Descubre si estás a riesgo de padecer agotamiento laboral y lo que puedes hacer cuando el trabajo empieza a afectar tu salud y felicidad.

Escrito por personal de Mayo Clinic

El agotamiento laboral es un tipo especial de estrés: un estado de cansancio físico, emocional o mental combinado con dudas sobre tu competencia y el valorde tu trabajo. Si crees que puedes estar experimentando agotamiento laboral,estudia este fenómeno. Lo que aprendas puede ayudarte a enfrentar el problema y a actuar antes de que afecte tu salud.

Pregúntate lo siguiente:

  • ¿Te has vuelto cínico o crítico en el trabajo?
  • ¿Te cuesta trabajo ir a la oficina y tienes problemas para empezar una vez que llegaste?
  • ¿Te has vuelto irritable o impaciente con los compañeros o clientes?
  • ¿Te falta la energía para ser consistentemente productivo?
  • ¿Ya no sientes satisfacción por tus logros?
  • ¿Te sientes desilusionado con el trabajo?
  • ¿Estás usando comida, drogas o alcohol para sentirte mejor o simplemente para no sentir?
  • ¿Han cambiado tus hábitos de sueño o tu apetito?
  • ¿Estás preocupado por dolores de cabeza inexplicables, dolores de espalda u otras dolencias físicas?

Si contestaste que sí a cualquiera de estas preguntas, puedes estar experimentando agotamiento laboral. Asegúrate de consultar con tu doctor o profesional de la salud mental. Alguno de estos síntomas también pueden indicar alguna enfermedad, como trastorno de tiroides o depresión.

El agotamiento laboral puede darse como resultado de varios factores, entre los que se incluyen:

  • Falta de control. No poder influir en las decisiones que afecten a tu trabajo — como el horario, las tareas o la carga laboral — podrían llevarte a un agotamiento laboral. También podría hacerlo la falta de recursos que necesitas para hacer tu trabajo.
  • Expectativas laborales inciertas. Si no tienes claro el nivel de autoridad que tienes o lo que tu supervisor o los demás esperan de ti, posiblemente no estés cómodo en el trabajo.
  • Dinámicas disfuncionales del lugar de trabajo. Quizás trabajes con un bravucón en la oficina, te sientas desautorizado por tus compañeros o tu jefe controle de forma excesiva la manera en que haces tu trabajo. Estas situaciones y algunas relacionadas con ellas pueden contribuir al estrés laboral.
  • Incompatibilidad de valores. Si tus valores son distintos a los que usa tu jefe para trabajar o resolver las quejas, las discordancias podrían hacerse difíciles de manejar.
  • Tu trabajo y tú tienen poco en común.Si tu trabajo no encaja con tus intereses o habilidades, puede volverse cada vez más estresante con el tiempo.
  • Actividad a extremos. Cuando un trabajo es siempre monótono o caótico, necesitas energía constante para mantener la atención, lo que puede llevarte a estar fatigado y al agotamiento laboral.
  • Falta de apoyo social.Si te sientes aislado en el trabajo y en tu vida personal, puedes sentirte más estresado.
  • Desequilibrio entre la vida laboral y personal.Si el trabajo requiere tanto tiempo y esfuerzo que no te queda energía para pasar tiempo con tu familia y amigos, puedes agotarte con rapidez.

Es más probable que experimentes agotamiento laboral si:

  • Te identificas tanto con tu trabajo que te falta un equilibrio razonable entre tu vida laboral y personal
  • Intentas complacer a todo el mundo
  • Trabajas en una profesión que implica ayudar a los demás, como en cuidados de la salud, terapia o enseñanza
  • Sientes que tienes poco o ningún control sobre tu trabajo
  • Tu trabajo es monótono

El agotamiento laboral que se ignora o que no se encara puede tener consecuencias significativas, como:

  • Estrés excesivo
  • Fatiga
  • Insomnio
  • Un efecto negativo en las relaciones personales y en la vida en el hogar
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Abuso de alcohol o sustancias
  • Cardiopatías
  • Colesterol alto
  • Diabetes de tipo 2, especialmente en mujeres
  • Accidente cerebrovascular
  • Obesidad
  • Vulnerabilidad a las enfermedades

Recuerda, si crees que puedes estar experimentando agotamiento laboral, no ignores los síntomas. Consulta con tu doctor o con un profesional de la salud mental para identificar o descartar cualquier otro problema de salud no diagnosticado.

Si te preocupa el agotamiento laboral, toma medidas. Para empezar:

  • Controla los estresores que contribuyen al agotamiento laboral.Una vez que identifiques qué causa tus sentimientos de agotamiento, puedes elaborar un plan para encarar estos problemas.
  • Evalúa las opciones. Discute preocupaciones específicas con tu supervisor. Quizás puedan trabajar juntos para cambiar las expectativas o alcanzar compromisos o soluciones. ¿Sería buena opción compartir la carga laboral? ¿Qué le parecería si pudieras trabajar desde casa o hacer que tu horario fuera flexible? ¿Ayudaría establecer una relación con un mentor? ¿Qué opciones hay para continuar con la educación o el desarrollo profesional?
  • Ajusta tu actitud. Si te volviste cínico en el trabajo, ten en cuenta formas de mejorar tu actitud. Reconoce las contribuciones valiosas de los compañeros o un trabajo bien hecho. Toma pausas cortas a lo largo del día. Pasa tiempo fuera del trabajo haciendo aquellas cosas con las que disfrutas.
  • Busca apoyo. No importa si buscas ayuda en tus compañeros, amigos, familiares u otras personas. El apoyo y la colaboración pueden ayudarte a lidiar con el estrés y los sentimientos de agotamiento. Si tienes acceso a un programa de asistencia para empleados, saca provecho de los servicios disponibles.
  • Evalúa tus intereses, habilidades y pasiones. . Una evaluación honesta puede ayudarte a decidir si deberías considerar un trabajo alternativo, como uno menos exigente, o uno que se adapte mejor a tus intereses y valores.
  • Haz algo de ejercicio. La actividad física regular, como caminar o ir en bicicleta, puede ayudarte a lidiar mejor con el estrés. También puede ayudarte a desconectar del trabajo y a enfocarte en otras cosas. .
  • Duerme bien. El sueño restaura el bienestar y te ayuda a proteger la salud. Intenta dormir por lo menos de 7a 8 horas cada noche.

Considera las opciones sin juzgar. No dejes que un trabajo exigente o poco productivo debilite tu salud.

Sept. 17, 2015