¿Son seguros los viajes aéreos para un bebé?

Respuesta de Jay L. Hoecker, M.D.

En general, los viajes en avión son apropiados para la mayoría de los bebés saludables y nacidos a término. Sin embargo, antes de volar con tu bebé, ten en cuenta lo siguiente:

  • La edad y el estado de salud del bebé. Es probable que el proveedor de atención médica de tu bebé desaconseje los viajes en avión innecesarios poco después del nacimiento. Los recién nacidos tienen sistemas inmunitarios en desarrollo, y los viajes en avión aumentan el riesgo de contraer enfermedades infecciosas, incluida la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19).

    En comparación con los niños mayores, los bebés menores de 1 año parecen correr un mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa de la COVID-19. Si viajas con un bebé, toma medidas para garantizar tu seguridad y la del niño. Asegúrate de que todos los miembros elegibles de tu familia, incluidos los niños, reciban la vacuna correspondiente para reducir el riesgo de contraer y propagar la COVID-19. Además, usa una mascarilla facial de alta filtración que se ajuste bien (como una mascarilla N95) en el aeropuerto y el avión, lávate las manos con frecuencia o usa un desinfectante para manos, y evita el contacto con viajeros que estén evidentemente enfermos. Si tu bebé está enfermo, no viajes en avión a menos que el proveedor de atención médica del niño te indique que puedes hacerlo.

  • Las orejas del bebé. Los cambios de presión de la cabina durante un vuelo causan cambios temporales en la presión del oído medio, lo que puede producir dolor de oído. Para ayudar a aliviar las molestias en los oídos del bebé, dale el pecho, un biberón o un chupete durante el despegue y el descenso inicial. Podría ser útil tratar de cronometrar las tomas para que el bebé tenga hambre durante estos momentos. Si tu bebé tuvo una cirugía de oído o una infección auditiva dentro de las dos semanas previas al vuelo, pregúntale al proveedor de atención médica si puede viajar.

    Además, los niveles de ruido en la cabina del avión son altos, especialmente durante el despegue. Considera la posibilidad de usar bolitas de algodón, auriculares con supresión de ruido o pequeños tapones para limitar la exposición de tu bebé a este ruido. Esto también podría ayudar a que se duerma.

  • La respiración del bebé. Durante el vuelo, la presión del aire en la cabina de un avión es menor que la presión del aire en tierra. Este cambio temporal en el nivel de oxígeno no parece plantear problemas para los bebés que, por lo demás, están sanos. Sin embargo, si tu bebé nació prematuramente, sufre problemas cardíacos o pulmonares crónicos, o tiene síntomas relacionados con las vías respiratorias superiores o inferiores, habla con el proveedor de atención médica antes de viajar en avión.
  • El asiento de seguridad del bebé. La mayoría de los asientos de seguridad para bebés están certificados para viajar en avión. Aunque las aerolíneas suelen permitir que los bebés viajen en el regazo de un cuidador durante el vuelo, la Administración Federal de Aviación recomienda que viajen en asientos de seguridad debidamente sujetos. Si decides no comprar un boleto para tu bebé, pregunta por los asientos libres cuando subas al avión, en caso de que se le pueda asignar uno.

Evita darle a tu bebé un medicamento de venta libre, como difenhidramina (Benadryl, otros), para favorecer el sueño durante el vuelo. Esta práctica no es recomendable y, a veces, los medicamentos pueden tener el efecto contrario.

April 23, 2022