Dolor de pecho: Primeros auxilios

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Los primeros auxilios para el dolor en el pecho dependen de la causa. La causa de dolor en el pecho puede variar desde problemas menores, como acidez estomacal o estrés emocional, hasta emergencias médicas graves, como un ataque cardíaco o un coágulo de sangre en los pulmones (embolia pulmonar).

Puede ser difícil saber si tu dolor en el pecho se debe a un ataque cardíaco o a otra afección médica, en especial si nunca tuviste dolor en el pecho antes. No intentes autodiagnosticar la causa. Busca ayuda médica de emergencia si tienes dolor en el pecho sin causa aparente que dura más de unos minutos.

Ataque cardiaco

Por lo general, un ataque cardíaco causa dolor de pecho por más de 15 minutos. El dolor puede ser leve o intenso. Algunos ataques cardíacos se producen de forma repentina, pero muchas personas tienen signos de advertencia con horas o días de antelación.

Una persona que esté teniendo un ataque cardíaco podría presentar uno o todos los siguientes signos o síntomas:

  • Dolor, presión u opresión en el pecho, o una sensación opresiva o de dolor en el centro del pecho
  • Dolor o molestias que se expanden al hombro, al brazo, a la espalda, al cuello, a la mandíbula, a los dientes o, a veces, a la parte superior del abdomen
  • Náuseas, indigestión, acidez estomacal o dolor abdominal
  • Falta de aliento
  • Aturdimiento, mareos, desmayos
  • Sudoración

En las mujeres, el dolor en el pecho no siempre es intenso y puede incluso no ser el síntoma más notorio. Las mujeres suelen tener síntomas más leves, como náuseas o dolor de espalda o de mandíbula, que puede ser más intenso que el dolor en el pecho.

Si tú u otra persona podrían estar teniendo un ataque cardíaco, sigue estos pasos de primeros auxilios:

  • Llama al 911 o solicita ayuda médica de emergencia. No ignores los síntomas de un ataque cardíaco. Si no puedes conseguir una ambulancia, pídele a un vecino o amigo que te lleve al hospital más cercano. Conduce tú mismo solo si no tienes otra alternativa. Ya que la afección puede empeorar, al conducir te pones a ti mismo y a otros en peligro.
  • Mastica una aspirina. La aspirina es un anticoagulante. Evita la coagulación y hace que la sangre fluya a través de la arteria estrechada que ha causado el ataque cardíaco. No tomes aspirina si tienes dolor de pecho debido a una lesión. Además, no tomes aspirina si eres alérgico a la aspirina, tienes problemas de sangrado o tomas otro medicamento anticoagulante, o si tu médico te dijo previamente que no lo hicieras.
  • Toma nitroglicerina si tienes una prescripción del médico. Si crees que estás teniendo un ataque cardíaco y tu médico te ha indicado previamente que tomes nitroglicerina, tómala siguiendo las indicaciones. No tomes la nitroglicerina de otra persona.
  • Comienza a hacer RCP en la persona que está teniendo un ataque cardíaco. La American Heart Association (Asociación Estadounidense del Corazón) recomienda empezar a hacer RCP solo con las manos. Presiona el pecho de la persona con firmeza y rapidez haciendo 100 a 120 compresiones por minuto.
  • Si hay disponible un desfibrilador externo automático (AED) y la persona está inconsciente, sigue las instrucciones de uso del dispositivo.

Angina de pecho

La angina es un dolor en el pecho o malestar causado por la reducción del flujo sanguíneo al músculo cardíaco. Es relativamente frecuente, pero puede ser difícil de distinguir de otros tipos de dolor en el pecho, como la indigestión.

La angina puede ser estable o inestable.

  • La angina estable es un dolor en el pecho que por lo general ocurre con actividad y es relativamente predecible. El dolor en el pecho tiende a seguir un patrón. En otras palabras, no ha cambiado la frecuencia con la que tienes dolor en el pecho o su duración.
  • La angina inestable es un dolor en el pecho que es repentino o nuevo o que cambia con respecto al patrón típico. Puede ser una señal de un futuro ataque cardíaco.

Si tu angina empeora o cambia, busca ayuda médica de emergencia de inmediato.

Embolia pulmonar

La embolia pulmonar es un coágulo de sangre en los pulmones. Ocurre cuando un coágulo, normalmente en la pierna o la pelvis, se desprende y se atasca en una arteria del pulmón (arteria pulmonar). El coágulo interrumpe el flujo sanguíneo, haciendo que sea más difícil para los pulmones proporcionar oxígeno al resto del cuerpo.

Los signos y síntomas de embolia pulmonar pueden incluir:

  • Dolor en el pecho repentino y agudo, con frecuencia con falta de aire
  • Falta de aire repentina y sin causa aparente, incluso sin dolor
  • Tos que puede causar saliva con sangre
  • Latidos cardíacos rápidos con la falta de aire
  • Desmayo
  • Ansiedad intensa
  • Sudoración inexplicable
  • Hinchazón solo en una pierna, causada debido a un coágulo de sangre en la pierna

La embolia pulmonar puede ser mortal. Si tienes síntomas de una embolia pulmonar, busca ayuda médica de emergencia inmediatamente.

Disección de la aorta

Una disección aórtica es un desgarro en la capa interna de la aorta, que es el vaso sanguíneo grande que se ramifica hacia afuera del corazón. La sangre se dispara a través del desgarro hacia la capa media de la aorta, lo que produce que las capas internas y medias de la aorta se separen (disección). La disección aórtica es un trastorno que pone en riesgo la vida que necesita tratamiento médico de emergencia.

Los signos y síntomas típicos incluyen:

  • Dolor intenso y repentino de pecho o de la zona superior de la espalda, que se describen con frecuencia como una sensación lacerante, desgarrante o cizallante que se extiende hacia el cuello o la espalda
  • Pérdida del conocimiento (desmayo)
  • Falta de aire
  • Dificultad repentina para hablar, pérdida de visión, debilidad o parálisis de un lado del cuerpo, como si tuvieses un accidente cerebrovascular
  • Sudoración intensa
  • Pulso débil en un brazo comparado con el otro

Si estás teniendo alguno de estos signos o síntomas, podrían deberse a una disección aórtica u otra afección grave. Busca ayuda médica de emergencia de inmediato.

Neumonía con pleuresía

Los signos y síntomas frecuentes de neumonía son dolor de pecho acompañado de escalofríos, fiebre y tos que puede causar esputo con sangre o con olor desagradable. La pleuresía es una inflamación de las membranas que rodean a los pulmones (pleura). Puede causar dolor de pecho al respirar o toser.

A diferencia de un verdadero ataque cardíaco, el dolor de la pleuresía generalmente se alivia por un tiempo al aguantar la respiración o hacer presión en el área que duele en el pecho.

Si te diagnosticaron neumonía hace poco y luego comenzaste a tener síntomas de pleuresía, ponte en contacto con tu médico o busca atención médica de inmediato para determinar la causa del dolor de pecho. La pleuresía sola no es una emergencia médica, pero no debes tratar de hacer un autodiagnóstico.

Dolor de la pared torácica

El dolor en la pared torácica es un tipo de dolor muscular. Los músculos en el pecho con moretones debido a un exceso de tos, un esfuerzo o una lesión menor pueden causar un dolor inofensivo en el pecho.

Un tipo de dolor en la pared torácica es la costocondritis. La costocondritis causa dolor y sensibilidad dentro y alrededor del cartílago que conecta tus costillas con el hueso del pecho (esternón).

Si tienes costocondritis, hacer presión en algunos puntos a lo largo del borde del hueso del pecho puede causar una sensibilidad considerable. Si al tocar el área cuidadosamente con tus dedos sientes dolor en el pecho, es poco probable que una afección grave, tal como un ataque cardíaco, sea la causa del dolor en el pecho.

July 29, 2021