproductos en el agua y el aire que podrían dañar los pulmones de un bebé y ponerlo en riesgo de desarrollar asma. Las piscinas cubiertas tienen mayores concentraciones de estos subproductos que las piscinas exteriores. Los bebés pueden correr un riesgo especial porque sus pulmones aún se están desarrollando y tienden a tragar agua cargada de irritantes mientras nadan.

Sin embargo, los estudios que examinan la relación entre la natación infantil y el asma han arrojado resultados contradictorios y es necesario seguir investigando.

Si tu bebé participa en actividades de natación infantil en piscinas cubiertas y te preocupa el asma, opta por instalaciones bien ventiladas. Lo ideal sería que los miembros del personal abrieran puertas y ventanas en el área de la piscina y usaran ventiladores para aumentar el flujo de aire sobre la superficie de la piscina cuando esté llena. Además, enjuágate tú y a tu bebé en la ducha antes de entrar y después de salir de la piscina, usa un gorro de natación y revisa regularmente el pañal de tu bebé. Esto puede reducir la formación de irritantes en el agua y el aire.

June 19, 2020 See more Expert Answers