Mordeduras de animales: primeros auxilios

Escrito por personal de Mayo Clinic

Las mordeduras de animales son frecuentes. La mayoría son causadas por perros y gatos. Las mordeduras de gatos pueden parecer leves; no obstante, pueden ser graves, ya que es posible que queden bacterias en lo profundo de la herida.

Estas pautas pueden ayudarte a tratar una mordedura leve causada por un animal, como aquellas que solo traspasan la piel:

  • Lava la herida de manera minuciosa con agua y jabón.
  • Aplica una crema antibiótica y protege la mordedura con una venda limpia.
  • Tienes una herida punzante profunda o no estás seguro de su gravedad.
  • La piel se encuentra desgarrada y sangra de forma considerable; primero debes aplicar presión con una venda o un paño limpio para detener el sangrado.
  • Notas un aumento de la hinchazón, el enrojecimiento, el dolor o la supuración, los cuales son señales de alerta de una infección.
  • Tienes preguntas acerca del riesgo de contraer rabia o sobre la prevención de la rabia. Si te mordió un gato o un perro, intenta confirmar si sus vacunas para la rabia están actualizadas. Si te mordió un animal salvaje, busca asesoramiento médico para saber qué animales tienen más probabilidades de transmitir rabia.

    A menudo, los murciélagos transmiten la rabia. Incluso, ha habido casos en que las personas se infectaron sin presentar signos evidentes de una mordida. Por esta razón los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention) recomiendan que las personas que tengan contacto con murciélagos, o incluso aquellas que se despiertan y encuentran un murciélago en el dormitorio, busquen asesoramiento médico sobre las vacunas para la rabia, incluso si creen que el murciélago no las mordió.

  • No te has vacunado contra el tétanos en los últimos cinco años, y la herida es profunda o está sucia. Es posible que necesites una vacuna de refuerzo.
Nov. 25, 2014