Piercings: cómo prevenir complicaciones

Los piercings podrán ser más habituales que nunca, pero no los tomes a la ligera. Conoce los riesgos, las precauciones de seguridad básicas y los pasos a seguir para el cuidado posterior.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Orejas. Labios. Ombligos. Cejas. Las perforaciones son populares, especialmente entre los adolescentes y adultos jóvenes. Sin embargo, las perforaciones pueden causar complicaciones. Descubre cómo ciertas precauciones de seguridad, la realización de tu perforación y qué tan bien la cuides pueden afectar una curación correcta y el riesgo de contraer infecciones.

Infórmate sobre los riesgos

Un piercing es la creación de un orificio en una parte del cuerpo para introducir una joya. Casi nunca se realiza con un agente anestésico (anestesia).

Cualquier tipo de piercing implica un riesgo de complicaciones, incluidas las siguientes:

  • Reacciones alérgicas. Algunas joyas para piercings, en particular las piezas hechas de níquel, pueden causar reacciones alérgicas.
  • Complicaciones orales. Las joyas que se colocan en piercings en la lengua pueden astillar y romper los dientes, y dañar las encías. La hinchazón de la lengua después de un nuevo piercing puede interferir en la masticación y deglución, y a veces en la respiración.
  • Infecciones de la piel. Después de un piercing podría aparecer enrojecimiento, dolor, hinchazón o una secreción similar al pus.
  • Otros problemas de la piel. Los piercings pueden provocar cicatrices y áreas elevadas causadas por un crecimiento excesivo del tejido cicatrizal (queloides).
  • Enfermedades transmitidas por la sangre. Si el equipo que se utiliza para hacer el piercing está contaminado con sangre infectada, puedes contraer varias enfermedades de transmisión sanguínea, incluidos la hepatitis B, la hepatitis C, el tétanos y el VIH.
  • Desgarro o trauma. Las joyas pueden enredarse y romperse accidentalmente, lo que podría requerir puntos u otras reparaciones.

Podrías necesitar medicamentos u otros tratamientos si presentas una reacción alérgica, una infección u otro problema en la piel cerca del piercing.

Asegúrate de estar preparado

Antes de hacerte un piercing, piénsalo detenidamente. Considera la ubicación del piercing y si podrás ocultarlo si es necesario, por ejemplo en el trabajo.

Si no estás seguro del piercing o si te preocupa que algún día puedas arrepentirte, es recomendable que esperes. No permitas que te presionen para que te hagas un piercing y no te sometas a uno si estás bajo los efectos de drogas o alcohol.

Si estás seguro de que deseas hacerte un piercing, habla con amigos que ya tengan uno. Averigua si tienen alguna sugerencia o si están arrepentidos.

Insiste sobre las precauciones de seguridad

Para asegurarte de que tu piercing se realice de manera segura, haz estas preguntas:

  • ¿Quién hace los piercing? No intentes hacerte el piercing tú mismo ni tampoco permitas que lo haga un amigo que no esté capacitado. Dirígete a un centro de perforación confiable donde los empleados estén debidamente capacitados.

    Los requisitos en materia de regulaciones y las normas sobre los permisos varían de un estado a otro. Consulta en el departamento de salud de tu estado, condado o ciudad para obtener información sobre las regulaciones y el otorgamiento de permisos locales.

  • ¿El perforador usa guantes? Asegúrate de que el perforador se lave las manos y use un par nuevo de guantes desechables para cada piercing.
  • ¿El perforador usa el equipo adecuado? Mientras que algunos lugares utilizan pistolas perforadoras para perforar el lóbulo auricular, la Association of Professional Piercers (Asociación de Perforadores Profesionales) advierte que las pistolas perforadoras reutilizables no se pueden esterilizar de manera adecuada y pueden dañar el tejido de la oreja. Para el lóbulo auricular y otros piercings en el cuerpo, busca un perforador que utilice una aguja nueva, esterilizada y desechable para hacer el agujero y luego insertar una joya en él.
  • ¿El perforador esteriliza el material no desechable? Asegúrate de que el perforador utilice una máquina de esterilización por calor (autoclave) para esterilizar todo el material no desechable después de cada piercing.
  • ¿El perforador coloca joyas hipoalergénicas? Observa que sean de acero quirúrgico inoxidable, titanio, niobio u oro de 14 o 18 quilates.

Cuida bien de tu piercing

La piel alrededor de una perforación nueva puede hincharse, ponerse roja y estar sensible durante algunos días. Puede sangrar un poco. Si la hinchazón, el enrojecimiento y el sangrado duran más que unos pocos días, comunícate con tu médico. El tratamiento inmediato puede ayudar a prevenir complicaciones potencialmente graves.

Para evitar la infección y facilitar la curación:

  • Limpia las perforaciones orales con enjuague bucal. Si te has perforado la lengua, el labio o la mejilla, enjuaga la perforación con enjuague bucal antiséptico sin alcohol luego de cada comida y antes de dormir. Luego de la perforación, usa un cepillo de dientes suave nuevo para evitar que te entren bacterias en la boca. Una vez que la zona sanó, retira el arete durante la noche y cepíllalo para eliminar la placa. Considera también retirarlo cuando comas o cuando hagas actividades extenuantes.
  • Limpia las perforaciones de la piel. Si te has perforado la piel, limpia la zona dos veces al día con agua y jabón. Asegúrate de lavarte las manos antes de limpiar la zona perforada.
  • Evita nadar. No entres en piscinas, jacuzzis, ríos, lagos ni otros cuerpos de agua mientras se cura la perforación.
  • No juegues con las perforaciones. No toques una perforación nueva ni gires el arete a menos que lo estés limpiando. Mantén también la ropa alejada de la perforación. El roce o la fricción constantes pueden irritar la piel y retardar la curación.
  • Mantén los aretes colocados. La mayoría de las perforaciones se curan en seis semanas, pero algunas pueden tardar varios meses o más en curarse. Para mantener la perforación, deja el arete en su lugar durante este tiempo, incluso a la noche y, de esa manera, evitarás que se cierre la perforación.
July 18, 2020 See more In-depth

Ver también

  1. Errores en el tratamiento del acné
  2. Tratamientos para el acné: los procedimientos médicos pueden ayudar a limpiar la piel
  3. Envejecimiento de la piel
  4. ¿Usarás protector solar? No escatimes
  5. Aprende acerca de las opciones de protectores solares
  6. ¿Píldoras anticonceptivas para el acné?
  7. Fiestas de bótox
  8. ¿Tiene fecha de vencimiento el protector solar?
  9. No creas en los mitos sobre el afeitado
  10. ¿Tienes piel oscura? Debes usar protector solar de todos modos
  11. Cómo curar los talones agrietados
  12. Cómo curar la piel agrietada en la punta del pulgar
  13. Consejos para mantener la piel hidratada
  14. Latisse: ¿la respuesta para tener pestañas más largas y gruesas?
  15. Mayo Clinic Minute: Los numerosos beneficios de la vaselina
  16. Mayo Clinic Minute: Consejos de humectación de los dermatólogos
  17. Eliminación del vello púbico: ¿tiene beneficios?
  18. Autobronceantes: ¿Son seguros?
  19. Afeitarse el vello
  20. Mayo Clinic Minute: Un poco de luz sobre el FPS de los protectores solares
  21. Sugerencias para el cuidado de la piel
  22. Consejos para el cuidado de la piel durante una pandemia
  23. Daño por el sol
  24. Erupciones cutáneas en verano
  25. El sol del verano: conoce la zona de peligro
  26. Consejos sobre el bronceado sin sol
  27. Bronceado sin sol
  28. Protector solar: una dosis no es suficiente
  29. Consejos para comprar protector solar
  30. Conocimientos sobre protección solar: ¿Cuánto sabes sobre el factor de protección solar?
  31. Camas solares
  32. La crema para eliminar tatuajes: ¿es eficaz?
  33. Tatuajes
  34. Los mejores alimentos para una piel sana
  35. Protege la piel fina
  36. Mayo Clinic Minute: Consejos para tratar la caspa
  37. Mayo Clinic Minute: Cómo averiguar el FPU de la ropa
  38. Winter Skin Care
  39. Cremas antiarrugas