Los dientes de leche de mi hijo han cambiado de color. ¿Debo estar preocupada?

Answers from Thomas J. Salinas, D.D.S.

En general, los dientes de leche, también llamados «dientes primarios», son más blancos que los dientes definitivos porque están más calcificados. Los dientes de leche pueden cambiar de coloración por muchos motivos, por ejemplo:

  • Cepillado incorrecto. Si los dientes de leche no se cepillan correctamente, pueden formarse bacterias (placa bacteriana) en la superficie, lo cual puede provocar cambios en la coloración del diente.
  • Uso de medicamentos. Los medicamentos pediátricos que contienen hierro, como los suplementos vitamínicos, pueden causar manchas en los dientes de leche. Tomar tetraciclina (un antibiótico) durante el embarazo o el período de lactancia puede también provocar un cambio de coloración en los dientes de leche.
  • Lesiones dentales. Un diente oscuro podría ser el resultado de una hemorragia dentro del diente, a causa de un traumatismo dental.
  • Esmalte débil. Un problema genético con la formación del esmalte podría provocar cambios en la coloración de los dientes de leche.
  • Uso excesivo de flúor. Mezclar con frecuencia leche de fórmula concentrada, ya sea líquida o en polvo, con agua fluorada podría aumentar el riesgo de que a tu hijo le aparezcan líneas blancas o rayas suaves en los dientes (fluorosis), en caso de que este tipo de leche sea la fuente principal de alimentación del niño.
  • Enfermedad. Algunos niños pueden tener dientes de leche de color verde o amarillo, si nacen con una enfermedad en la que hay un alto nivel de bilirrubina en la sangre (hiperbilirrubinemia).

Si el cambio de coloración es causado por una higiene dental incorrecta, cepillarle los dientes más minuciosamente podría ayudar. Hasta que tu hijo aprenda a escupir, aproximadamente a los 3 años, usa una pequeña cantidad de pasta dental con flúor que no supere el tamaño de un grano de arroz.

Para que la boca de tu hijo esté saludable, evita darle el biberón con líquidos como agua azucarada, jugo o refrescos, y no lo hagas dormir con el biberón en la boca. Además, no compartas los cubiertos con tu hijo, ya que esto puede extender las bacterias que provocan caries. Si tu hijo usa chupón, nunca pongas miel ni azúcar en el chupón.

Plantéale tus inquietudes sobre los dientes de leche al médico que atiende a tu hijo, quien podría derivarte a un dentista infantil. Tras considerar las afecciones no diagnosticadas, el dentista puede recomendar blanquear más adelante los dientes que presentan cambios de color o simplemente vigilarlos en caso de que se manifiesten signos de otros problemas.

With

Thomas J. Salinas, D.D.S.

Sept. 01, 2016 See more Expert Answers