Si has sufrido una quemadura solar, experimentarás los signos y síntomas de una quemadura solar unas horas después de la exposición al sol. La piel afectada te dolerá y tendrá un aspecto inflamado y rojo. En algunos casos, se formarán ampollas. También puedes experimentar dolores de cabeza, fiebre y náuseas.

Si tienes quemaduras solares

Para calmar el ardor provocado por las quemaduras solares, toma las siguientes medidas:

  • Refresca la piel. Aplica sobre la piel afectada una toalla limpia humedecida con agua fría. O toma un baño frío.
  • Aplica crema hidratante, loción o gel. Una loción o un gel de aloe vera o una loción de calamina pueden aliviar el ardor.
  • Toma agua para prevenir la deshidratación.
  • No revientes las ampollas pequeñas (no más grandes que la uña del dedo meñique). Si las ampollas se revientan, limpia con cuidado la zona con jabón neutro y agua, aplica un ungüento antibiótico y cubre la herida con una venda de gasa antiadherente. Si aparece sarpullido, deja de usar el ungüento antibiótico y busca atención médica.
  • Toma un analgésico como ibuprofeno (Advil, Motrin IB y otros) para aliviar el malestar y la hinchazón provocados por las quemaduras solares. Los geles son algunos medicamentos para aliviar las quemaduras solares.
  • Evita una mayor exposición al sol mientras la piel se cura de las quemaduras solares.
  • Aplica una crema de hidrocortisona de venta libre si las quemaduras solares son graves.

Busca atención médica para las ampollas grandes, como las que cubren la espalda. Las ampollas grandes se eliminan mejor porque rara vez permanecen intactas por sí solas. También busca ayuda médica si sientes más dolor, dolor de cabeza, confusión, náuseas, fiebre, escalofríos o signos de infección, como ampollas con pus o líneas rojas.

Jan. 24, 2019