Atención ginecológica para hombres trans

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si eres un hombre trans (de mujer a hombre), podrías necesitar atención ginecológica. Esto es especialmente cierto si no te has sometido a una cirugía genital.

Para determinar tus necesidades de atención médica, busca un médico que entienda tus problemas de salud y con quien te sientas cómodo compartiendo tus antecedentes y preocupaciones. No dejes que el miedo o el estigma que puedes enfrentar como persona transgénero te impida obtener la atención médica que necesitas.

Una vez que hayas establecido una relación con tu médico, comparte la historia de tu uso pasado y presente de hormonas e intervenciones quirúrgicas relacionadas con el género. Conocer tu anatomía actual es importante para que tu médico te ofrezca una evaluación y un tratamiento adecuados. También deberás proporcionar una historia clínica psiquiátrica, sexual, ginecológica y obstétrica, y una historia clínica familiar. Pregunta acerca de las pruebas y exámenes recomendados para hombres trans en tu grupo de edad. Tu médico también tendrá en cuenta tus preocupaciones específicas de salud.

Salud del tejido mamario

Los hombres y las mujeres tienen tejido mamario. Incluso si te has sometido a una cirugía de pecho para hombres transgénero para extirpar los senos y crear un pecho con un contorno más masculino (cirugía torácica masculinizante), todavía tendrás algo de tejido mamario residual. Aunque el riesgo se reduce en gran medida, puede producirse cáncer de mama. Para promover la salud del tejido mamario:

  • Dile al médico si algún miembro de tu familia ha tenido cáncer de mama.
  • Familiarízate con el aspecto y la sensación de los senos o de la pared torácica si te has sometido a una cirugía de pecho y sabe qué cambios debes buscar que podrían ser un signo de un problema. Dile al médico si notas algún cambio.
  • Pregúntale al médico acerca de los exámenes de detección del cáncer de mama, incluido un examen anual de los senos o mamografías regulares.

Los hombres trans a quienes no se les han extirpado los senos requieren exámenes de detección de cáncer de mama basados en pautas para mujeres cuya identidad y expresión de género coinciden con las características sociales estereotípicas relacionadas con el sexo asignado al nacer (cisgénero). Las recomendaciones para los exámenes de detección varían. Habla con el médico acerca de lo que es adecuado para ti.

Si te han extirpado las mamas y no es físicamente posible realizar una mamografía, es posible que te hagan una resonancia magnética o una ecografía para examinar el tejido mamario.

Salud pélvica

Podrías estar en riesgo de tener cáncer del cuello de la matriz, los ovarios y el útero, si todavía tienes estos órganos. Esto es cierto ya sea que tomes testosterona o no. La terapia de testosterona no cambia tu riesgo de estos cánceres.

Tu salud pélvica es importante, incluso si no tienes sexo receptivo o penetrante. Para promover tu salud pélvica, el médico podría recomendarte:

  • Un examen pélvico. Este examen verifica si hay problemas con el útero, la vagina, los ovarios y el cuello de la matriz. Durante un examen pélvico, el médico examina los genitales y palpa el interior de la vagina. Se te colocará en la vagina un instrumento con bisagras de plástico o de metal en forma de espéculo para ayudar al médico a ver la vagina y el cuello de la matriz.
  • Citología vaginal. El médico usará un cepillo pequeño y suave para recolectar células del cuello de la matriz. Estas células se estudiarán bajo un microscopio para detectar signos de cáncer.
  • Pruebas de infecciones de transmisión sexual (STI). Podes contraer una infección de transmisión sexual (STI, por sus siglas en inglés) por sexo oral, anal o vaginal. Las infecciones de transmisión sexual incluyen clamidia, gonorrea, sífilis, herpes y hepatitis. El virus del papiloma humano (VPH) y el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) también pueden transmitirse durante las relaciones sexuales. Es posible que el médico te pida que te hagas exámenes regulares para detectar el VIH y otras infecciones de transmisión sexual. Para algunos exámenes de detección, solo necesitas dar una muestra de sangre u orina.

Habla con el médico acerca de las maneras de protegerte de una infección de transmisión sexual, como usar preservativos u otra protección de barrera y evitar las relaciones sexuales sin protección, a menos que estés seguro de que tú y tu pareja no están infectados. La profilaxis previa a la exposición (PrEP, por sus siglas en inglés) también puede ayudar a prevenir la infección por el VIH en personas que no tienen el VIH y corren un riesgo muy alto de infectarse. El hecho de evitar el consumo de alcohol o drogas durante las relaciones sexuales también puede ayudar a disminuir el riesgo de infecciones de transmisión sexual.

Las vacunas pueden protegerte de las infecciones hepáticas como la hepatitis A y la hepatitis B. El VPH, que puede causar cáncer de cuello de la matriz, también puede transmitirte durante las relaciones sexuales. La vacuna contra el VPH está disponible para niños, adolescentes y adultos jóvenes.

Fertilidad y preservación de la fertilidad

Algunos hombres trans eligen tener hijos. Otros no. La elección depende de ti. Pero la planificación es importante.

Si tienes un útero y ovarios y no te has sometido a un procedimiento de esterilización, todavía puedes quedar embarazada si tienes sexo vaginal con hombres cisgénero. Esto es cierto incluso si tomas testosterona o si tienes períodos irregulares o no los tienes. Aunque la testosterona podría disminuir tu probabilidad de embarazo, no confíes en la terapia de testosterona para la anticoncepción. El embarazo sigue siendo posible hasta la menopausia.

Para prevenir el embarazo, utiliza un método anticonceptivo de barrera, como los preservativos. Si no estás usando hormonas masculinizantes, un DIU que contenga la hormona progestina (Mirena) puede servir como anticonceptivo y disminuir el sangrado menstrual. También puedes hablar con el médico sobre un anticonceptivo permanente. Si estás usando hormonas masculinizantes, es posible que desees evitar un anticonceptivo que contiene la hormona femenina estrógeno, incluidas las píldoras anticonceptivas combinadas y el parche anticonceptivo.

Si deseas quedar embarazada, habla con el médico. Si tomas testosterona, tendrás que dejar de hacerlo. Habla con el médico acerca de cómo el uso de hormonas puede haber afectado tu fertilidad. Existen procedimientos que permiten llevar a cabo un embarazo o recolectar y congelar óvulos no fertilizados o tejido ovárico para su uso futuro. Los métodos pueden incluir medicamentos o procedimientos quirúrgicos y normalmente están disponibles en centros especializados de fertilidad. Sin embargo, estos procedimientos son a menudo costosos. Si es posible, toma decisiones sobre los niños antes de iniciar la terapia hormonal o someterte a una cirugía genital.

Uso de testosterona

El uso de testosterona puede aumentar significativamente tu deseo sexual. La excitación sexual puede ser inesperada y más frecuente. La hormona también puede hacer que tu clítoris sea más grande y tus paredes vaginales más delgadas. Si tienes sexo receptivo, puedes sangrar o sentir dolor. Para tratar los problemas vaginales, usa un lubricante a base de agua durante la actividad sexual. Si el malestar continúa, tu médico podría recetarte una crema tópica que se aplica dentro de la vagina.

Imagen corporal

Una imagen corporal positiva es importante para tu autoestima y tu salud sexual. Muchos hombres trans luchan con su imagen corporal, especialmente en momentos de grandes cambios físicos y emocionales. Los hombres trans también pueden sentir presión de verse de cierta manera. Esto puede deberse a sus antecedentes culturales o familiares, o a estereotipos promovidos en los medios de comunicación.

Las formas del cuerpo varían. No hay una manera "correcta" de verse. Hablar sobre tu imagen corporal puede ayudarte a sentirte mejor. Considera lo que te gusta de tu apariencia. También puedes utilizar dispositivos que afirmen el género, como un vendaje para el pecho, un empaquetador genital o un dispositivo de pie para orinar.

Si tienes problemas con la imagen corporal, habla con tu médico. Buscar asesoramiento o asistir a un grupo de apoyo podría ayudar. Si aún no lo has hecho, podrías considerar una terapia hormonal masculinizante o una cirugía masculinizante. Pregúntale a tu médico acerca de los beneficios y riesgos potenciales de estas opciones.

Habla con tu médico acerca de tu salud sexual y ginecológica. Haz preguntas y comparte cualquier preocupación que puedas tener. Juntos, pueden crear un plan de cuidados que mejor satisfaga tus necesidades.

March 03, 2020 See more In-depth