Las personas pueden sufrir un choque como consecuencia de traumatismos, insolación, pérdidas de sangre, reacciones alérgicas, infecciones graves, intoxicaciones y quemaduras graves, entre otras causas. Cuando una persona está en estado de choque, los órganos no reciben una cantidad suficiente de sangre u oxígeno. Si no se administra el tratamiento correspondiente, puede provocar un daño permanente en los órganos o, incluso, la muerte.

Los signos y síntomas del choque varían según las circunstancias y comprenden, entre otros, los siguientes:

  • Piel fría y pegajosa
  • Piel pálida o color ceniza
  • Pulso acelerado
  • Respiración rápida
  • Náuseas o vómitos
  • Pupilas dilatadas
  • Debilidad o fatiga
  • Mareos o desmayos
  • Cambios en el estado mental o en el comportamiento, como ansiedad o agitación

Busca atención médica de urgencia

Si sospechas que una persona está en choque, llama al 911 o al número local de emergencias. Después toma las siguientes medidas de inmediato:

  • Recuesta a la persona y levántale con cuidado las piernas y los pies, a menos que pienses que esto puede provocar dolor u otra lesión.
  • Mantén a la persona inmóvil y no la muevas a menos que sea necesario.
  • Comienza a hacer reanimación cardiopulmonar si la persona no muestra signos de vida, como respirar, toser o moverse.
  • Afloja la ropa ajustada y, si es necesario, tapa a la persona con una manta para evitar que se enfríe.
  • No dejes que la persona coma ni beba nada.
  • Si sospechas que la persona está teniendo una reacción alérgica y tienes acceso a un autoinyector de epinefrina, úsalo de acuerdo a las instrucciones.
  • Si la persona está sangrando, aplica presión con una toalla o una sábana sobre la zona del sangrado.
  • Si la persona vomita o comienza a sangrar por la boca, gírala sobre un costado para evitar que se atragante, a menos que sospeches de una lesión en la columna vertebral.
June 13, 2018