Si tienes tendencia a presentar moretones, podrías tener preguntas sobre cuál es la causa del problema y qué puedes hacer al respecto. Averigua el rol que tiene el envejecimiento y cuándo debes consultar con el médico.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Otro moretón antiestético. No recuerdas haberte golpeado con nada; sin embargo, últimamente, te aparecen moretones con frecuencia. ¿Son una causa de preocupación?

Es frecuente que aparezcan más moretones con la edad. Si bien muchos moretones son inofensivos y desaparecen sin tratamiento, a veces, la tendencia a la formación de moretones puede ser un signo de un problema más grave.

La mayoría de los moretones se forman cuando los vasos sanguíneos pequeños (capilares) que se encuentran cerca de la superficie de la piel se rompen por el impacto de un golpe o de una lesión, por lo general, en los brazos o en las piernas. Cuando esto sucede, la sangre se filtra hacia afuera de los vasos y al principio parece ser una marca morada. Con el tiempo, el cuerpo vuelve a absorber la sangre y la marca desaparece.

Por lo general, los golpes más fuertes causan moretones más grandes. Sin embargo, si tienes una tendencia a presentar moretones, un golpe leve, que quizás ni siquiera notes, puede causar un moretón importante.

Algunas personas, en especial las mujeres, son más propensas a tener moretones que otras. Con los años, la piel también se vuelve más delgada y pierde una parte de la capa grasa protectora que ayuda a cuidar los vasos sanguíneos de las lesiones.

La aspirina, los medicamentos anticoagulantes y los antiplaquetarios reducen la capacidad de coagulación de la sangre. Los antibióticos también pueden estar asociados a los problemas de coagulación. Como consecuencia, el sangrado que se produce a causa del daño capilar puede demorar más en detenerse, y esto hace que se filtre sangre y se forme un moretón más grande.

Los corticosteroides tópicos y sistémicos (que se pueden utilizar para tratar distintas afecciones, como alergias, asma y eccema) hacen que la piel se vuelva delgada, y esto facilita la formación de moretones. Determinados suplementos dietéticos, como el ginkgo, también pueden aumentar el riesgo de que se formen moretones porque tienen un efecto anticoagulante.

Si se te forman más moretones, no dejes de tomar el medicamento. Habla con el médico sobre tus preocupaciones. Asegúrate de que el médico esté al tanto de los suplementos que tomas, especialmente si los tomas simultáneamente con un anticoagulante. El médico podría recomendarte evitar ciertos medicamentos o suplementos de venta libre.

En ocasiones, la aparición de moretones con facilidad indica la presencia de una afección grave no diagnosticada, como problemas de coagulación o una enfermedad de la sangre. Consulta a tu médico si sucede lo siguiente:

  • Se te forman moretones grandes con frecuencia, sobre todo si estos aparecen en el tronco, la espalda o el rostro, o parecen producirse por razones desconocidas
  • Tienes una tendencia a la formación de moretones y antecedentes de sangrado considerable, como durante un procedimiento quirúrgico
  • Empiezan a aparecerte moretones de repente, en especial si has comenzado a tomar un nuevo medicamento
  • Tienes antecedentes familiares de formación de moretones con facilidad o sangrado

Estos signos y síntomas pueden indicar lo siguiente:

  • Niveles bajos de los componentes sanguíneos que ayudan a que la sangre se coagule después de una lesión (plaquetas)
  • Funcionamiento anormal de las plaquetas
  • Problemas con las proteínas que ayudan a que la sangre se coagule

Para hallar la causa de los moretones, el médico podría controlar los niveles de plaquetas en sangre o hacer análisis para medir el tiempo que la sangre tarda en coagular.

Otras causas graves de la formación de moretones comprenden violencia doméstica o maltrato. Si un ser querido tiene un moretón inexplicable, especialmente en un lugar poco habitual, por ejemplo, en el rostro, ten en cuenta la posibilidad de que sea por maltrato.

Para prevenir pequeños moretones, sigue estos pasos a fin de evitar caídas:

  • Usa una buena iluminación en tu casa.
  • Evita los objetos y los tapetes, especialmente en escaleras.
  • Acomoda los muebles y los cables eléctricos de modo que no obstruyan el paso.
  • Consulta acerca de los efectos secundarios de los medicamentos que tomas. Cuéntale al médico o al farmacéutico si algún medicamento te provoca mareos o somnolencia.
  • Haz que te revisen la visión y la audición. Incluso los cambios pequeños en la vista y en la audición pueden provocarte caídas.

Lamentablemente, una vez que se forma un moretón, no hay mucho que hacer para tratarlo. La mayoría de los moretones desaparecen con el tiempo, a medida que el cuerpo reabsorbe la sangre, aunque pueden demorar más tiempo en curarse con la edad. Elevar la zona afectada o ponerte hielo también son medidas útiles.

June 13, 2018