Si te has quemado con el sol, tendrás los signos y síntomas de una quemadura por el sol unas pocas horas después de la exposición. Sentirás dolor en la piel afectada, y estará roja e hinchada. En algunos casos, pueden formarse ampollas. Es posible que también tengas dolor de cabeza, fiebre y náuseas.

Si tienes una quemadura por el sol

  • Toma un baño o ducha frescos, es posible que te alivien. O bien coloca una toalla limpia humedecida con agua fría del grifo en la piel afectada.
  • Aplica un humectante. Una loción o un gel de aloe vera pueden proporcionar alivio.
  • No revientes las ampollas pequeñas (no más grandes que la uña del dedo meñique). Si se revientan las ampollas, limpia con cuidado la zona con jabón suave y agua, aplica un ungüento antibiótico y cubre la herida con una venda de gasa antiadherente.

Consulta con tu médico si tienes ampollas grandes. Es mejor eliminar las ampollas grandes, ya que raramente seguirán estando intactas por sí solas. También busca atención médica si tienes complicaciones inmediatas, como dolor que empeora, dolor de cabeza, confusión, náuseas o escalofríos.

Si piensas exponerte al sol

Para prevenir quemaduras por el sol, usa un protector solar con factor de protección solar de 15 o más y protección de amplio espectro contra los rayos UVA y UVB. La American Academy of Dermatology (Academia Americana de Dermatología) recomienda usar un protector solar de amplio espectro con factor de protección solar de 30 o más. Vuelve a aplicarlo cada dos horas, o con más frecuencia si nadas o sudas. Quédate en la sombra, usa ropa que te cubra los brazos y las piernas, y un sombrero.

June 13, 2018