Congelación: primeros auxilios

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si te expones a temperaturas muy bajas, la piel y el tejido que se encuentra debajo pueden sufrir congelación. Las zonas con más probabilidades de verse afectadas por la congelación son los dedos de las manos y los pies, la nariz, las orejas, las mejillas y el mentón.

Si la piel se pone pálida o enrojece, se siente muy fría, tiene un aspecto rígido o ceroso, es posible que tengas congelación. También puedes sentir cosquilleo o entumecimiento. En caso de que la congelación sea intensa o profunda, puedes tener ampollas y dolor.

Puedes tratar una congelación muy menor (congelación leve) con medidas de primeros auxilios. Todos los otros tipos de congelación requieren atención médica. Medidas de primeros auxilios para tratar la congelación:

  • Verifica si tienes hipotermia. Busca ayuda médica de urgencia si sospechas que puedes tener hipotermia. Los signos y síntomas de hipotermia comprenden escalofríos intensos, balbuceo, somnolencia y pérdida de la coordinación.
  • Protege la piel para evitar una mayor exposición. Si estás afuera, calienta las manos congeladas poniéndolas en las axilas. Protégete la cara, la nariz y los oídos tapándolos con las manos secas y con guantes. No masajees la zona afectada y nunca frotes nieve sobre la piel congelada.
  • Refúgiate del frío. Una vez que estés adentro, quítate la ropa mojada.
  • Vuelve a calentar las zonas congeladas suavemente. Remoja las manos o pies en agua tibia, de 99 a 108 °F (entre 37 y 42 °C), de 15 a 30 minutos. Si no cuentas con un termómetro, prueba el agua metiendo una mano o codo que no tenga lesiones; debe sentirse tibia, no caliente.

    No calientes la piel congelada con calor directo, como una hornalla, lámpara de calor, chimenea o compresa caliente. Esto puede causar quemaduras.

  • Si hay alguna posibilidad de que las zonas afectadas se congelen de vuelta, no las descongeles. Si ya están descongeladas, envuélvelas para que no se vuelvan a congelar.
  • Toma analgésicos. Si tienes dolor, toma ibuprofeno de venta libre (Advil, Motrin IB u otros) para reducir el dolor y la inflamación.
  • Si es posible, no camines con los pies o dedos de los pies congelados. Esto daña el tejido aún más.
  • Infórmate sobre qué esperar a medida que la piel se descongela. Si la piel se enrojece y sientes un hormigueo y ardor a medida que se calienta, está volviendo el flujo sanguíneo normal. No obstante, busca atención médica de urgencia si el entumecimiento o el dolor persisten durante el calentamiento o si se forman ampollas.
Oct. 11, 2014