La hipotermia sucede cuando tu cuerpo pierde calor más rápido de lo que puede producirlo y la temperatura de tu cuerpo desciende por debajo de los 95 °F (35 °C). Si no se trata, puede poner en peligro la vida.

A menudo la hipotermia es el resultado de la exposición a climas fríos o la inmersión a un cuerpo de agua fría. También puede ser consecuencia de la exposición constante a temperaturas internas por debajo de los 50 °F (10 °C). Puedes tener un riesgo mayor si estás exhausto o deshidratado.

Por lo general, los signos y síntomas de la hipotermia se desarrollan lentamente e incluyen los siguientes:

  • Escalofríos, aunque se puede detener cuando la temperatura del cuerpo baja
  • Dificultad en el habla o balbuceo
  • Respiración lenta y superficial
  • Pulso débil
  • Torpeza o falta de coordinación
  • Somnolencia o energía muy baja
  • Desorientación o pérdida de memoria
  • Pérdida del conocimiento
  • Piel de color rojo brillante y fría (en bebés)

Busca atención médica de emergencia

Si crees que alguien tiene hipotermia, llama al 911 o al número de emergencia local. Luego, realiza los siguientes pasos de inmediato:

  • Suavemente, mueve a la persona fuera del frío. Si dirigirse a un interior no es posible, protege a la persona del viento, en especial alrededor del cuello y la cabeza. Aísla a la persona del suelo frío.
  • Con delicadeza quítale la ropa mojada. Reemplaza las cosas mojadas con mantas o abrigos secos y cálidos.
  • Si necesita más calor, hazlo de manera gradual. Por ejemplo, aplica compresas cálidas y secas en el centro del cuerpo (cuello, pecho e ingle). El CDC dice que otra opción es usar una manta eléctrica, si tienes una disponible. Si utilizas bolsas de agua caliente o bolsas químicas calientes, primero envuélvelas con una toalla antes de aplicarlas.
  • Ofrécele a la persona bebidas cálidas, dulces y sin alcohol.
  • Realiza reanimación cardiopulmonar (RCP) si la persona no muestra signos de vida, como respiración, tos o movimiento.

Precaución

  • No vuelvas a calentar a la persona demasiado rápido, como con una lámpara de calentamiento o un baño caliente.
  • No intente calentar los brazos y las piernas. Calentar o masajear las extremidades de alguien en esta condición puede generar estrés en el corazón y los pulmones.
  • No le ofrezca a la persona alcohol ni cigarrillos. El alcohol impide el proceso de recalentamiento, y el tabaco produce interferencia con la circulación que es necesaria para el recalentamiento.

Mayo Clinic Minute: ¿Por qué el riesgo de congelación es mayor de lo que crees?

A medida que avanza el invierno y las temperaturas descienden, tu riesgo de lesiones relacionadas con el frío, como la congelación, puede aumentar.

"Literalmente, piensa en esto como en la congelación de los tejidos", el Dr. Sanj Kakar, cirujano ortopédico de mano y muñeca de Mayo Clinic dice que la congelación es más común de lo que muchas personas piensan.

"Tendemos a ver la congelación, por ejemplo, cuando la temperatura es de 5 grados Fahrenheit con un mínimo de viento", explica el Dr. Kakar.

Si la brisa del viento cae por debajo de los 15 grados Fahrenheit negativos, lo que no se desconoce en la mitad norte de los EE. UU., la congelación se puede producir en un lapso de media hora.

Las áreas más vulnerables de la congelación son la nariz, las orejas, los dedos de las manos y de los pies.

"Inicialmente [con] las formas más leves, puedes sentir algo de dolor y un poco de adormecimiento en las puntas, pero la piel puede cambiar de color", dice el Dr. Kakar. "Puede ser roja. Puede ser blanca. O puede ser azul. Y puedes tener estas ampollas en tus manos. Y puede ser una lesión muy grave".

En los peores casos, el tejido puede morir y es posible que necesites una cirugía para extirparlo.

Entonces, ¿quién está en mayor riesgo?

"[Los que corren mayor riesgo son] ciertos pacientes con diabetes, los pacientes con antecedentes de congelación son propensos a ello, los ancianos o los niños muy pequeños, y también, por ejemplo, las personas que están deshidratadas", dice.

April 15, 2020