¿Por qué motivo un bebé haría una huelga de la lactancia materna?

Answers from Jay L. Hoecker, M. D.

Muchos factores pueden desencadenar una huelga de la lactancia materna, que ocurre cuando un bebé se niega a amamantarse durante un tiempo después de haberse amamantado bien durante meses. Normalmente, el bebé está intentando decirte que algo no está bien.

Durante una huelga de la lactancia materna, puede parecer que tu bebé está feliz de acercarse a la mama, pero luego actúa con desinterés o empieza a llorar. A veces, la huelga de la lactancia materna ocurre de manera repentina. En otros casos, comienza gradualmente.

Causas de una huelga de la lactancia materna

Las causas frecuentes de una huelga de la lactancia materna incluyen lo siguiente:

  • Dolor o molestias. La dentición, las aftas o el herpes labial pueden causar dolor en la boca cuando un bebé se amamanta, y una infección en el oído puede producir dolor durante la succión. Una lesión o una inflamación debido a una vacuna puede causar molestias en una determinada posición al amamantarse.
  • Enfermedad. Un resfrío o la nariz congestionada puede dificultarle al bebé la respiración mientras se amamanta.
  • Estrés o distracción. La hiperestimulación, los retrasos en la alimentación o una separación prolongada de ti pueden causar nerviosismo y dificultad para mamar. Una reacción fuerte de tu parte al ser mordida durante la sesión de amamantamiento puede tener el mismo efecto. A veces, un bebé simplemente está muy distraído para amamantarse.
  • Aromas o sabores que no son los habituales. Los cambios en tu olor debido a un nuevo jabón, perfume, loción o desodorante pueden hacer que tu bebé pierda el interés en la lactancia. Los cambios en el sabor de la leche materna, provocados por factores tales como los alimentos que comes, el período menstrual o un nuevo embarazo, también pueden desencadenar una huelga de la lactancia materna.
  • Reducción en la producción de leche. La suplementación con leche maternizada o el uso excesivo de un chupete pueden reducir tu producción de leche. A veces, la reducción en la producción de leche es un signo de embarazo.

Ten en cuenta que si tu bebé hace una huelga de la lactancia materna, esto no significa necesariamente que está listo para el destete. Las huelgas de la lactancia materna suelen durar poco tiempo.

Cómo manejar una huelga de la lactancia materna

Una huelga de la lactancia materna puede ser una situación incómoda para ti y para tu bebé. Tal vez te sientas rechazada y frustrada. Sin embargo, no te sientas culpable: no es tu culpa.

Ten paciencia mientras lidias con este cambio en los hábitos de alimentación de tu bebé. Para evitar la congestión mamaria y mantener la producción de leche, sácate leche con un sacaleches en el mismo horario en que tu bebé solía amamantarse. Puedes usar una cuchara, un gotero o un biberón para alimentar a tu bebé con la leche que te sacaste. También puedes hacer lo siguiente:

  • Seguir intentando. Sácate leche y déjala caer sobre tu pezón o en la boca del bebé para estimularlo a que se amamante. Si el bebé está frustrado, detente e inténtalo otra vez más tarde.
  • Cambiar de posición. Prueba diferentes posiciones para amamantar. Si tu bebé está congestionado, sostenlo en posición vertical mientras se amamanta. También puede ser de ayuda succionarle las secreciones de la nariz antes de amamantarlo.
  • Lidiar con las distracciones. Intenta amamantar a tu bebé en una habitación oscura y tranquila, donde no haya distracciones. O considera la posibilidad de hacer lo contrario: gira el cuerpo para que tu bebé pueda estar de frente a la actividad.
  • Abrazar a tu bebé. El contacto piel a piel entre tú y tu bebé puede renovar el interés de tu bebé en la lactancia materna.
  • Abordar los problemas de la dentición. Si a tu bebé le están saliendo los dientes, frótale las encías con un paño frío o con tu dedo antes de amamantarlo. Si el bebé te muerde mientras se está amamantando, intenta que tu reacción no sea muy fuerte. Simplemente, desliza tu dedo dentro de la boca de tu bebé para interrumpir la succión con rapidez.
  • Evaluar los cambios en tu rutina. Piensa si se ha producido algún cambio en tu rutina que puede estar causando malestar a tu bebé. ¿Estás estresada? ¿Estás tomando medicamentos nuevos? ¿Tu dieta se ha modificado? ¿Estás usando un tipo nuevo de perfume o de jabón con fragancia? ¿Podrías estar embarazada? Concéntrate en cuidar bien de ti misma.

Si la huelga de la lactancia materna dura más que unos pocos días, tu bebé moja menos pañales que lo habitual o te preocupa la dificultad de tu bebé para amamantarse, consulta con el médico de tu bebé.

June 05, 2015 See more Expert Answers