Infórmate sobre las preocupaciones comunes y las preguntas acerca de las pastillas anticonceptivas.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si tomas pastillas anticonceptivas (anticonceptivos orales), es probable que estés feliz con la conveniencia y confiabilidad. De todas formas, podrías tener preguntas sobre cómo las pastillas anticonceptivas podrían afectar tu salud, sobre los beneficios y riesgos de estos medicamentos y sobre cuáles son las opciones más nuevas que están disponibles.

Sí, puedes. Antes, las pastillas anticonceptivas solo venían en blísteres para 21 días de pastillas de hormonas activas y siete días de pastillas inactivas. Cuando se toman las pastillas inactivas, se produce un sangrado parecido a la menstruación.

Hoy en día, tienes muchas más opciones, desde regímenes con 24 días de pastillas activas y cuatro días de pastillas inactivas hasta regímenes con todas pastillas activas.

Algunos regímenes de pastillas de ciclo extendido tienen pastillas de hormonas activas todos los días durante tres meses, y luego una semana de pastillas inactivas o de una dosis baja de estrógeno. Durante esa semana, puedes tener un sangrado similar a la menstruación. Otros regímenes de ciclo extendido constan de la administración continua de pastillas activas durante un año y así detener el sangrado menstrual por completo.

Los regímenes de ciclo extendido o continuo tienen varios beneficios potenciales. Previenen los cambios hormonales que son responsables del sangrado, los cólicos, los dolores de cabeza u otras molestias relacionadas con el período. Te permiten saltear un período durante viajes o eventos importantes. Si tienes una deficiencia de hierro debido al sangrado menstrual abundante, el uso de regímenes continuos puede reducir el sangrado.

A menudo, puede ocurrir un sangrado imprevisto o flujo de sangre durante los primeros meses con regímenes continuos o de ciclo extendido, pero generalmente se detienen con el tiempo.

Existen regímenes de pastillas anticonceptivas diseñados para evitar el sangrado durante tres meses por vez o hasta un año. No obstante, es posible prevenir tu período mediante el uso continuo de pastillas anticonceptivas monofásicas, que tienen la misma dosis de hormonas en las tres semanas de pastillas activas. Para evitar el período con estas pastillas, no debes tomar las pastillas inactivas y es necesario que comiences directamente con un nuevo paquete.

Por lo general, la ovulación comienza de nuevo unas semanas después de dejar de tomar las pastillas anticonceptivas.

Tan pronto como ovules de nuevo, puedes quedar embarazada. Si esto sucede durante tu primer ciclo sin la pastilla, es posible que no menstrúes. Realiza una prueba de embarazo si tuviste relaciones sexuales sin protección y todavía no has tenido tu período.

Quedar embarazada inmediatamente después de dejar de tomar pastillas anticonceptivas no aumenta el riesgo de aborto espontáneo ni de daños en el feto. Las hormonas de las pastillas anticonceptivas no permanecen en tu organismo.

Por lo general, comienzas a menstruar de nuevo pocas semanas después de haber dejado de tomar las pastillas. No obstante, si tus períodos menstruales eran irregulares antes de tomar las pastillas anticonceptivas, es probable que vuelvan a ser iguales después de que hayas dejado de tomar las pastillas. Pueden pasar un par de meses antes de que tus ciclos de ovulación vuelvan a la normalidad.

Después de que dejes de tomar pastillas anticonceptivas, si no estás preparada para quedar embarazada, piensa en la posibilidad de usar un método anticonceptivo de respaldo.

Si no menstruas durante varios meses, es probable que tengas lo que se conoce como amenorrea posterior a la pastilla anticonceptiva. La pastilla evita que tu cuerpo produzca las hormonas que participan en la ovulación y la menstruación. Cuando dejas de tomarla, el cuerpo puede demorar un tiempo hasta que comience a producir estas hormonas de nuevo.

Por lo general, los períodos menstruales se reanudan luego de tres meses de haber dejado de tomar la pastilla. Sin embargo, si tomaste la pastilla para regular los ciclos menstruales, es probable que transcurran varios meses antes de que vuelvas a menstruar.

Si el período no regresa en tres meses, haz una prueba de embarazo para asegurarte de que no estás embarazada y luego consulta a tu médico.

Puedes obtener resultados exactos mediante una prueba de embarazo aunque tomes las pastillas. Las pruebas de embarazo miden la cantidad de una hormona relacionada con el embarazo, gonadotropina coriónica humana (hCG), en la sangre o en la orina. Los principios activos en las pastillas anticonceptivas no afectan la manera en la cual la prueba de embarazo mide el nivel de hCG en tu sistema.

No te preocupes si seguiste tomando las pastillas anticonceptivas y no sabías que estabas embarazada.

A pesar de que hace años que sucede este imprevisto, hay muy poca evidencia de que la exposición a las hormonas de las pastillas anticonceptivas pueda causar defectos de nacimiento. Cuando sepas que estás embarazada, deja de tomar las pastillas anticonceptivas.

Es posible usar pastillas anticonceptivas estándar de estrógeno-progestina para la anticoncepción de emergencia, pero consulta con tu médico para conocer la dosis exacta y el momento en que debes tomarlas.

Ciertos tipos de pastillas están específicamente diseñados para evitar que quedes embarazada si has tenido relaciones sexuales sin protección. A estos medicamentos se los conoce algunas veces como la "pastilla del día siguiente".

Las pastillas del día siguiente contienen levonorgestrel (Plan B One-Step, EContra One-Step y otras) o acetato de ulipristal (ella, Logilia).

Las pastillas de levonorgestrel están disponibles sin receta médica para todas las personas de cualquier edad. Las pastillas de levonorgestrel tienen mejor eficacia cuando se usan tan pronto como sea posible, y dentro de los tres días, después de haber tenido relaciones sexuales sin protección.

El acetato de ulipristal es un medicamento no hormonal disponible solo con receta médica. Este medicamento se toma como una dosis única dentro de los cinco días después de haber tenido relaciones sexuales sin protección.

Los dispositivos intrauterinos de cobre o los dispositivos intrauterinos que contienen 52 miligramos de levonorgestrel también pueden utilizarse como método anticonceptivo de emergencia. Idealmente, tu médico debe colocar el dispositivo intrauterino dentro de los cinco días después de haber tenido relaciones sexuales sin protección.

Si te consideran una persona obesa, con un índice de masa corporal (IMC) de 30 o más, es probable que la anticoncepción de emergencia no sea tan eficaz, en especial si tomas levonorgestrel. Puedes quedar embarazada después de usar levonorgestrel para anticoncepción de emergencia. El IMC no debe ser muy preocupante si tomas ulipristal. El peso corporal no afecta al uso de un dispositivo intrauterino como método anticonceptivo de emergencia.

En términos de salud general, prácticamente no influye cuál sea el momento en que dejes de tomar las píldoras. Cuando finalmente dejes de tomarlas, puedes esperar tener algo de sangrado, lo que puede cambiar el ritmo del ciclo menstrual. Pero puedes dejarlas en cualquier momento.

Tomar las pastillas inactivas no te genera un mayor riesgo de tener un embarazo no deseado. Si tomas las pastillas anticonceptivas exactamente como te lo indican, estas tienen una eficacia del 99 por ciento en la prevención de un embarazo.

Sin embargo, si te olvidas de tomar una pastilla, o varias, durante un ciclo, podrías correr un mayor riesgo de tener un embarazo no deseado durante ese ciclo. Para estar segura, utiliza una forma anticonceptiva de respaldo, como condones, especialmente si te olvidaste de tomar varias pastillas durante un ciclo.

Este es un pensamiento común. Sin embargo, los estudios demostraron que el efecto de las pastillas anticonceptivas en el peso es mínimo, si hubiera alguno.

En cambio, es probable que retengas más líquido y que eso te haga sentir que aumentaste de peso, en especial en los senos, las caderas y los muslos. El estrógeno de las pastillas anticonceptivas efectivamente afecta a las células grasas (adiposidad) y hace que estas se agranden, pero no aumenta su cantidad.

La mayoría de los datos indica que las pastillas anticonceptivas no aumentan el riesgo general de padecer cáncer.

La evidencia científica sugiere que el uso de pastillas anticonceptivas durante períodos más prolongados aumenta el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer, como cáncer del cuello del útero, pero el riesgo disminuye después de suspender su uso.

En cuanto al riesgo de cáncer mamario, los resultados están mezclados. Algunos estudios muestras una relación entre el uso de pastillas anticonceptivas y un aumento leve en el riesgo de cáncer mamario, pero el riesgo es muy bajo. Otros estudios mostraron que no hay un aumento importante en el riesgo de cáncer mamario. El riesgo parece disminuir con el tiempo luego de que se interrumpe la administración de pastillas anticonceptivas. Si tienes antecedentes familiares de cáncer mamario, el uso de pastillas anticonceptivas parece no incrementar el riesgo.

Las pastillas anticonceptivas pueden disminuir el riesgo de padecer otros tipos de cáncer, incluidos el cáncer de ovario, el cáncer de endometrio y el cáncer de colon, y este beneficio puede continuar durante años una vez que deja de tomar las pastillas anticonceptivas.

Las pastillas anticonceptivas pueden afectar los niveles de colesterol. El grado del efecto depende del tipo de pastilla que tomes y de qué concentración de estrógeno o progestina contenga. Las pastillas anticonceptivas con más estrógeno pueden tener un efecto general ligeramente beneficioso en los niveles de colesterol. Sin embargo, habitualmente, los cambios no son considerables y no afectan tu estado de salud general.

Las píldoras anticonceptivas pueden aumentar ligeramente la presión arterial. Si tomas píldoras anticonceptivas, hazte controlar la presión arterial con regularidad. Si ya tienes presión arterial alta, habla con tu médico sobre la posibilidad de usar otros métodos anticonceptivos.

Si eres una persona saludable y no fumas, puedes continuar con pastillas anticonceptivas después de los 35 años.

Sin embargo, las pastillas anticonceptivas no se recomiendan si tienes más de 35 años y fumas debido al riesgo de enfermedad del corazón y de los vasos sanguíneos (enfermedad cardiovascular). En ese caso, es necesario que dejes de fumar antes de que puedas continuar con las pastillas anticonceptivas de manera segura.

Los antibióticos no interfieren con la eficacia de las pastillas anticonceptivas, excepto en el caso de un antibiótico, la rifampicina (Rimactane). La rifampicina sí disminuye la eficacia de las pastillas anticonceptivas para evitar la ovulación, pero este antibiótico ya no se utiliza tanto en la actualidad.

Aug. 20, 2021