El agotamiento por calor es uno de los síndromes relacionados con el calor. La gravedad de los síntomas varía desde calambres por calor leves y agotamiento por calor hasta golpe de calor potencialmente fatal. El agotamiento por calor puede comenzar de manera repentina o con el transcurso del tiempo, normalmente después de trabajar o jugar bajo el calor, transpirar profusamente o deshidratarse.

Entre los signos y síntomas del agotamiento por calor se incluyen los siguientes:

  • Piel fría, húmeda y erizada cuando se está en el calor
  • Sudoración intensa
  • Desmayos
  • Mareos
  • Fatiga
  • Pulso débil y acelerado
  • Presión arterial baja al ponerse de pie
  • Calambres musculares
  • Náuseas
  • Dolor de cabeza

Si sospechas de agotamiento por calor

El agotamiento por calor sin tratar puede provocar un golpe de calor, una afección potencialmente fatal. Si sospechas de la presencia de agotamiento por calor, toma estas medidas de inmediato:

  • Traslada a la persona lejos del calor a un lugar con sombra o aire acondicionado.
  • Recuesta a la persona y levántale las piernas y los pies ligeramente.
  • Quítale la ropa ajustada o gruesa.
  • Dale de beber agua fresca u otra bebida sin alcohol y sin cafeína.
  • Refresca a la persona con agua fría, usando un pulverizador o una esponja, y abanicándola.
  • Controla a la persona detenidamente.

Comunícate con un médico si los signos o los síntomas empeoran o si no mejoran luego de una hora.

Llama al 911 o al número local de emergencia si el estado de la persona empeora, especialmente si experimenta lo siguiente:

  • Desmayos
  • Agitación
  • Desorientación
  • Convulsiones
  • Incapacidad de beber
  • Temperatura corporal interna (medida con un termómetro rectal) de 104 °F (40 °C) (golpe de calor)
Jan. 24, 2019