Todos los alimentos contienen una pequeña cantidad de bacterias por naturaleza. Pero la manipulación, la cocción o el almacenamiento inadecuados de los alimentos pueden hacer que las bacterias se multipliquen hasta alcanzar cantidades lo suficientemente grandes como para provocar enfermedades. Los parásitos, los virus, las toxinas y las sustancias químicas también pueden contaminar los alimentos y provocar enfermedades.

Los signos y síntomas de la intoxicación alimentaria varían según las fuentes de contaminación, y en función de si estás deshidratado o si tienes presión arterial baja. En general, comprenden:

  • Diarrea, que puede ser con sangre
  • Náuseas
  • Dolor abdominal
  • Vómitos
  • Deshidratación
  • Fiebre baja (algunas veces)

Si tienes mucha deshidratación, puedes presentar lo siguiente:

  • Aturdimiento o desmayo, especialmente si estás de pie
  • Fatiga
  • Orina de color oscuro
  • Micción menos frecuente
  • Sed excesiva

El hecho de enfermarte o no después de consumir alimentos contaminados depende de tu organismo, la magnitud de la exposición, tu edad y tu salud. Los grupos de alto riesgo comprenden:

  • Adultos mayores. A medida que envejeces, es posible que el sistema inmunitario no responda con tanta rapidez ni eficacia a los organismos infecciosos como solía hacerlo antes.
  • Lactantes y niños pequeños. El sistema inmunitario de los lactantes y los niños pequeños no se encuentra completamente desarrollado.
  • Personas con enfermedades crónicas. Padecer una afección crónica, como diabetes o SIDA, o estar bajo tratamiento con quimioterapia o radioterapia para el cáncer reduce la respuesta inmunitaria.
  • Mujeres embarazadas. El embarazo altera el sistema inmunitario y dificulta la capacidad de luchar contra las infecciones que pueden afectarte a ti o al feto en desarrollo.

Si presentas intoxicación alimentaria:

  • Toma sorbos de líquido, como bebidas deportivas o agua, para prevenir la deshidratación. Beber líquido demasiado rápido puede empeorar las náuseas y los vómitos; por lo tanto, intenta tomar pequeños sorbos con mayor frecuencia durante un par de horas en lugar de beber una cantidad abundante de una sola vez.
  • Lleva un registro de cómo orinas. Deberías orinar a intervalos regulares, y la orina debería ser clara y transparente. La producción poco frecuente de orina oscura es signo de deshidratación. Los mareos y el aturdimiento también son signos de deshidratación. Si se presenta alguno de estos signos y síntomas, y no puedes beber suficiente cantidad de líquido, busca atención médica.
  • Evita los medicamentos antidiarreicos. Estos medicamentos pueden reducir la eliminación de organismos o toxinas del cuerpo. Si tienes alguna duda, consulta al médico sobre tu situación particular.

No se deben administrar antidiarreicos a los bebés ni a los niños pequeños debido a los efectos secundarios potencialmente graves.

Las enfermedades transmitidas por los alimentos suelen mejorar solas en unos días.

Llama al médico en los siguientes casos:

  • Si los vómitos persisten durante más de dos días
  • Si la diarrea persistente durante más de varios días
  • Si la diarrea tiene sangre, o se vuelve negra o alquitranosa
  • Si tienes fiebre de 101 °F (38,3 °C) o más
  • Si tienes aturdimiento o desmayos cuando estás de pie
  • Si presentas desorientación
  • Si tienes dolor abdominal preocupante

Busca asistencia médica de urgencia en los siguientes casos:

  • Si tienes síntomas graves, como dolor abdominal intenso o diarrea acuosa con mucha sangre dentro de las 24 horas.
  • Si perteneces a un grupo de alto riesgo.
  • Si sospechas de intoxicación por botulismo. El botulismo es una intoxicación alimentaria potencialmente mortal que se produce después de la ingesta de una toxina formada por ciertas esporas en los alimentos. La toxina del botulismo se encuentra con mayor frecuencia en los alimentos enlatados caseros, sobre todo las habichuelas (judías verdes, ejotes, vainitas) o los tomates. Los signos y síntomas del botulismo suelen comenzar entre 12 y 36 horas después de comer el alimento contaminado y pueden comprender: dolor de cabeza, visión borrosa, debilidad muscular y, finalmente, parálisis. Algunas personas también presentan náuseas y vómitos, estreñimiento, retención urinaria, dificultad para respirar, y sequedad de la boca. Estos signos y síntomas requieren atención médica inmediata.
June 13, 2018